A los vecinos de San Carlos que aseguran que el municipio les robó el asfalto, se suman ahora los de Altos de San Lorenzo, que el día de ayer realizaron un reclamo en una de las calles más castigadas de esta localidad: 22 desde 80 hasta 82, donde la intendencia de Julio Garro dejó obras sin terminar y los baches convierten la calle en un laberinto en el que los vecinos deben transitar día a día.

Por la cuadra, además de los frentistas, pasa la línea 275, buscando esquivar los pozos por la calle 23, una arteria angosta, por lo que los vecinos temen que, por las maniobras que hacen, se estrellen contra las casas o atropellen a un vecino, al tiempo que aseguran que los pesados vehículos siguen rompiendo el cemento y agrandando los pozos.

“Tenemos la calle hecha pedazos”, explicó a Contexto Susana, una vecina del lugar, quien detalló que la semana pasada un auto tuvo que ser asistido al caerse en uno de los pozos.

La semana pasada también protestaron. Sin respuestas

Según explicaron los frentistas del lugar, la gestión de Julio Garro, a través de la Secretaría de Obras Públicas conducida por el cuestionado Luis Barbier, comenzó las obras en el lugar pero las dejó incompletas, situación similar a la que atraviesan vecinos de Melchor Romero, que la semana pasada se movilizaron ante el abandono de las calles.

En la otra punta de La Plata, los vecinos de Villa Castells, ante la falta de respuestas, decidieron arreglar ellos mismos los baches tuvieron una insólita idea para visibilizar la situación que atraviesan. “Vecinos de Villa Castells hacen un atraco a los pozos” es el título del video que se viralizó, en el que los frentistas, parodiando La casa de papel, aparecen reparando las calles ellos mismos con las máscaras de Dalí que utilizan los ladrones de la serie española.

“Buscamos la parte graciosa del conflicto y tratar de mostrar desde otro aspecto”, explicó a Contexto Martín Heber, uno de los vecinos del lugar.

Según explicaron a este medio los frentistas, ante el silencio y la inacción de la comuna, los vecinos de la cuadrícula de calle 2 hasta calle 7 y de 488 a 491 todos los fines de semana se reúnen invirtiendo dinero y tiempo en las mejoras del barrio. Si bien han tenido acercamientos con el delegado, no han logrado concretar nada porque aseguran que la delegación no cuenta con los recursos necesarios.

“Estamos olvidados por la Municipalidad”, sostuvo Heber. “Cualquier tipo de mejoras que tenemos que hacer tenemos que invertir plata nosotros, comprando materiales, escombros y demás para poder garantizar las salidas del barrio”, agregó.

“Estamos olvidados por la Municipalidad. Cualquier tipo de mejoras que tenemos que hacer tenemos que invertir plata nosotros”

Al igual que en otros barrios, en Villa Castells las obras de la gestión de Garro no son suficientes. “Hace varios meses que no viene nadie del Municipio. Por ahí vienen y tapan un pozo, pero no sirve, porque las calles están dinamitadas en todo Villa Castells: nosotros no tenemos asfalto, pero las que tienen, tienen mínimo tres pozos cada cuadra. Incluso hay vecinos que han cortado para que ya no pase el trásito”, sostuvo el frentista.

Esta semana también protestaron los vecinos de El Rincón. Con el castigo del último temporal latente, cortaron Camino Belgrano entre 425 y 426 para hacer oír su reclamo. Según señalan, además de las fallas o ausencias de los servicios, el Municipio no da respuestas a los reclamos y, cuando lo hace, la situación a veces se torna peor. Es que, según detallan, también se han llevado parte de las obras que han hecho los propios frentistas.

“Hace un tiempo se llevaron el mejorado puesto por los vecinos, hicieron un alisado y fue peor el remedio que la enfermedad. Con la gente de las otras asambleas nos une el espanto, pero no quisiéramos tener que llegar a los cortes de calle para ser escuchados”, dijo un integrante de la asamblea de El Rincón ante un matutino local.