Supertazón y ajuste: la receta preferida del “mercado”

Luego de la precipitada suba del precio del dólar, que el jueves llegó a 23 pesos, el equipo económico del macrismo anunció una batería de medidas que impactaron en la cotización de la divisa, que el viernes cerró en torno a los 22,30 pesos. Frente a las tasas del 40% y la aceleración del ajuste fiscal anunciada, el economista Juan Valerdi alertó que “en lugar de frenar la bola de nieve, le dieron más velocidad”.

263

Por Pablo Pellegrino

El Banco Central sorprendió el viernes al subir la Tasa de Política Monetaria en 675 puntos básicos, que llegó al 40% y logró que la divisa norteamericana se depreciara, alcanzando cotizaciones cercanas a los 22,30 pesos luego de haber superado el jueves la barrera de los 23. Además, la entidad monetaria decidió bajar del 30% al 10% la tenencia de dólares de las entidades financieras, que tienen tiempo hasta el lunes 7 para desprenderse del excedente.

Horas más tarde, los ministros de Hacienda y de Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, respectivamente, brindaron una conferencia de prensa en la que anunciaron una aceleración del ajuste en el gasto público y redujeron la meta del déficit fiscal al 2,7% frente al 3,2% que estaba previsto. También ratificaron la meta de 15% de inflación para 2018, difícil de alcanzar si se toma en cuenta que en los primeros tres meses del año ya se alcanzó la mitad de esa previsión y, según indican las principales consultoras, el mes de abril arrojará un avance de dos puntos porcentuales.

La reacción que generó la suba de tasas y la limitación a la tenencia de dólares de los bancos significó la primera baja luego de cinco ruedas desde el miércoles pasado en las que el BCRA intervino con 5 mil millones de dólares y corrigió tres veces la tasa, que en una semana subió 1.275 puntos básicos (o 12,75%).

“El momento crucial de esta discusión es el vencimiento de las Lebac el 15 de mayo”, dijo a Contexto el economista y asesor de Waba Network, Juan Valerdi, quien consideró que lo que se inició la semana pasada “no fue un error del Central, como dicen algunos economistas, sino que salió a cubrir a los amigos, igual que en 2001, cuando salió a vender hasta el último dólar para la retirada de los bancos y los grandes inversores”.

En este sentido, el economista sostuvo que “la llamada corrida no fue tal al principio, sino una salida de grandes inversores de Lebac, entre los cuales ya trascendió que estaba el JP Morgan, por ejemplo, que necesitaban que el Banco Central le cubriera la salida con la venta de dólares para que no se produzca una suba fuerte y le hiciera perder plata de su inversión”. “Si esos señores compraron las Lebac hace un año y les dieron el 27% de interés y estaban esperando el vencimiento del 15 y 16 de mayo, con la devaluación que hubo ya estaban hechos o perdían plata”, agregó.

La fecha crucial que señala Valerdi, cuando se vencen 600.000 millones de pesos de Lebac (casi 27.000 millones de dólares), es fundamental según el economista para ver cómo sigue la situación que se dio durante estas últimas dos semanas. “Lo que pase ese día respecto de cuánto le paga de tasa el BCRA a estos señores para que se queden y cuántos deciden quedarse”, dijo, y añadió: “Mientras tanto, hay que ir mirando qué pasa con el precio de las Lebac y cuánto es la tasa implícita que están pagando en el mercado secundario, porque eso te da una pauta de lo que van a pedir los tenedores ese día para quedarse en Lebac”.

Sobre la meta de inflación ratificada esta mañana por Dujovne en conferencia de prensa, manifestó que “a todas luces es mágico o ridículo pensar que se va a cumplir”, y advirtió que, cuando el ministro de Hacienda dijo que “no podemos vivir de prestados” como justificativo para acelerar el ajuste fiscal, “lo que quiso decir es que el mundo no nos quiere seguir prestando como hasta ahora”.

La acelerada demanda de dólares se suma, según el economista, en un momento en el que el país tendrá un déficit de la balanza comercial récord (más alto que los 8.000 millones de dólares del año pasado), los vencimientos de deuda, la acelerada fuga de capitales, el déficit por turismo y otros factores “que más que compensan lo que está tomando prestado en el mundo el gobierno, pero este año en particular aparentemente no nos van a prestar, con lo cual estamos en grandes problemas”.

Consultado sobre la tasa de política monetaria fijada la mañana del viernes por el Central del 40%, Valerdi fue lapidario: “Esto significa que nadie puede tomar una decisión de inversión y estar en su sano juicio”. “Tenés tasas de interés altísimas y encima anunciás un ajuste acelerado y una paritaria por debajo de la inflación que le hace perder poder adquisitivo al sector consumo de familia. Difícilmente sea un momento oportuno para invertir”.