“Esta carta es repetida” inicia y anuncia la exhaustiva carta pública redactada por Fernando Esteche desde el penal de Marcos Paz, donde se encuentra detenido, publicada luego de que la Cámara de Casación rechazara el pedido de excarcelación. El doctor en Comunicación, acusado de encubrir a los iraníes investigados por el atentado a la AMIA a través de la firma del Memorándum de entendimiento con Irán, realizó un descargo público que revela las debilidades de los procedimientos judiciales, expone los intereses políticos detrás y expande su caso a una instancia histórica que precisamente sugiere repetirse. “La escribió muchas veces, pero esta vez sentía que debía dejar asentado el marco de la situación”, comentó su hija Juliana Esteche.

Luego de preguntar “¿qué es lo que están haciendo conmigo?” apuntó sin rodeos al juez Bonadio y reconstruyó su historial: “Fue el juez que fue denunciado acusado por Nisman a causa de las amenazas que el fiscal había recibido. Bonadio era el segundo de Corach cuando se produjo el atentado terrorista de AMIA y su encubrimiento. Bonadio fue quien descargó certeros disparos contra la cabeza de unos chicos que se escapaban luego de robarle el pasacasete del auto, lo que se trató simplemente de la singular noción de justicia de un juez en una nación que no acepta la pena de muerte. Bonadio fue quien finalmente reabre la denuncia de Nisman, que ya había sido desestimada en dos instancias…”.

Acto seguido, y tras aclarar que “una política de Estado no es judicializable”, señaló su rol de “preso fácil” y chivo expiatorio: “En esta causa lo que se juzga es el Memorándum de entendimiento con Irán. Ciento setenta diputados y senadores son los que votaron a favor del mismo. Sin embargo, nunca se puso en vigencia. Ninguna de las elucubraciones hechas en la denuncia de Nisman se concretó. No creció el intercambio comercial. No se traficó uranio. No se cayeron las alertas de Interpol”.

En comunicación con Contexto, su hija coincide: “Lo que planteamos es que la sociedad no puede tolerar que no haya un preso en una causa tan mediatizada. Sería muy grave para esos medios y poderes. Y como dice él, mi padre es un preso fácil: por su perfil, porque tiene otras causas”.

La carta lo explicita: “Además de un preso fácil, soy un preso necesario […] Alguien tiene que ir preso, no importa mucho por qué ni tampoco importan en esta cuasi democracia regia los procedimientos”.

Fernando Esteche: “Además de un preso fácil, soy un preso necesario […] Alguien tiene que ir preso, no importa mucho por qué ni tampoco importan en esta cuasi democracia regia los procedimientos”.

Tras enumerar detalladamente pormenores de la causa, apuntó contra la negativa a la excarcelación: “El argumento por el cual se me mantiene detenido sin juicio ni condena es, justamente, el peligro de fuga y una condena anterior […] Se unificaron en una pena única las acusaciones por los vidrios rotos de un local partidario de Sobisch, luego que este mandara a fusilar maestros, y por los incidentes producidos durante una manifestación contra el FMI. Son condenas políticas y el Código Penal es claro al respecto de que no hay reincidencia cuando las condenas son de carácter político (título VIII, art. 50, párrafo 3)”.

Al respecto se pronunció el Foro por la Democracia y la Libertad de lxs Presxs Políticxs: “Justamente la conducta de Fernando Esteche a lo largo del proceso, y de otros procesos judiciales, desvirtúa esa presunción, estando siempre a derecho, presentándose ante los distintos requerimientos judiciales. Incluso al dictarse su detención en diciembre pasado, conocida a través de los medios de comunicación, Fernando Esteche se presentó de forma espontánea a una comisaría”. Y en un extenso comunicado aclararon que el docente “nunca fue funcionario de ningún gobierno”.

“Nosotros siempre le llevamos los diarios y hablamos de lo que ocurre a nivel nacional”, cuenta Juliana Esteche. “Desde la primera visita que solemos tener nos pregunta cuánto sale un café. Todas la veces. Esas es su medida para saber cómo aumenta todo. Y estas últimas semanas fueron las más brutales y terribles”. Posiblemente ello inspiró al detenido a ampliar el espectro de su descargo y remarcar “un país sumergido en la fascinación revanchista” y “al borde de la carestía, con retracción económica, despidos, baja de salarios, se secuestra la República, se violan los procedimientos, se acotan las libertades”.

Sobre el final, Esteche proclama: “He estado estos meses resistiéndome a la escritura para que por ella no se me escapara mi desánimo, mi impotencia, porque en última instancia soy sobre todo un militante político. Este caso que aquí expuse se trata de mí. Pero principalmente se trata de NOSOTROS, de las mujeres y los hombres de nuestro pueblo”.

Respecto al ánimo, su hija confesó que “es un golpe para cada uno de nosotros, porque lo más probable es que deba esperar el juicio en la cárcel”. Pero remarcó el temple y la capacidad de resistir de su padre así como de aquellos que adhieren con actividades.

Esta tarde, el Foro por la Libertad de lxs Presxs Políticxs realizará una charla a las 18 hs en el Edificio Karakachof de la UNLP (48 e/ 6 y 7, aula 205) con la presencia de Eugenio Zaffaroni y Graciana Peñafort.