Los trabajadores del Astillero Río Santiago harán una movilización a la Gobernación este viernes al mediodía, en rechazo a los despidos de los nueve gerentes que hicieron las nuevas autoridades designadas por Vidal y para reclamar inversiones que permitan la continuación de las obras. En principio habían previsto movilizarse ayer, pero tras una asamblea realizada por la mañana decidieron hacerlo hoy.

El conflicto se recrudeció tras la decisión de la gobernadora de suplantar por decreto al presidente Gabriel Curto por Daniel Capdevilla, exfuncionario del Ministerio de Modernización y tercer presidente durante la gestión Cambiemos. Ni bien asumió, Capdevilla despidió a nueve de los once gerentes, muchos de los cuales tenían carrera en la reconocida fábrica ensenadense.

Estos cambios son leídos por los trabajadores como una “intervención” y temen que se extiendan a las plantas de empleados, que en total son más de 3.000.

VIDEO: El mensaje de los trabajadores tras la intervención decretada por el gobierno.

La situación de incertidumbre se enmarca en los atrasos del gobierno de Vidal para otorgar las líneas de crédito del Banco Provincia, que perjudican las condiciones de trabajo e impiden la continuación en las obras de refacción y construcción de los buques, mientras el gobierno nacional importa lanchas de instrucción para la Armada. Esto hace que el funcionamiento del astillero sea “parcial”, señalaron los trabajadores.

“Movilizamos porque no permitimos una intervención, contra los despidos, por la reactivación inmediata de las obras y por la apertura de paritarias, que la gobernadora mantiene cerrada”, sintetizó a Contexto Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada.

“Movilizamos porque no permitimos una intervención, contra los despidos, por la reactivación inmediata de las obras y por la apertura de paritarias”

En los contactos que el gremio tuvo en los últimos días con las autoridades del astillero, no hubo garantías en cuanto a la continuación de los puestos de trabajo. “Les pedimos por escrito que en un acta nos firmen que no va a haber despidos y que se va a respetar el convenio colectivo de trabajo. Pedimos que se reactive el astillero y se destraben los fondos para continuar las obras comenzadas, porque el astillero está cada vez peor”, afirmó Banegas.

En medio de la tensión que se vivió en la fábrica a lo largo de esta semana, los astilleros recibieron el apoyo de los bloques de diputados bonaerenses y nacionales de Unidad Ciudadana-FpV-PJ. El martes, en un encuentro realizado en Ensenada, también recibieron el respaldo de gremios de la región de La Plata, de concejales de La Plata, Berisso y Ensenada, y de agrupaciones políticas y sociales y vecinos de la zona.