Por Pablo Pellegrino

La crisis cambiaria y financiera no le da tregua al gobierno de Mauricio Macri. Ese martes, el dólar volvió a dispararse tocando picos cercanos a los 24 pesos, pero cerró la jornada en 22,90, luego de que el propio presidente anunciara que el gobierno negocia “una línea de apoyo financiero”, luego de trece años sin recurrir al organismo internacional.

“Frente a esta nueva situación internacional, y de manera preventiva, he decidido iniciar conversaciones con el FMI para que nos otorgue una línea de apoyo financiero. Hace minutos hablé con Christine Lagarde, su directora. Nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo a trabajar en un acuerdo”, fue el mensaje presidencial que calmó, momentáneamente, la súbita escalada de la divisa.

martín pollera: “con un endeudamiento progresivo, te sometés a la volatilidad del mercado y ante la menor brisa se corta el financiamiento”.

De esta manera, el país vuelve a refrendar un acuerdo con el FMI desde que Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda en 2005 para no continuar con las condiciones que imponía el organismo en la política económica del país.

Después del presidente, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dio algunas precisiones más sobre la medida, aunque no dio detalles sobre el monto que se negocia ni sobre las condiciones que impondrá la entidad que conduce Lagarde. “Estamos lejísimo de tener una crisis, recurrimos a fondos extra de manera preventiva”, dijo el ministro, y agregó: “El FMI ha cambiado muchísimo en los últimos años, y fue fundamental en 2008 y 2009 ayudando a que los países puedan sobrellevar las crisis financieras”.

Cabe recordar que, mientras el peso se deprecia desde hace dos semanas frente a la divisa norteamericana, el próximo martes se vencen la mitad del stock de Lebac del BCRA, unos 600.000 millones de pesos. Si el dólar sube, el negocio para los especuladores se hace menos rentable, por eso Sturzenegger deberá ofrecer una tasa de interés lo suficientemente atractiva para que esos fondos no se dolaricen no menor al 40%.

“Hay que aclarar que cuando uno cambia de un modelo productivo a uno de valorización financiera se somete a las reglas de ese modelo que, con un endeudamiento progresivo. Te sometés a la volatilidad del mercado y ante la menor brisa, se corta el financiamiento”, dijo a Contexto el economista Martín Pollera, y consideró: “Hoy lo que sucede es eso: los tenedores de Lebac deciden reposicionarse en dólares y fugar las divisas”.

“Ante esa situación, el gobierno quemó las tres herramientas que tenía a mano, que eran subir las tasas, devaluar y sacrificar reservas. Había dos herramientas más: el dólar futuro, que no lo usaron porque lo judicializaron, y la burocratización para condicionar la salida de los capitales especulativos”, manifestó Pollera.

“Hoy se enfrentan a que tienen que echar mano al Fondo Monetario Internacional como prestamista de última instancia con las condiciones que él fije, que va a ser un ajuste mucho más progresivo”, agregó.

Por otro lado, el economista y exasesor de presidencia del Banco Central, Juan Valerdi, expresó a este medio que “la apuesta de Macri es quedar bien con los inversores externos diciendo ‘soy el alumno modelo’”, y explicó que el gobierno “adopta al veedor mundial más reconocido que es el FMI, y ‘porque voy a hacer un acuerdo con ese veedor y lo meto más que nunca dentro de mi sistema, me van a dar plata para que quede claro que tengo para pagar todos los vencimientos que haya en el futuro’”.

“Esto que dijo el presidente de que todos los países sufrieron y devaluaron no es cierto. Nosotros tenemos una serie de problemas que otros países no tienen: inflación, desequilibrios macroeconómicos, desempleo y problemas sociales en aumento”, dijo el economista, y añadió: “Ese acuerdo con el FMI no va a resolver la desconfianza. Si vos estás jodido y llamás a la ambulancia yo no creo que el vecino piense que vos estás cada día más fuerte porque el vecino te vino a ayudar”.

Ambos economistas coincidieron en que el macrismo “está pateando la pelota para adelante” pero sigue sin resolver la cuestión de fondo. “La cuestión de fondo es que las importaciones están desbocadas, entonces tenemos un saldo de balanza comercial deficitaria de 12.000 millones de dólares como mínimo, la inflación difícilmente baje y estará cerca del 25 o 30%, lo que los pone en una situación social y política complicada por las paritarias cerradas al 15%, y si le sumás que tenés absoluta libertad de movimiento de capitales y compra-venta de dólares, vas a tener más fuga todavía”, detalló en ese sentido Valerdi.

“Fuga descontrolada, balanza comercial deficitaria récord, mundo complicado, y socialmente estás complicado por la inflación, las paritarias y las tarifas, es muy difícil que un inversor extranjero diga que ahora ya se acomodó todo por estos anuncios”, continuó.

“El gobierno lo único que hace es tirar la pelota para adelante. La corrida no terminó ni con las palabras del presidente ni con la conferencia de Dujovne, y van a tener que dar otras señales”, agregó Pollera.

Finalmente, los economistas analizaron los elogios del ministro de Hacienda hacia el FMI durante la conferencia de prensa que brindó el martes a la tarde y los posibles condicionamientos que imponga el organismo en el acuerdo.

“Aunque la mona se vista de seda, mona queda”, graficó Pollera, y añadió: “El FMI sigue siendo el de siempre y sigue imponiendo sus condiciones para prestar dinero. Si uno presta atención a la conferencia de Dujovne cuando le preguntan si en el marco del acuerdo va a haber condiciones más firmes para el ajuste, evade constantemente el tema porque sabe que es así”.

Valerdi, por su parte, fue categórico: “Decir que el Fondo es bueno y que aprendió de sus errores es una expresión de deseos o una farsa. Esa posición da vergüenza ajena y no la cree nadie”.

juan valerdi: “Ese acuerdo con el FMI no va a resolver la desconfianza. Si vos estás jodido y llamás a la ambulancia yo no creo que el vecino piense que vos estás cada día más fuerte”.

Luego de conocerse la medida adoptada por el gobierno de Macri, el presidente del bloque de diputados FpV-PJ, Agustín Rossi, manifestó su “absoluto rechazo” y exigió que “cualquier acuerdo con el FMI, previo a su aprobación, sea discutido ampliamente en el Congreso de la Nación”.

También los diputados y senadores de Unidad Ciudadana de la provincia de Buenos Aires expresaron su repudio a las negociaciones con un documento en el que cuestionan el “grave retroceso” que implica ese canal de financiamiento. “Nuestro rechazo está fundamentado en la historia económica de la Argentina. Los acuerdos con el FMI siempre fueron perjudiciales para nuestro pueblo. Significaron recortes de sueldos, de jubilaciones, privatizaciones, despidos en el sector público y aumento de la pobreza en los argentinos, llevando al país a crisis económicas y sociales muy profundas”, expresaron.