A nueve días de que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo se trate en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación, “Sin Aborto Legal No Hay Ni Una Menos” fue la consigna central de la gran movilización que ayer llevó adelante un creciente movimiento de mujeres que desde hace años se viene consolidando en las calles.

En 2015, el femicidio de Chiara Páez generó un repudio en las redes que se trasladó días después a las calles en lo que sería el primer Ni Una Menos, el germen de una nueva ola feminista que hoy, además de reclamar contra la violencia machista y la falta de políticas concretas para erradicarla, se encuentra en camino a conquistar un nuevo derecho de la mano de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

documento consensuado: “Queremos que la aprobación del aborto legal en Argentina sea la punta de lanza de un movimiento que atraviese toda América latina. ¡Ni una muerta más por abortos inseguros!”.

En Capital Federal, con la presencia de ciento de miles de mujeres, se realizó el acto central, que tuvo su replica en todo el país. “Queremos que la aprobación del aborto legal en Argentina sea la punta de lanza de un movimiento que atraviese toda América Latina. ¡Ni una muerta más por abortos inseguros! ¡Respeten nuestras decisiones si no queremos parir”, sostuvieron las oradoras del documento consensuado en asamblea por diversas organizaciones.

En el mismo también se exigió el cese de las políticas represivas y de ajuste de Mauricio Macri y se expresó el repudio al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. “Nosotras fuimos las primeras que le hicimos un paro nacional a este gobierno ajustador y ahora le decimos NO al pacto de Macri con el FMI y exigimos a las centrales sindicales que convoquen a un paro nacional y plan de lucha para derrotarlo. Vamos a conquistar nuestro derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Separación ya de la Iglesia y el Estado. Que este 13 de junio movilicemos todas al Congreso y que se pinte de verde toda América Latina. Sin Aborto Legal no hay Ni Una Menos”, concluyeron.

En la capital bonaerense

En La Plata, también el color verde fue sin lugar a dudas el que primó. Miles de mujeres, muchas de ellas parte de un feminismo sub 20 que abre caminos irreversibles, reclamaron de la mano de la Campaña con pañuelos en sus cuellos y en sus mochilas la aprobación del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

En diálogo con Contexto, María Julia Constant, integrante de la Campaña, destacó la importancia de tamaña marcha a días de la votación. “Estamos expectantes. Creemos que ya ganamos porque la movilización de las mujeres del movimiento feminista ya no para. Creemos que va a salir la ley, tenemos muchas posibilidades”, sostuvo.

Leticia Kelly (ATE): “las políticas que lleva Vidal son para la foto: están vaciadas de contenido porque el único recurso con el que cuenta la Provincia es la línea 144 y lo sigue desarticulando”.

“Los legisladores tienen que leer que esto es un derecho. El Estado y ellos como representantes tienen que, de una vez por todas, pensar que las mujeres que mueren son mujeres pobres, que es una realidad que se hacen quinientos mil abortos por año en la Argentina y que tiene que haber una política de Estado”, consideró Constant.

En La Plata, la movilización fue desde Plaza Moreno, frente al Municipio, hasta Plaza San Martín, frente a Gobernación, y denunció ante el intendente Julio Garro y la gobernadora María Eugenia Vidal el vaciamiento de las políticas públicas para erradicar la violencia machista y la falta de interés del Estado en avanzar al respecto.

En las veredas de la Municipalidad de La Plata, con un siluetazo, desde la Asamblea por la Implementación de la Emergencia por Violencia de Género llevaron adelante uno de los reclamos centrales al intendente, quien subejecutó el presupuesto de las políticas contra violencia de género. Cabe recordar que el año pasado se declaró la Emergencia y se destinaron fondos que alcanzaban alrededor de un millón y medio de pesos disponibles. A pesar de contar con estos fondos y recursos establecidos, el gobierno municipal sólo ejecutó un 0,007%.

A la gobernadora, además de pedirle mayor presupuesto, el movimiento de mujeres exigió la reincorporación de las trabajadoras despedidas de la Línea 144, encargada de recibir las denuncias por violencia de género. El reclamo llegó a las puertas de la Secretaría de Derechos Humanos, de la que depende la línea, donde se realizó una intervención artística de la mano de la Escuela de Teatro de La Plata.

Maria Julia Constant: “Estamos expectantes. creemos que ya ganamos porque la movilización de las mujeres del movimiento feminista ya no para”.

En diálogo con Contexto, Leticia Kelly, delegada de ATE en la Secretaría de Derechos Humanos, sostuvo que siguen sin respuestas por los cesanteos. “La cinco despedidas del equipo de seguimiento merman la capacidad de atención. Desde antes necesitábamos más gente para lograr la atención en toda la provincia”, sostuvo, y consideró que “las políticas que lleva adelante Vidal son para la foto: están vaciadas de contenido porque el único recurso con el que cuenta la provincia es la Línea 144 y la sigue desarticulando, vaciando y dejándonos sin herramientas”.

No faltaron tampoco banderas con el rostro de Johana Ramallo, y cánticos para que el Estado se haga responsable de su búsqueda, ni el pedido de justicia por Emilia Uscamayta Curí, Emma Córdoba y Sandra Ayala Gamboa. Además, de las manos de sus hijas (que sostenían una bandera en la que se leía “femicidio judicial”), se sumó el pedido de libertad de Marcela Mendoza, condenada a perpetua por defenderse de su agresor.