Se cumplieron dos años y seis meses de la muerte de Emilia Uscamayta Curí, la estudiante de Periodismo fallecida en una fiesta clandestina cuya organización implicó a funcionarios y actores cercanos a la gestión del intendente platense Julio Garro. Familiares, amigos y referentes de organizaciones sociales se convocaron ayer en las puertas de la Municipalidad para recordar a Emilia y ratificar el pedido de justicia, mientras se espera la reanudación del juicio en las próximas semanas.

“Es un momento muy triste para mí. Son dos años y medio sin obtener justicia. Eso es algo que a quienes somos familiares nos duele. Pero seguimos luchando para lograrlo, no nos detenemos. Los acusados están citados para ir a declarar de aquí a un mes, más o menos”, dijo a Contexto Juan Uscamayta, padre de Emilia, quien fue uno de los oradores más aplaudidos durante la actividad que se realizó frente a la entrada principal de la Municipalidad, que incluyó una radio abierta. Por allí pasaron referentes de agrupaciones políticas, estudiantiles y referentes políticos locales.

Juan Uscamayta (padre de Emilia): “Es un momento muy triste para mí. Son dos años y medio sin obtener justicia. eso es algo que a quienes somos familiares nos duele. Pero seguimos luchando para lograrlo, no nos detenemos”.

Cabe destacar que, a fines del año pasado, la carátula de la causa pasó de homicidio culposo a “asesinato con dolo eventual”, lo que modifica de manera sustancial no sólo la dinámica de investigación, sino también el peso eventual de las sentencias. Hasta el momento, se encuentran implicados Raúl “El Peque” García, Carlos Bellone, Santiago Piedrabuena y Gastón Haramboure.

Además, continúa el reclamo para que se impute a funcionarios conectados de manera directa con los controles de la fiesta, como Roberto Di Grazia (actual secretario de Convivencia y Control Ciudadano), Sebastián Martínez Pass (titular de la Policía Local), entre otros.

“Estamos acompañando a la familia de Emilia en este pedido de justicia. Y cuando hablamos de justicia, hablamos de una justicia plena, completa. Acá, si bien está elevada la causa con cuatro imputados, sabemos que hay muchos responsables que esa noche miraron para otro lado y lo siguen haciendo hasta el día de hoy”, manifestó Rosa Schonfeld, madre de Miguel Bru, estudiante platense desaparecido en 1993. Rosa se presentó para acompañar la actividad en nombre de la Asociación Miguel Bru, desde donde combaten la violencia institucional.

La actividad fue acompañada de manera directa por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, institución donde Emilia cursaba sus estudios e incursionaba en la militancia política juvenil.

“Sabemos que la Facultad tiene un sentido y es que se involucre con la lucha de su pueblo, con las luchas que reclaman justicia por los pibes y pibas violentados por este gobierno neoliberal. La causa de Emilia es una causa que venimos acompañando desde un comienzo”, expresó el vicedecano de la casa de estudios, Pablo Bilyk.

Pablo Bilyk (vicedecano de Periodismo de la UNLp): “Sabemos que la facultad tiene un sentido y es que se involucre con la lucha de su pueblo, con las luchas que reclaman justicia por los pibes y pibas violentados por este Gobierno neoliberal”.

“Ha pasado un tiempo largo, pero nunca nos vamos a olvidar de esto. Una de las cosas que nos reconforta es este apoyo, poder seguir adelante. Y ver el compromiso militante que hay detrás. Yo creo que si algo nos hubiera pasado a nosotros, Emilia no se hubiera quedado quieta. Por eso mismo nosotros nos vemos en la obligación de continuar con la lucha. Ella era una militante. Siempre, desde chica, luchó contra las injusticias”, dijo a Contexto Cristian Uscamayta, hermano de Emilia.

Familiares y allegados de Emilia presentaron en diciembre de 2017 una denuncia contra el propio Julio Garro por la existencia de bares y boliches que continúan en funcionamiento sin cumplir las condiciones de habilitación. “La noche platense sigue siendo un negocio sin control, donde peligran vidas y se vulneran derechos.”