Por Ramiro García Morete

A principios de esta década, la wagen roja de Go Neko! no sólo había recorrido los escenarios más interesantes del rock emergente local, sino que inclusive había visto cómo los integrantes de esa notable banda instrumental la habían dejado en una ocasión para cruzar el océano y girar por Europa. Entonces, Tomás Quintans era baterista, pero algunas de sus canciones ya eran elogiadas por su amigos y compañeros del sello Laptra (El Mató a Un Policía Motorizado, 107 Faunos). Junto a su hermano Pipe en las baquetas, tomó la guitarra y le dio voz a Tom y la Bestia Bebé. “Fue poco tiempo, no muchos recitales, con formaciones que cambiaban de un show para el otro”, evoca Tom. “Tengo un muy lindo recuerdo. Fue lo que empezó todo. Me acuerdo de mi amigo Alejandro insistiéndome para que le diera bola a Bestia Bebé, que le veía futuro, decía”.

A partir del disco llamado Bestia Bebé (a secas) de 2013, y junto a Topo Topino (guitarra), Polaco Ocorso (batería) y Chicho Guisolfi (guitarra), pasó a ser una de las bandas under más convocantes y celebradas del país. Pequeños himnos barriales, odas a ídolos de ficción y de barro, celebración de la amistad, melancolía del amor fallido y optimismo por un mundo cruel pero mejor, todo en un combo de melodías adhesivas, lenguaje llano y energía punk tan cerca de Weezer como de 2 Minutos. “Uno se sorprende siempre que la banda va creciendo en todo sentido. Por más que uno lo espere, siempre hay sorpresas, y eso es lo más divertido”.

“Yo me la aguanto/ vos abandonás/ porque yo/ lo siento de verdad”. Lo que para muchos podría ser un cántico barrabrava, puede leerse agudamente como una bella y breve canción de amor. A lo largo de la obra de BB, el fútbol se vuelve una marca estética que sin embargo escapa al formato estandarizado que generó en algún momento el concepto despectivo de “futbolización del rock”. Tom distingue con convicción: “Una cosa es la futbolización del público de rock y otra es que la letra de una canción esté relacionada al fútbol. Soy fanático del fútbol, veo en la tele y escucho en la radio dos o tres programas por día, veo partidos todas las semanas, voy a la cancha. El 80% de los temas de conversación con mis amigos es sobre fútbol. Es parte de mi vida, de las cosas que me gustan. La mayoría de mis letras hablan de vivencias personales, entonces, es inevitable que el fútbol esté presente de alguna forma”. Y a pesar de que la banda tuvo su propio álbum de figuritas emulando al del Mundial ’90, Tom llamativamente no compró la edición de Rusia 2018.

Pero los héroes no sólo son deportivos (un luchador de Boedo o el inolvidable uruguayo Rubén Paz), sino que el cine y la cultura popular alimentan un imaginario que alimenta la energía épica que la música de BB expide: “Creo que en general a la gente le gusta tener héroes o ídolos. El rock no se queda afuera” .

“Hay fiesta en el barrio/ la calle cortada, la gente bailando./ El perfume del asado, entra por las puertas/ de todas las casas”. La poética de Tom grafica con espontaneidad rasgos idiosincráticos, pero elude conceptualizaciones o bajadas de línea: “No hago letras contestatarias, no me sale, me siento un boludo. Se lo dejo a los que la tengan clara con eso. Por ahí algún día lo logro, pero por ahora no. Eso no quiere decir que no me interesen los problemas del país o la sociedad”.

“No hago letras contestatarias, no me sale, me siento un boludo. Eso no quiere decir que no me interesen los problemas del país o la sociedad”.

Tom cuenta que en sus fantasías sueña todo el tiempo con hacer discos que se corran un poco del sonido que viene haciendo. “Me gustaría hacer un disco de trash, que suene como Kill Em All de Metallica”. Y en la realidad no faltan ni los discos ni los asados ni la playstation: “En los asados, si está Lucho (Hojas Secas) suenan sólo los Rolling Stones. En la camioneta depende del que ponga música. Suelo ser yo o Pipe, que es nuestro sonidista. Si es él, suele ser algo medio tranquilo que nadie conoce. Yo soy más de poner al taco, más arriba, bandas conocidas para que no se duerma el que maneja. En la play, obviamente y únicamente el Pro Evolution Soccer”.

Bestia Bebé se presenta el 2 de junio a las 20 hs en Guajira (49 e/4 y 5).

Escuchá Bestia Bebé: