Por Pablo Pellegrino

“En un gobierno que llegó pregonando la necesidad de garantizar la república, de garantizar la división de poderes en el país y hoy, en un momento del país donde se pone sobre la mesa de la agenda pública este acuerdo con el FMI y cuando todavía tenemos muchas dudas sobre el informe que brindó Caputo la última vez, ellos no vienen, no acompañan y obstaculizan el funcionamiento de esta comisión”, fue el reproche de la senadora de Unidad Ciudadana Marilin Sacnun, al que adhirieron otros legisladores de la oposición ante la ausencia de la bancada oficialista en la reunión de la comisión bicameral de seguimiento de la deuda externa argentina.

La jugada de Cambiemos consistió en no dar quorum en un momento donde distintas fuerzas políticas piden que el eventual acuerdo que firme el país con el Fondo Monetario Internacional sea debatido por el Congreso.

Hace poco más de un mes y luego de casi dos años de haberse votado su conformación, se realizó la primera reunión de la que participó el ministro de Finanzas, Luis Caputo, que expuso sobre la sostenibilidad del esquema financiero planteado por el gobierno y, particularmente, sobre las denuncias que pesan en su contra por negocios en sociedades offshore y compra de títulos de deuda por parte de empresas vinculadas a él.

“Lamentamos que hoy tengamos que atravesar esta ausencia del oficialismo de ambas Cámaras porque ninguno de nosotros ha venido con ánimo de hacer escándalos o espectáculos ni mucho menos perturbar la tranquilidad de la opinión pública. Todo lo contrario: la ausencia del oficialismo es lo que puede traer inquietud en la opinión pública”, dijo Axel Kicillof, diputado del bloque FpV-PJ, que pidió una nueva reunión con la presencia de Caputo. “Que pongan cualquier tipo de condiciones, cuando quieran y como quieran, pero que vengan”, afirmó.

Por otro lado, destacó la importancia de que las autoridades de la cartera de finanzas se hagan presentes mientras se negocia un préstamo con el FMI que, según trascendió, sería un stand by. “Un crédito stand by te plantea condicionamiento y ata los desembolsos al cumplimiento de esos condicionamientos”, explicó el exministro de Economía, y ejemplificó: “Dicen: ‘les vamos a prestar 3 mil millones de dólares, pero 1.000 millones los van a recibir cuando aprueben la reforma laboral’”.

Sacnun: “Ineludiblemente le corresponde al Congreso de la Nación Argentina y a esta comisión bicameral el tratamiento de ese posible acuerdo, porque está en juego el destino del país”.

“Ineludiblemente le corresponde al Congreso de la Nación Argentina y a esta comisión bicameral el tratamiento de ese posible acuerdo, porque está en juego el destino del país, porque la condicionalidad que el Fondo Monetario Internacional acuerde con el actual gobierno la va a terminar pagando el pueblo argentino con menos salud, menos educación, más ajuste, más flexibilización y menos derechos para la comunidad en general”, manifestó en este sentido la santafesina Sacnun.

Por su parte, el diputado massista Marco Lavagna recordó que “uno de los temas que le planteé yo personalmente a Caputo era sobre la sustentabilidad del esquema financiero que se estaba llevando adelante”. Y pidió que el Ministerio actualice la información que presentó semanas atrás teniendo en cuenta la complicada situación actual. “En ese momento el ministro mostraba una seguridad muy grande respecto del modelo, cosa que hoy, claramente, lo que decíamos en un primer momento se empieza a confirmar”, sostuvo Lavagna.

Casi en simultáneo con la reunión en el parlamento, Mauricio Macri mantuvo un encuentro con gobernadores peronistas a fin de comenzar a reunir apoyos para el nuevo ciclo de endeudamiento iniciado con el FMI para sortear la difícil situación cambiaria y financiera que atraviesa su gobierno.

En este punto es necesario recordar un dato no menor: el encuentro se produce también un día después de que la oposición lograra darle media sanción al proyecto para frenar el tarifazo en los servicios públicos que será debatido en las próximas semanas en el Senado, donde los legisladores que responden a los gobernadores provinciales tendrán un papel fundamental en el destino de la medida.

A pesar del anunciado veto presidencial, en caso de aprobarse la ley sería una dura derrota para Mauricio Macri, ya que hasta ahora ha logrado ejercer suficientes presiones sobre los mandatarios provinciales (y, por lo tanto, sus senadores) en los debates más sensibles para el gobierno.

Mientras tanto, los principales medios argentinos se hacían eco del apoyo que recibió Dujovne en Washington –como en otras épocas– por parte del gobierno de Estados Unidos. En una nota difundida en su sitio web oficial, el Departamento del Tesoro norteamericano informó que “el subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro estadounidense se reunió con el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne. El subsecretario Malpass reiteró su sólido apoyo hacia el programa de reformas orientadas al comercio implementadas por el gobierno de Macri con el fin de promover el crecimiento impulsado por el sector privado”.

“El subsecretario Malpass vio con beneplácito el diálogo entre Argentina y el FMI en relación al programa propuesto por Argentina para incentivar el crecimiento y las reformas del mercado, al tiempo que manifestó que el Tesoro haría un atento seguimiento de los avances”, dice el texto.