El rechazo al tarifazo, a las negociaciones del gobierno con el FMI y a la reforma laboral del macrismo mantiene a amplios sectores del gremialismo en alerta y movilizados. Las dos CTA han criticado duramente el rumbo de la economía y ayer, en C.A.B.A., una fracción de la CGT al mando del triunviro Juan Carlos Schmidt realizó una marcha al Obelisco para sentar posición contra estas medidas. Las posturas se vuelven más duras mientras el alza del dólar no cesa y repercute en los precios, quitándole poder de compra a los salarios.

“Lo que estamos haciendo es preparar una medida de mayor dureza que tiene que llevar adelante la Confederación General del Trabajo y todos los sindicatos de la Argentina”, sostuvo Schmid durante el acto en 9 de Julio y Corriente. El secretario general de Dragado y Balizamiento fue quien convocó a la movilización de la que participaron, entre otros, Aeronavegantes, Luz y Fuerza, Textiles, Guincheros, Judiciales, Impositivos, Peajes, Señaleros y Cerveceros. También participaron la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y la Juventud Sindical Nacional (JSN).

Juan Carlos Schmidt: “Nada se gana sin organización. Si no estamos organizados, vamos a conducirnos al fracaso”.

Schmid llamó a “preparar el terreno” de cara a una medida de fuerza general para ponerle un freno a los avances del macrismo sobre la legislación laboral y la vuelta al FMI. “Tenemos que trabajar el paro, para que el resto de la ciudadanía acompañe esta medida. Nada se gana sin organización. Si no estamos organizados, vamos a conducirnos al fracaso”, afirmó el gremialista. Los principales apuntados durante la protesta de ayer fueron los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y José Aranguren (Energía).

La protesta de ayer se suma a la de la semana pasada, cuando, mientras en la Cámara de Diputados se trataba el proyecto de la oposición para limitar los efectos del tarifazo, las dos CTA, Camioneros, la Corriente Federal, organizaciones sociales y de la economía popular hicieron una masiva movilización al Congreso en contra del tarifazo.

“Varios de los diputados oficialistas dijeron que si la ley se aprueba finalmente el presidente de la nación la va a vetar, como a la ley antidespidos. Si Macri veta la ley, hay paro general”, anunció ese día Hugo Yasky, diputado nacional y secretario general de la CTA de los Trabajadores.

En una línea similar, Pablo Micheli, titular de la CTA Autónoma, afirmó ayer en su Twitter que “se viene una semana decisiva para el futuro de nuestro país. Debemos rechazar el acuerdo con el FMI. No permitamos que sus políticas de ajuste nos condenen al hambre y al fracaso”.

hugo yasky: “Varios de los diputados oficialistas dijeron que si la ley se aprueba finalmente el presidente de la nación la va a vetar. Si Macri veta, hay paro general”.

En la provincia de Buenos Aires, Roberto Baradel (Suteba) planteó que, tras la creciente devaluación del peso –el dólar superó ayer los 25 pesos–, los gremios docentes van a pedir “por lo menos un 25% con cláusula gatillo” en la próxima negociación paritaria a la que la gobernadora María Eugenia Vidal todavía no convocó.

El titular de Suteba y de la CTA de los Trabajadores Buenos Aires hizo un severo cuestionamiento a la gestión nacional y el manejo de la economía: “En dos años endeudaron a la Argentina como nadie lo había hecho antes. Actuaron con imprevisión. Perjudicaron a la mayoría de la sociedad y ahora anuncian que la solución es volver al FMI. Esto lo vivimos antes y nunca terminó bien. Están llevando el país a la quiebra”.