“¿Es equitativo que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas, cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la Universidad?”, fueron las palabras de la gobernadora María Eugenia Vidal en una conferencia en el Rotary Club que generaron un fuerte repudio dentro y fuera de las universidades.

El exministro de Educación de la Nación y profesor de la Universidad de Hurlinghan, Alberto Sileoni, salió al cruce y afirmó que “lo que dice Vidal es falso”, y explicó que “en el último tiempo los quintiles más bajos, o sea los pibes más pobres de la provincia, han incrementado mucho su asistencia a la Universidad”.

Los datos de Sileoni provienen de un informe presentado en 2016 del Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica Nacional (UNIPE) en el cual se destaca que desde la llegada de las nuevas universidades se registra “un significativo incremento absoluto de las personas que asisten a universidades públicas (89 mil en total), lo que implica un aumento de la matrícula de 39% entre 2008 y 2015”, y que “es posible advertir que dicho incremento fue más intenso en los quintiles de ingresos más bajos: 47% en el quintil 1 y 95% en el quintil 2, lo que significa que hay 41 mil nuevos estudiantes universitarios en el Conurbano bonaerense que provienen de hogares de sectores populares”.

Alberto sileoni: “en el último tiempo los quintiles más bajos, o sea los pibes más pobres de la Provincia, han incrementado mucho su asistencia a la Universidad”.

En un sincericido, Vidal apuntó contra las universidades que se realizaron durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. Alberto Sileoni estuvo a cargo de la cartera de Educación de 2009 a 2015 y fue uno de los partícipes centrales de la creación de nueve unidades académicas en la provincia: la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ) en Florencio Varela, la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ), la Universidad Nacional de Moreno (UNM), la Universidad Nacional del Oeste (UNO), la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHur), la Universidad de San Antonio de Areco (UNSAdA), la Universidad Pedagógica –que primero fue provincial y luego se nacionalizó– y la Universidad de Ezeiza.

“La gobernadora se pierde la riqueza de miles de estudiantes de su territorio que van a la Universidad. Se pierde la riqueza de poder ver que en esas universidades hay estudiantes”, sostuvo Sileoni, y agregó que “la gobernadora no sólo no lo ve, sino también da datos falsos”, consideró el exministro en declaraciones a FM Raíces.

Fiel aprendiz del presidente Mauricio Macri, quien en 2015 cuestionó la creación de unidades académicas (“¿Qué es esto de universidades por todos lados?”), Vidal dejó en evidencia una postura que Cambiemos viene impulsando desde el inicio de su gestión, eliminando las paritarias nacionales, ajustando en Ciencia y Tecnología y llegando a 2018 con el recorte del presupuesto universitario que alcanza los 3 mil millones de pesos, dejando en jaque el funcionamiento de las diferentes unidades académicas.

En ese marco, el exministro consideró que “el neoliberalismo aborrece la igualdad. Entonces, claramente no apuesta a las posibilidades, sino a una sociedad meritocrática en donde quepan sólo algunos. Para ellos, los pobres ya tienen un destino: el destino que ellos piensan para la pobreza no es estudiar, no es la Universidad”.

“el neoliberalismo aborrece la igualdad. Entonces, no apuesta a las posibilidades, sino a una sociedad meritocrática en donde quepan sólo algunos. el destino que piensan para la pobreza no es estudiar”.

“Piensan sociedades más chiquitas. La expresión ‘para qué tantas universidades’ implica también que ‘yo tengo plata y voy a donde esté la universidad’. Ellos estudian en esas universidades, estén donde estén, y por supuesto la mayoría de ellos van a universidades privadas”.

La contracara del planteo de Vidal la tuvo el kirchnerismo, que priorizó la construcción de universidades en los territorios, buscando una cercanía con sus estudiantes. “Mis estudiantes me dicen que están acá porque la universidad está acá, que si estuvieran a dos horas de viaje no podrían. Hay un concepto de cercanía geográfica, pero también hay un concepto que una Universidad en el medio de una barriada populosa que está más cerca desde lo humano, desde lo cultural, que te invita a entrar”, destacó Sileoni.

Una de las universidades creadas durante la gestión anterior es la UNAJ. Ubicada en Florencio Varela, nuclea estudiantes de todo el Conurbano sur y tiene al 90% de sus estudiantes que son la primera generación universitaria de su familia. Arnaldo Medina, vicerrector de esta unidad académica, destacó que las declaraciones de Vidal “hieren a toda las universidades argentinas”. “Estamos en un lugar donde no había acceso a la educación superior. No importa la condición social: tienen que tener acceso en cualquier territorio y los derechos tienen que ser para todos los ciudadanos”, sostuvo el referente de la UNAJ.

Recalculando

Ayer por la mañana, ante el fuerte repudio, Vidal apeló a un guión duranbarbista y anunció un crecimiento en la cantidad de adultos mayores estudiando. “Para que todos tengan su oportunidad, tenemos que apoyar la educación pública, desde el nivel inicial hasta la Universidad pública”, dijo. Y agregó que políticas como la implementación del boleto educativo están “ratificando nuestro apoyo a la Universidad pública”. Al tiempo que afirmó que la educación “es la verdadera herramienta para salir de la pobreza”.

“Ojalá que la gobernadora se haya dado cuenta”, sostuvo Sileoni. “Ojalá hubiera sido una excepcionalidad, pero no lo veo así en esta alianza de gobierno: lo vienen diciendo hace treinta meses”, concluyó el exministro.