Por Pablo Pellegrino

Cinco minutos antes de la medianoche, la pantalla gigante de la Cámara de Diputados reflejaba la primera gran derrota parlamentaria del oficialismo: 133 votos afirmativos, 90 negativos y 4 abstenciones le dieron media sanción al proyecto que la oposición impulsó para frenar los tarifazos, retrotraerlos a niveles de noviembre de 2017 y acoplar los aumentos futuros al índice de variación salarial para los usuarios residenciales.

Más temprano, a la tarde, el oficialismo había logrado aprobar la denominada Ley de Financiamiento Productivo, que introduce sensibles reformas al mercado de capitales. También juntó los votos para aprobar la nueva Ley de Defensa de la Competencia.

Según los diputados de Cambiemos, ambas medidas son fundamentales para revertir la crisis financiera y cambiaria que vive el país desde hace dos semanas y que derivó en el reciente anuncio del presidente Mauricio Macri sobre las negociaciones entabladas luego de quince años con el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, para la oposición, las medidas apuntan a desregular los mercados y limitar las facultades de control e intervención a la Comisión Nacional de Valores.

Mientras en el Congreso se debatían los proyectos y el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, negociaba en Washington con las autoridades del FMI, el dólar volvía a registrar una suba. A pesar de que el Banco Central intervino a través de la venta de contratos de dólar futuro, la divisa trepó 19 centavos y cerró la jornada en 23,13 pesos.

Rechazo opositor unánime

“Le venimos a decir al gobierno que se le fue la mano con el tarifazo, que tiene que parar”, dijo el presidente del bloque FpV-PJ, Agustín Rossi, que pidió a la Administración de Mauricio Macri “desendeudarse e impulsar el consumo popular” para generar la reactivación económica.

“No sé por qué el gobierno sigue empeñado en hablar del déficit fiscal y no dice una sola palabra del déficit comercial, que yo creo que es muchísimo más gravoso que los problemas fiscales”, manifestó, y criticó: “del 28 al 40% pasó la tasa del Banco Central, que significan 140 mil millones de pesos anuales de intereses, y hablan de déficit fiscal”.

Por otro lado, se refirió a la vuelta del financiamiento del FMI y advirtió: “Nos quieren llevar a un camino que ya fracasó: van a endeudarse más, van a ajustar más y va a haber más recesión económica”. “Ya que tienen tantos reflejos, sería bueno que me nombren sólo un caso de un país que haya negociado un crédito stand by con el FMI y fue exitoso”, le dijo el diputado a los bloques oficialistas, que lo interrumpían a los gritos durante su alocución. “En el último partido del Mundial de Brasil, Rodrigo Palacio tiró el sombrerito y todos los futboleros dijeron ‘era por abajo’. En economía también es por abajo: métanle plata en el bolsillo a la gente, denle plata a los trabajadores, a los jubilados, a los pensionados, que con eso van a reactivar la economía”, concluyó.

“Ayer, escuchando al señor Cardarelli, que es la persona con la que seguramente está sentado ahora el ministro de Hacienda, dijo algo que me hizo reflexionar sobre lo que debatimos hoy: dijo que para el Fondo Monetario Internacional el ajuste tarifario se hizo más rápido de lo que ellos pensaban”, señaló Graciela Camaño, del bloque massista.

“Estamos ante un problema clave para el desarrollo del país. Todos sabemos que los países del mundo no utilizan la energía como un bien más del mercado, sino que lo utilizan como una de sus palancas de desarrollo o uno de sus elementos competitivos para industrializar sus países”, expresó su compañero de bancada, José Ignacio De Mendiguren.

Desde ese bloque se modificó uno de los artículos de la ley que establecía una rebaja del IVA del 21 al 10,5% para no generar cortocircuitos con los gobernadores, ya que esa recaudación es coparticipable y el voto de los senadores que responden a las provincias será fundamental para aprobar la medida.

“Esto no es demagógico, esto es para que lo compartamos y tratemos de encontrar alguna síntesis para que esto no pase. Demagogia es ir a un debate presidencial, decir que no va a haber tarifazo y después hacerlo”, manifestó Máximo Kirchner, y realizó un comentario “respecto de las pesadas herencias”. “Néstor Kirchner recibió el país de la mano del senador Duhalde. Era un senador que estaba a cargo del Ejecutivo porque muchos de los que están en frente habían huido, y el superávit energético que había era a costa de 25% de desocupación en una Argentina que se había caído y que lo único que hacía era exportar gas barato a Chile”, dijo.

El exministro de economía Axel Kicillof afirmó que “lo que vinieron a hacer con las tarifas es cumplir el sueño de los que privatizaron los servicios públicos en los noventa”.

El proyecto ahora deberá ser debatido en la Cámara Alta, donde el oficialismo confía en su poder de presión para condicionar el voto de los senadores que responden a los gobernadores. Por las dudas, en el mismo momento en que se debatía el proyecto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó que el presidente vetará la normativa en caso de lograr la sanción definitiva.

Hacia la autorregulación de los mercados

“Parece mentira que con la situación que está atravesando el país, con la enorme inestabilidad que se está mostrando en los mercados, con la enorme incertidumbre que ha traído la política económica de este gobierno, hoy estemos festejando un proyecto que va a darle más desregulación al sector financiero, que es el que produjo los acontecimientos que estamos viviendo”, consideró Kicillof sobre la denominada Ley de Financiamiento Productivo que el oficialismo logró aprobar. “Parece mentira que sea una ley que permite que las hipotecas, como pasó en Estados Unidos, tengan un mercado secundario que permita menos control y autorregulación de los mercados”, completó. También recordó que “justificaron en todos lados que se les pagaba a los fondos buitre para no volver al Fondo Monetario Internacional. Mintieron de nuevo: les pagaron a los buitre, no vinieron las inversiones y ahí está el gobierno volviendo al FMI”, y concluyó: “Esto no se soluciona corriendo a Washington, se soluciona sentándose con las pymes, se soluciona hablando con las economías del interior, se soluciona mejorando la vida a los jubilados y a los laburantes”.

Uno de los encargados de defender la medida impulsada por Cambiemos fue el diputado Eduardo Amadeo, quien definió la propuesta como “una de las más trascendentes que han pasado por este Congreso en los últimos años”. “Los últimos dos años han mostrado cómo estos capitales han despertado luego de un largo letargo”, dijo el legislador oficialista, y afirmó: “A menos que cambiemos las condiciones básicas de funcionamiento de este mercado, el destino de las pymes será el de ser clientes permanentes de las cuevas y no tener ningún proyecto largo de inversión”.