Tras la aparición de un nido de ratas en un cargamento de frutas destinado a un comedor escolar en Lanús, la comunidad educativa volvió a poner sobre la mesa la delicada situación de precariedad en Niñez surgida a partir de las diferentes intervenciones de la gestión de María Eugenia Vidal. Entre otros puntos, las políticas de la gobernadora municipalizaron el servicio de distribución de alimentos (hecho que, además de generar serios problemas en los recursos y condiciones de distribución, es denunciado como un negocio para favorecer empresas afines).

“Lanús fue distrito piloto en la municipalización de servicios. Nosotros nos opusimos siempre porque consideramos que reducir la cantidad de actores del Estado en el funcionamiento no iba a garantizar mayor calidad. Nos parecía importante que la responsabilidad permaneciera en la provincia de Buenos Aires, ya que descentralizar el servicio atentaba contra la jerarquía de un tema tan delicado”, dijo a Contexto la referente de SUTEBA de Lanús, Liliana Rossi.

Liliana tossi: “Nos parecía importante que la responsabilidad permaneciera en la Provincia de Buenos AIRES, ya que descentralizar el servicio atentaba contra la jerarquía de un tema tan delicado”.

La dirigente remarcó que desde su sector venían denunciando reiterados casos de alimentos en mal estado, similares a lo ocurrido esta semana en la Escuela Nº 72 de ese distrito bonaerense. Desde SUTEBA, ATE y UPCN denunciaron a la empresa Proveer, encargada de entregar los alimentos y desde hace un tiempo contratada por el gobierno municipal.

“Desde la gestión de Néstor Grindetti intentan minimizar la situación, como si esto fuera un hecho aislado, que tenemos ‘malas intenciones’. La situación social desmejoró mucho, hay más demanda que antes en los comedores escolares, en las barriadas más populares de la zona”, agregó Rossi.

En el caso de la ciudad de La Plata, la municipalización del servicio alimentario se combina con otras serias deficiencias en Niñez que la gestión provincial no atiende. Tal es el caso de la falta de fondos para varias instituciones infantiles y sociales, que el mes pasado llamaron a declarar la Emergencia en Niñez, en torno a lo que definen como una “crisis en el Sistema de Protección y Promoción de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (Ley N° 13.298)”. Por su parte, la autoridad a cargo de la Dirección Provincial de Niñez y Adolescencia, Pilar Molina, no ha dado respuesta satisfactoria.

Las principales consecuencias de esta tendencia se han visto en los programas vigentes en diferentes espacios de trabajo con infancias y juventudes en contextos de calle y vulneración de derechos, tal como sucedió con las becas para los Centros de Día (CTD), ubicados en puntos estratégicos de la ciudad. Según había explicado el referente de un CTD de La Plata, Gonzalo Agüero, las bajas responden a un traslado de Provincia a la órbita municipal que esconde un “plan de precarización y reducción de recursos”.

“Estamos muy preocupados por el recorte en las becas. En algunos lugares el recorte es total y en otros es parcial, y en muchos casos eso quedó circunscrito al color partidario de ese municipio. A muchos les ha llegado un telegrama de que no recibirán más becas a la altura de julio y a otros les han dejado de pagar directamente sin dar ninguna respuesta”, dijo a Contexto la delegada de ATE en el sector Niñez, María José Cano.

María José cano: “A muchos les ha llegado un telegrama de que no recibirán más becas a la altura de julio y a otros les han dejado de pagar directamente sin dar ninguna respuesta”.

El conflicto en La Plata se replica en la zona oeste del Conurbano, donde trabajadores y trabajadoras del sector denunciaron que la gestión de Molina no paga los sueldos desde diciembre del año pasado. “A comienzos de la gestión de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, y específicamente en el organismo encabezado por la licenciada Pilar Molina, nuestra práctica cotidiana se ha visto afectada debido a una serie de recortes que nos imposibilitaron la continuidad de dos proyectos concretos, por un lado, el Centro de Día en la sede de Haedo y por el otro la Casa de Noche para pibes y pibas con experiencia de vida en calle en Morón”, denunciaron desde el gremio.

A través de un comunicado, remarcaron: “Desde enero los pagos correspondientes a esos dos proyectos conveniados aun no han sido pagados, esto sucede con más de 200 organizaciones y centros comunitarios de toda la provincia. Aun así, el Organismo Provincial de Niñez sostiene una dinámica de control y exigencia sobre nuestras tareas sin contemplar el desfinanciamiento y la precarización que atravesamos ante esta falta de recursos”.