Por Pablo Pellegrino

Más de siete meses de conflictos, 75 días de acampe en la peatonal Fontana 50 donde se emplaza la Casa de Gobierno de la provincia, una semana de toma pacífica del Ministerio de Educación e inminentes cortes de ruta en los accesos de las principales ciudades son algunos de los episodios que dan cuenta de la profunda crisis que atraviesan los trabajadores de Chubut.

Desde que se iniciaron los conflictos con el gobierno de Mariano Arcioni (sucesor del fallecido Mario Das Neves), los principales gremios de la provincia conformaron la Mesa de Unidad Sindical para reclamar la apertura urgente de negociaciones paritarias que debieron haber comenzado en octubre del año pasado, el pase a planta de los trabajadores precarizados y la normalización de las prestaciones de SEROS, la obra social de los estatales.

Guillermo Quiroga (secretario general de ATE Chubut): “El gobierno no se hace cargo de la crisis. según ellos, todo es culpa de la herencia a partir del fallecimiento de Das Neves. No hay gestión de los recursos y no se reducen los gastos que siempre cuestionamos”.

A comienzos de abril, las protestas de los estatales chubutenses habían tomado alcance nacional cuando, durante una manifestación, un comisario falleció luego de sufrir una descompensación y un paro cardíaco. Luego del episodio, los principales dirigentes de los gremios de la mesa de unidad fueron perseguidos por el gobierno con causas penales en las que intentaron responsabilizarlos por la muerte del uniformado.

“El gobierno no se hace cargo de la crisis. Según ellos, todo es culpa de la herencia a partir del fallecimiento de Das Neves. No hay gestión de los recursos y no se reducen los gastos que siempre cuestionamos, como los nombramientos de familiares y amigos de la política”, dijo a Contexto el secretario general de ATE Chubut, Guillermo Quiroga, y explicó las próximas medidas de fuerza que tomarán los trabajadores en caso de no recibir respuestas.

“Desde el martes haremos cortes de ruta en los accesos a las ciudades de Puerto Madryn y Esquel desde la mañana hasta que nos den una respuesta, y si no nos convocan nuevamente ya les avisamos que la semana que viene iremos a un paro del lunes hasta el viernes”, sostuvo el dirigente.

Por otro lado, recordó que “pasaron veinte días después de la represión hasta que la presencia de Nora Cortiñas habilitó una mesa de diálogo con algunos ministros y los gremios. Eso ayudó a que el gobierno se comprometiera a hacer nuevas convocatorias, que terminaron siendo monólogos con ofertas irrisorias”. En este sentido, dijo que la última oferta salarial que recibieron fue el pasado jueves, pero fue rechazada no solamente por “indigna”, sino también porque es ilegal.

“Ofrecen cifras realmente irrisorias: un bono de 3 mil pesos a pagar a partir del mes de agosto en tres cuotas, desconociendo la legislación vigente que prohíbe los incrementos de ítems salariales si no son remunerativos”, dijo sobre la propuesta de la Administración de Arcioni, y agregó que a los malos salarios que perciben los trabajadores se suman los pagos escalonados que desde principio de años estableció la provincia.

A comienzos de abril, las protestas de los estatales chubutenses habían tomado alcance nacional cuando, durante una manifestación, un comisario falleció luego de sufrir una descompensación y un paro cardíaco.

“Hay trabajadores que están cobrando a fin de mes; los pagos de las distintas categorías se acreditan los días 9, 18 y 25”, afirmó el dirigente, y añadió: “El gobierno dice que eso no tiene solución”.

“Ellos dicen que no hay plata y nosotros decimos que siempre hay plata en una provincia rica: en los últimos días, en los medios vienen diciendo que los mil millones de pesos que hacen falta para pagar el medio aguinaldo llegarían a partir de una gestión del gobernador con Nación. Por eso decimos que cuando hay voluntad los fondos se consiguen”, concluyó Quiroga.