“Nos robaron el asfalto”, dice el cartel que colgaron los vecinos de 47 y 154, en la localidad platense de San Carlos. Es que días previos a las elecciones primarias, personal de la Municipalidad de La Plata que responde al intendente Julio Garro comenzó a levantar el cemento dañado en las calles para reponerlo con nuevo material. Sin embargo, casi un año después, la situación sólo empeoró porque no se volvió a reparar y donde había asfalto hoy hay barro y piedras, situación que se repite en muchos barrios platenses.

La gestión de Luis Barbier en Obras Públicas genera muchas críticas fuera del cuadrado que delimita el casco fundacional, donde las lluvias de estos días han complicado a los platenses. En Melchor Romero, el martes pasado los frentistas se movilizaron a la Delegación Municipal sin tener respuestas concretas, mientras que ayer hicieron lo propio vecinos de Villa Elvira.

Según explicó Laura, vecina de Romero, el martes fueron cinco los barrios de esta localidad movilizados a la sede comunal “porque no se puede ni caminar”. En su barrio, para llegar al asfalto donde pasan los colectivos deben transitar diez cuadras, pero “es todo barro, no hay vereda. Hay un chico que vive enfrente de casa que los días de lluvia no puede salir. Es todo un desastre”.

Al igual que en San Carlos, el municipio de Garro dejó obras incompletas en Melchor Romero. “Pasó la máquina, tiró tierra colorada y dejaron todo así. Con la lluvia quedó la calle peor. Dejaron todo tirado así”, comentó Laura.

La situación en esta localidad no sólo la padecen los transeúntes, sino también los vehículos, viéndose implicado recientemente un colectivo del Servicio Penitenciario de la unidad penal de Melchor Romero, que terminó encajado al borde de una banquina, hecho que culminó con los detenidos siendo trasladados a pie hasta el penal y con la movilización del martes, luego de la cual recibieron una promesa de Darío Musto, concejal de Cambiemos y vecino romerense.

Musto es el mismo edil que en campaña se comprometió con los vecinos de Colonia Urquiza al arreglo de las calles, lo que tampoco sucedió. En esta localidad, al igual que en Lisandro Olmos, trabajan muchos productores frutihortícolas que, según detalla el portal Oeste Platense, “hace más de dos semanas no pueden sacar sus productos hasta la ruta”.

En Altos de San Lorenzo, vecinos informaron a Contexto que en la calle 132, de 80 a 82, ya no se puede transitar por la falta de arreglos y los colectivos que pasan. Tal es así que en la última semana un auto cayó a uno de los baches y tuvo que ser asistido por los propios habitantes del lugar. Mientras tanto, desde el Municipio siguen sin escuchar los reclamos, por lo que los frentistas no descartan realizar un corte a modo de protesta.

“No se hacen cargo de nada”, dijo Susana “Pocha” Camiño. “El delegado, que no sabemos bien quién es, nos dicen que no hay presupuesto. Pero esa calle es peligrosa en las condiciones que está”, agregó. La vecina de Altos de San Lorenzo detalló que “hay zonas muy deterioradas”, con basura, falta de alumbrado y daños, “con calles que nunca se inundaban y ahora sí: con el agua a mitad de la pierna”.

Con pozos de similares tamaños al vecino barrio de Altos de San Lorenzo, en Los Hornos los frentistas colocaron carteles señalizando los baches para que los conductores puedan verlos.