A dos años y medio de la detención de Milagro Sala, la diputada bonaerense por Unidad Ciudadana Florencia Saintout y el periodista Horacio Verbitsky encabezaron ayer por la tarde el panel “Persecución política y emergencia democrática”, en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata (UNLP). “Necesitamos la libertad de todos los presos políticos de Argentina”, afirmó Saintout, en una aula colmada por estudiantes, docentes y miembros del Comité por la Libertad de Milagro Sala y del Foro por la democracia y la libertad de los presos políticos.

La exposición giró en torno a las maniobras autoritarias de las gestiones del presidente Mauricio Macri y del gobernador jujeño Gerardo Morales (UCR) para perseguir y detener a los líderes gremiales, sociales y políticos contrarios a sus gobiernos, con el caso de Milagro Sala como el primer antecedente desde que Cambiemos asumió el poder.

“Para llevar adelante el crimen de miseria planificada para las mayorías, son necesarias la persecución política y los disciplinamientos de los líderes sindicales, de los movimientos sociales y de la sociedad en general”, apuntó Saintout, presidenta del bloque de diputados de Unidad Ciudadana. “Esto lo hacen a través de la estigmatización de los luchadores sociales en los medios de comunicación, y este linchamiento tiene su correlato en la Justicia, una herramienta fundamental ligada a los medios, un poder coautor de estas persecuciones”.

Saintout: “Para llevar adelante el crimen de miseria planificada para las mayorías, son necesarias la persecución política y los disciplinamientos de los líderes sindicales, de los movimientos sociales y de la sociedad en general”.

El 16 de enero de 2016, la Policía de Gerardo Morales detuvo a Milagro Sala mientras su organización hacía un acampe frente a la Gobernación para reclamar la continuación de los programas y planes de construcción de viviendas y ayuda social que, en la actualidad, fueron destruidos por el gobierno provincial.

“Fue una operación donde se violaron todos los derechos y garantías, donde se violó la Ley Orgánica del Poder Judicial y donde actuaron jueces que no tenían competencia para hacerlo”, sostuvo Verbitsky, quien se ha dedicado a investigar el avance de las causas contra la dirigente social y también es autor del libro La libertad no es un Milagro.

“La detención fue minuciosamente calculada como parte del comienzo del gobierno de Gerardo Morales en Jujuy, estaba prevista incluso para antes de la fecha en que se realizó”, añadió el titular del CELS y autor del portal El Cohete a la Luna, donde escribe actualmente sus columnas.

Verbitsky: “La detención fue minuciosamente calculada como parte del comienzo del gobierno de Gerardo Morales en Jujuy, estaba prevista incluso para antes de la fecha en que se realizó”.

“Nunca podemos aceptar que haya democracia con presos políticos. Estamos en un momento en el que no podemos hablar de democracia, con nuestros compañeros y compañeras presos”, señaló Saintout, en referencia a las detenciones de miembros de la Tupac y a los casos de exfuncionarios kirchneristas y militantes de gremios y organizaciones sociales.

La diputada aludió al “odio” del macrismo jujeño y nacional “que construye enemigos que oprime, estigmatiza, asesina, que intenta asfixiar y desaparecer, porque son estos los que pueden poner en jaque un proyecto machista, clasista, racista”. Y añadió: “El odio se corporiza en aquellos compañeros y compañeras que se atreven a luchar. Esto forma parte de este momento y tenemos que combatirlo”.

Verbitsky rescató que Milagro Sala fue una “avanzada” a través de su obra y acción en relación con el surgimiento del movimiento feminista. “Que la organización social más grande del país sea conducida por una mujer fue algo sin precedentes en Argentina”, remarcó.

Verbitsky : “Que la organización social más grande del país sea conducida por una mujer fue algo sin precedentes en Argentina”.

También mencionó la obra social de Milagro Sala, sobre todo la construcción de piletas para los sectores populares de su provincia. “Las piletas no son la obra material más importante que hizo la Tupac Amaru, pero tienen un valor simbólico extraordinario, porque es el valor de la igualdad”. Y añadió “Esta idea de Milagro es subversiva y es uno de los orígenes del odio” del gobierno de Morales y de sectores medios y acomodados de Jujuy.

Por último, el excolumnista de Página/12 hizo un balance sobre la gestión de Mauricio Macri y las dificultades políticas y sobre todo económicas en las que se encuentra: “El gobierno de Macri ha entrado en crisis y es posible que esa crisis acompañe lo que le resta de mandato, porque la avidez con la que se han lanzado a hacer negocios y la torpeza con la cual han manejado la economía han creado situaciones de las cuales no saben cómo salir, y lo hacen de la única forma que saben: contrayendo más deuda mientras puedan, con lo cual sólo ganan tiempo pero con pérdidas cada vez mayores para la sociedad”.

“Lo que el odio se llevó”

En la mesa del panel junto a Saintout y Verbitsky estuvieron las fotógrafas Silvana Lanchez y Laura González Vidal, autoras de la obra Lo que el odio se llevó, que se encuentra exhibida en las paredes del segundo piso del Edificio Néstor Kirchner de la Facultad de Periodismo de La Plata.

La muestra se divide en dos series y contrasta el antes y el después de la obra social que hizo la Tupac Amaru. En un recorrido por las calles de los barrios de la Tupac, Silvana Lanchez –miembra de la organización desde 2009– fotografió los juegos usados por niños, centros educativos y de salud en actividad, piletas pintadas y casas sociales habitadas. En contrapartida, González Vidal hizo lo propio con esas cosas pero tras el odio destructivo del gobierno de Morales que arrasó con esas obras: escuelas y centros de salud vacíos, piletas en decadencia y los yuyos que avanzan sobre las construcciones.

“Los pibes siempre se van a acordar de las piletas y los festejos que hacía Milagro”, afirmó Silvana Lanchez. “Eran casas hechas por la comunidad para la comunidad. Cuando vi toda esa destrucción, me impactó tanto que pensé que la gente que no era de Jujuy tenía que conocerlo. Por eso es un registro para que todos puedan verlo”, concluyó González Vidal.