Por Pablo Pellegrino

“¿Qué quiso hacer el peronismo? ¿Querían dar una demostración de poder? Ya sabemos que tienen mayoría en ambas Cámaras. Pero el poder lo tienen los argentinos y los argentinos quieren un cambio. No van para atrás”, dijo ayer el presidente Mauricio Macri, pocas horas después de haber vetado la ley que declaraba la emergencia tarifaria y retrotraía los aumentos a niveles de fines del año pasado.

Desde que el proyecto tuvo dictamen favorable en la Cámara Baja, el oficialismo ha apelado de manera constante a lo que ellos mismos definieron como “oposición responsable” para intentar trabar la aprobación de una medida que había logrado el consenso casi unánime en todos los sectores opositores. El senador del “peronismo racional”, Miguel Ángel Pichetto, durante la maratónica sesión del miércoles, había recriminado al oficialismo el agotamiento de todas las instancias de diálogo para acercar una propuesta superadora para evitar la aprobación de una medida que desde su nacimiento estaba condenada al veto.

El jueves, el presidente volvió a referirse a la “irresponsabilidad” del arco opositor y los acusó de “querer sacar ventaja mintiéndole a la gente”. Más tarde, se publicó el decreto presidencial a través del cual vetó el proyecto aprobado, en el que sostiene que el objetivo del camino adoptado por el gobierno es el de terminar con “un sistema de subsidios injusto, desigual y obsoleto” y que el incremento del consumo de gas durante la década anterior se debió a “que la política de tarifas artificialmente bajas, daba señales inadecuadas y un mensaje de falsa abundancia” y no una mayor conexión y acceso al servicio.

“Subestima a los legisladores planteando que lo que se estaba discutiendo era una cuestión de poder por el poder mismo, sacando el eje que tiene que ver con la profunda demanda social del pueblo argentino en cuanto al daño que le está ocasionando este tarifazo tremendo”, dijo a Contexto la senadora nacional de Unidad Ciudadana por la provincia de Santa Fé, María de los Ángeles Sacnun, quien consideró que el presidente “asume una actitud de menoscabo absoluto hacia el Parlamento”.

maría de los ángeles Sacnum: “Subestima a los legisladores planteando que lo que se estaba discutiendo era una cuestión de poder por el poder mismo, sacando el eje que tiene que ver con la profunda demanda social del pueblo”.

“El mensaje que da el Congreso a través de esta ley es que hay que abocarse a bajar el cimbronazo que están recibiendo los ingresos de los argentinos, pero eso no es sólo en materia tarifaria: hay un modelo económico que se ha puesto en marcha y la política tarifaria es consecuencia de ese modelo”, sostuvo la legisladora. “El mensaje, claramente, no lo han recibido. Hoy, escuchando a Mauricio Macri hablando de energías positivas, que está todo bien, que vamos a ir al FMI y nos va a sacar de la crisis, demuestra una disociación absoluta entre el discurso del presidente y la realidad”, añadió.

También explicó que “el arco opositor logró establecer consensos como consecuencia directa de la demanda social”, y manifestó que la propuesta de retrotraer tarifas a noviembre del año pasado y atar los futuros aumentos al índice de variación salarial para usuarios residenciales y al índice de precios mayoristas para pymes y cooperativas era “un proyecto absolutamente racional”.

“Yo planteé en el recinto que pasaron a engrosar el Manual de zonceras argentinas de don Arturo Jauretche, y esa es la primera”, dijo la senadora al ser consultada por la supuesta inestabilidad fiscal que, según el oficialismo, generaría la medida. “Cada vez que hay un planteo de la oposición se habla del déficit fiscal, y la verdad es que este gobierno no ha pensado en el déficit fiscal cuando ha decidido bajar la cantidad de contribuyentes que pagan bienes personales, o cuando en el presupuesto del año pasado decidió condonar la deuda a las eléctricas, ni cuando decidió borrar de un plumazo las retenciones a las mineras”, recordó.

“Cada vez que hay un planteo de la oposición se habla del déficit fiscal, y la verdad es que no han pensado en el déficit cuando bajaron bienes personales, o cuando decidieron condonar la deuda a las eléctricas, ni cuando borraron las retenciones a las mineras”

Por otro lado, consideró que la política tarifaria ha generado “ganancias exorbitantes” para empresas energéticas y distribuidoras “que están vinculadas directamente al presidente de la nación: estamos hablando de Nicolás Caputo, de Marcelo Mindlin, de Aranguren, que hasta hace poco era accionista de Shell y ha sido el artífice de esta política energética que beneficia a unos pocos amigos”. En ese sentido, sostuvo que desde que se comenzaron a aplicar los aumentos paulatinos en los servicios públicos se produjo una transferencia “desde los usuarios hacia las empresas que tienen posición dominante, que están cartelizadas, de 16.500 millones de dólares”.

“La irresponsabilidad es de parte de ellos como gobierno: nosotros votamos un presupuesto el día 27 de diciembre y el 28 cambiaron las pautas inflacionarias; no habían transcurrido 8 horas de la votación que ya habían cambiado las pautas inflacionarias que impactan en el presupuesto”, analizó Sacnun.

“En materia energética, el modelo plantea la cartelización, la concentración y la estafa al conjunto de los argentinos, pero en materia económica en general estamos ante un descalabro tremendo: han aumentado los alimentos, han aumentado los medicamentos, han aumentado las prepagas, ha aumentado el transporte. En diciembre de 2015 se destinaba un 6% al pago de tarifas, hoy se destina más del 21%, lo que significa que somos pobres energéticos”, concluyó.