Ayer por la tarde, cuando se cumplían treinta años de la Marcha Blanca docente de 1988, las calles céntricas de Buenos Aires se llenaron de guardapolvos blancos. Docentes de distintos puntos del país finalizaron la Segunda Marcha Federal Educativa en reclamo al gobierno de Mauricio Macri por “Salarios y escuelas dignas”, “Paritaria Nacional Docente” y “No a la vuelta al FMI”. La jornada incluyó un paro de veinticuatro horas que, según señaló el gremio que convocó a la medida, Ctera, tuvo una adhesión del 90%.

Las columnas habían partido el lunes desde las regiones del Noroeste, Noreste, Centro, Patagonia, Litoral y Cuyo. Ayer confluyeron con los docentes de la zona metropolitana y porteña en el microcentro, y cerca de las tres de la tarde circularon por Avenida de Mayo y Diagonal Norte y Sur hasta el Cabildo, donde fue el acto central. No pudieron acceder a Plaza de Mayo porque fue vallada por el gobierno.

La columna principal marchó con una bandera horizontal sostenida por los referentes gremiales de cada región que decía: “La escuela argentina enseña, resiste y sueña”. Detrás, una multitud, entre la que se encontraban también las organizaciones sociales, docentes universitarios, estudiantes y trabajadores de otros sectores, avanzaban con cánticos contra Macri, Vidal y sus políticas que afectan a la educación pública.

“¿Dónde está Finocchiaro, compañeros y compañeras? ¿Dónde está la política educativa del gobierno? Esa política es ajuste, represión, es enfrentar a los compañeros con la comunidad y desprestigiar la escuela pública”, sostuvo Sonia Alesso, secretaria general de Ctera, quien cerró el acto.

Durante los discursos hubo una fuerte crítica al modelo económico del gobierno nacional, a las políticas de ajuste y represión y a la vuelta al FMI. Incluso llamaron a un “paro general” a partir de la “unidad de la clase trabajadora”, un pedido cada vez más recurrente entre el gremialismo opositor.

Durante los discursos hubo una fuerte crítica al modelo económico del gobierno nacional, a las políticas de ajuste y represión y a la vuelta al FMI. Incluso pidieron por un “paro general”.

También manifestaron su apoyo a otros sectores trabajadores que están llevando a cabo sus luchas en distintas distritos. Entre estos, los metrodelegados reprimidos el martes por la Policía del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, los trabajadores de Cresta Roja, Astillero Río Santiago (Ensenada), bancarios, INTI, INTA, organizaciones sociales, entre otros.

“Nuestra lucha no es individual […] Nos quieren volver a meter para adentro. No nos confundamos, quieren que dejemos de pensar en los grandes destinos nacionales para que solamente discutamos uno o dos temas. La discusión con el gobierno no es sólo el modelo educativo, es el modelo de patria. Por eso gritamos ‘Patria sí, colonia no’”, señaló Alesso.

En el plano educativo, los docentes de todo el país pidieron la reapertura de la paritaria nacional que Macri cerró por decreto en enero, a través de la cual se fijan los salarios mínimos para las provincias, una nueva Ley de Financiamiento Educativo, salarios dignos y la resolución de los conflictos provinciales, muchos de los cuales se mantienen trabados.

Otros reclamos fueron la defensa de los Institutos Superiores, el rechazo a las reformas previsional y laboral que busca imponer el macrismo, la aplicación del boleto estudiantil para terciarios, y contra el cierre de los Institutos de Formación Docente de la Ciudad de Buenos Aires.

Además de Alesso, hablaron los secretarios generales de cada región: Marcelo Gugliardo (Patagonia), Carlos Cuevas (Chaco), Darío Abán (Jujuy), Roberto Baradel y Mirta Petrocini (Buenos Aires) y Eduardo López (C.A.B.A.).

La movilización de ayer fue muy similar a la histórica Marcha Blanca que protagonizaron los docentes hace treinta años en cuanto a la masividad de la protesta y las características de las demandas que se sostuvieron en 1988.

Esta Marcha Federal fue la segunda contra el gobierno de Mauricio Macri. La primera fue en marzo del año pasado, en el marco de la instalación de la Carpa Blanca frente al Congreso. Los docentes remarcaron que desde aquella época la situación educativa “es peor”.

El reclamo a Vidal que sigue ajustando la educación

Los gremios del Frente de Unidad Docente (Suteba, Amet, FEB, Udocba y Sadop) fueron parte de la movilización. Los secretarios generales Roberto Baradel (Suteba) y Mirta Petrocini (FEB) hablaron durante el acto en representación de los docentes bonaerenses.

Con la paritaria sin resolución tras el 15% que ofreció María Eugenia Vidal en reiteradas ocasiones, Baradel se dirigió a la gobernadora: “Le pido que escuche a los miles de docentes que le reclamamos que se ocupe de la educación pública; menos set televisivo y más gestión, más educación pública”, exigió el gremialista.

Baradel: “No estamos contentos de estar en conflicto permanente, pero estamos con gratificación de no haber cedido ni una sola coma a la imposición del 15%”.

“No estamos contentos de estar en conflicto permanente, pero estamos con gratificación de no haber cedido ni una sola coma a la imposición del 15%. Ofrezca una paritaria con salarios dignos y con inversión en el sistema educativo”, añadió.

En la misma línea, Petrocini afirmó: “No vamos a aflojar, vamos a resistir el ajuste en la educación. Y estamos satisfechos y orgullosos de no aceptar las miserias del 15% cuando los golpes al bolsillo son la realidad”.

Los docentes bonaerenses esperan una nueva convocatoria de Vidal después de más de un mes de la última reunión.