Se agrava la situación por la falta de pagos a los miles de profesionales de la salud de la provincia que siguen sin cobrar sus sueldos, en algunos casos con deudas de hasta siete meses. La delicada situación llevó a que trabajadores, afiliados y organizaciones se reunieran en la sede central de la obra social, en el centro platense, para realizar un abrazo simbólico y una jornada de protesta enfocada de manera directa a la cúpula de autoridades del organismo.

Acompañantes terapéuticas, psicólogos y profesionales de diversas áreas de salud se presentaron ayer en las puertas de la sede de calle 7 entre 41 y 42 para volver a hacer visible el reclamo, que, según argumentos oficiales, se debió a problemas con “el nuevo sistema de liquidaciones”. Allí, empapelaron las puertas de entrada, donde apuntaron contra Diego Pellegrini y Alejandro Baldasarre, ambos titulares de diferentes direcciones de IOMA.

“La situación es grave. Tenemos compañeras a quienes les han sacado el medidor porque no pueden pagar la luz. Las excusas son muy tontas, nos dicen que ‘el sistema no funciona’ o que ‘la gente no está capacitada aun para operarlo’. Nosotros no creemos que sea ese el problema, sino que directamente no hay intención de pagar a los trabajadores”, dijo a Contexto Mayra Aguilar, acompañante terapéutica que trabaja con un chico de escuela primaria que padece TGD.

“tenemos compañeras a quienes les han sacado el medidor porque no pueden pagar la luz. Las excusas son muy tontas, nos dicen que ‘el sistema no funciona’ o que ‘la gente no está capacitada aun para operarlo’”.

“Están vulnerando el derecho del afiliado, porque ellos son los que pagan y nosotros no podemos suspender la prestación de un día para el otro porque esto requiere un seguimiento y un trabajo profundo”, dijo Aguilar.

Por otra parte, la acompañante terapéutica Marisol Salvador dijo a Contexto: “Buscamos miles de recursos, mesas de diálogo, advertencias. Pero ante la falta de respuestas y que nadie se haga cargo, lo único que nos queda es tomar estas medidas. Imaginate que trabajamos en pos del afiliado y pasamos meses sin pagar. Es un desgaste constante”.

Aguilar remarcó que, en otras oportunidades, los trabajadores recibieron “aprietes” por parte de autoridades y que una colega había sido amenazada por el propio titular de la obra social, Jonathan Coch, quien había advertido que si seguía protestando “no iba a cobrar más y sería echada”. La situación se replicó ayer mismo durante la actividad, donde Aguilar fue abordada por uno de los asesores de presidencia, Demián Martínez Naya, quien afirmó que “los sueldos ya estaban” y, ante cualquier caso de sueldo sin depositar, pidió “que me digan quiénes y cuántos  son, junten los números de CUIL y se me los dan”.

“No es un problema mío o de unos pocos, somos cientos que estamos en esta situación. Yo misma estoy sin cobrar. No pasa porque nosotros hagamos una lista ahora como si fuera un problema aislado”, dijo Aguilar.

Martínez Naya se retiró sin creerle e incluso apuntó contra la protesta: “Hagan política con otra cosa, chicos, no con esto”. Vale recordar que Martínez Naya es uno de los principales referentes juveniles de la militancia del PRO y fue el mismo que, durante una marcha opositora a Cristina Fernández de Kirchner en 2013, fue agredido por personas que lo “había confundido con un infiltrado K”.

Este conflicto es el mismo que, semanas atrás, llevó a que una empleada se encadene en las puertas de la Gobernación provincial como modo de protesta contra la falta de respuestas, y, tras una reunión mantenida ese mismo día, la gestión de Vidal confirmó que “no se le va a pagar a ningún prestador”.