Por Ramiro García Morete

“De los pedregales del pensamiento surgió una voz”, canta Charo Bogarín en “Pradera nocturna”. Y no como piedra en el zapato, sino todo lo contrario, como “piedra fundamental”, estaba Tonolec. Así define con cariño y respeto el proyecto artístico junto a Diego Pérez que fusionó electrónica con canciones tobas y nativas, y que marcó el sendero para que cada uno pudiera proyectar libremente sus necesidades. Así fue que surgió una voz de sus entrañas que hacía eco en todo el continente: con un repertorio más americano y diverso, la cantante pasó a ser La Charo y encaró un camino solista que incluye un disco homónimo.

“Los artistas necesitamos siempre motivaciones nuevas y desafíos”, explica. “Creo que iniciar mi camino solista tiene que ver con una expansión de mi universo artístico y unas ganas inmensas de compartir con nuevos compañeros la música, mis canciones, los escenarios. Fue un gran impulso tener a mi productor Rorro López Oliver animándome y preparándome este camino como solista. Paradójicamente, sola no sé si lo hubiera emprendido. Me gustan los caminos de a dos, evidentemente”.

Respecto a Tonolec, es clara: “Podemos entrar y salir de nuestro proyecto con suma libertad y acompañamiento del otro. Nada muere, todo es transformación pura”.

La Charo explica qué signfica ser La Charo: “Tiene una connotación de cercanía en lo humano, y de expansión en cuanto a generar un sello que busca hermanar su canto con los países de este continente. A su vez, el artículo ‘la’, ‘el’, se usan mucho en el interior de nuestro país, de manera cariñosa, familiar. Es ver de qué manera nos acercamos aún más a nuestra gente. ‘LA’ es también una sigla usada para denominar a Latinoamérica. Es como un juego de varias connotaciones. Es reafirmar un mensaje y un canto enraizado en nuestro continente”. Y extiende este concepto: “Fijate que hablo de expansión en esta nueva propuesta y de hermanar un canto de raíz. Hay que reforzar los lazos de nuestra América Latina. Hay que generar corredores culturales donde los músicos llevemos y traigamos información de otras tierras, en nuestra voz, en nuestro canto. Hay que solidificar nuestra identidad como latinoamericanos”.

La mitad del álbum editado por Sony está compuesto por ella y el resto son composiciones de Leda Valladares, Inti Illimani, Raúl Cerruti y Marta Quilmes, Lhasa de Sela y Luzmila Carpio. “Mi repertorio como solista empezó con versiones de mujeres de nuestra tierra, que son representativas de una época y un suelo en particular. Mujeres de esta y otras épocas que son referentes para mí. A partir de ahí, esta sensación de un canto hermanado, de empezar a crear mis canciones con un cuatro venezolano, coqueteando con ritmos llaneros, con la cumbia colombiana, sin dejar de lado las raíces afro plantadas en nuestro continente de donde proviene nuestro tan querido malambo”. A cargo de la producción estuvo Raúl Orozco: “Lo admiro mucho a ‘Tilín’, como le decimos sus amigos, ya que es un maestro de la producción musical. Es el disco que esperaba, con sutilezas y tratamiento perdurable de la canción”.

Es mi destino, piedra y camino

A lo largo de esas doce canciones uno puede ver cómo la voz de por sí expresiva de Bogarín expone nuevos timbres o fraseos. Por lo que cuenta, su decisión de ser cantante ocurrió recién cerca de los treinta años: “Luego de haber sido periodista gráfica y antes bailarina clásica, en mi infancia y juventud. El arte es una herramienta. Uno trae un qué decir, un mensaje, una misión. Al menos algunos de nosotros lo sentimos de esa manera. Entonces buscamos el medio para expresar eso que sentimos, que nos trasciende. Ahí aparece la música como lenguaje universal a ofrecerse de canal de diálogo entre lo que queremos decir y el otro, con el fuerte anhelo de poder dejar un legado para las generaciones futuras. A través de mis diferentes caminos, fui buscando siempre esa manera de poder expresar lo que somos y hacia dónde deberíamos ir, a través del arte. Llamémoslo arte intencionado”.

Inevitablemente, La Charo celebra y se expresa respecto de esta coyuntura de lucha por la igualdad de género: “Me pone muy feliz. Las mujeres estamos de pie y es notorio. Estamos siendo parte de estos tiempos donde desapareció el miedo y el sometimiento de nuestro género; hemos tomado las calles e instalado una idea de justicia e igualdad para las mujeres, gritándolo a viva voz, en una sociedad y en un mundo machista. Estamos escribiendo nuestra propia historia”.

Recién llegada de Colombia (donde grabaron y filmaron el videoclip de la canción “De la mano del 10” para el programa que Diego Maradona tendrá por la cadena TeleSUR), La Charo se presentará este viernes a las 21:30 hs en Ciudad Vieja (17 y 71).