El 4 de mayo de 2010, el expresidente argentino Néstor Kirchner se transformaba en el primer Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Ese espacio de integración regional se volvió clave para el fortalecimiento de las democracias regionales y para la defensa de la soberanía. Los intereses de la región fueron más fuertes que las diferencias existentes y los gobiernos pudieron trabajar juntos más allá de la diversidad ideológica (allí convivían mandatarios como Álvaro Uribe, de Colombia, y Sebastián Piñera, de Chile, con Hugo Chávez, de Venezuela, y Evo Morales, de Bolivia).

La UNASUR fue clave para frenar el golpe de Estado en Ecuador contra el presidente Rafael Correa, y para evitar una guerra entre Venezuela y Colombia. Desde ese espacio de integración también se fortaleció y se tomó como una causa regional el reclamo argentino por la soberanía de Malvinas.

Ocho años después, el actual mandatario argentino, Mauricio Macri, en claro alineamiento con los intereses de Estados Unidos en la región, junto a otros cinco gobiernos, decidió abandonar “momentáneamente” UNASUR y trabajar por la desintegración regional. Una decisión que va en línea con sus constantes ataques a Venezuela, su política de erosionar el MERCOSUR y el abandono de otro espacio de integración regional como es la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)

Contexto dialogó con el secretario de Política Internacional de La Cámpora, Pablo Vilas, sobre la importancia que tuvo Néstor Kirchner en su rol de secretario general de la UNASUR y el contraste con la actual política regional argentina.

“Denunciamos y repudiamos el vaciamiento que le quieren hacer a la Unasur. Con Mauricio Macri como presidente pro tempore, no generaron ni una reunión de directores de área”

Vilas recordó que “hace ocho años atrás, Néstor asumió como primer secretario general de la UNASUR. Con esa asunción, con esa designación, se iniciaba un proyecto político regional, un proyecto político de organización económica, social y cultural”.

“El mandato de Néstor en la Secretaría General de UNASUR debió, entre otras cosas, evitar un conflicto bélico entre Colombia y Venezuela y un golpe de Estado en Ecuador”, remarcó.

El dirigente sostuvo que “tal era la capacidad de Néstor como secretario general de la UNASUR, como presidente del Partido Justicialista y como diputado nacional que, esa misma noche, luego de ser designado, salió hacia la Cámara de Diputados de la Nación Argentina a votar por el matrimonio igualitario. Néstor estaba para el pensamiento geopolítico estratégico, pero también se hacía cargo de generar la ampliación de derechos para aquellos sectores postergados”.

Vilas señaló que “ocho años después, los sectores que denunciaban que la UNASUR era un espacio de las izquierdas para articular contra las instituciones son los que han decidido vaciar ese proceso de unidad. Una decisión que va contra las necesidades política que tiene la región en un mundo cambiante donde se está definiendo el futuro de la civilización. Un mundo en el que América Latina sólo puede defenderse como bloque”.

“El mandato de Néstor en la secretaría general de Unasur debió, entre otras cosas, evitar un conflicto bélico entre Colombia y Venezuela y un golpe de Estado en Ecuador”

“Denunciamos y repudiamos el vaciamiento que le quieren hacer a la UNASUR. Con Mauricio Macri como presidente pro tempore, no generaron ni una reunión de directores de área. Ahora, bajo la instrucción del vicepresidente norteamericano, Mike Pence, que le ordenó a seis naciones poner en jaque la UNASUR, intentan evitar que ese espacio se vuelva a organizar”, aseguró.

El secretario de Política Internacional de La Cámpora sostuvo que “recordar a Néstor como primer secretario político de la UNASUR es recordar un proyecto de nación. Un proyecto que retomaba la identidad suramericana. Es recordar cómo Argentina, integrada a Suramérica, formó parte protagónica del resurgimiento de los gobiernos populares en toda la región”.

“Hoy una estatua de Néstor les da la bienvenida a quienes llegan hasta la sede de UNASUR que se encuentra en Quito, Ecuador. Ese es un reconocimiento que le dieron los doce presidentes que integraban ese espacio y que, como decía Correa, lo consideraban un ‘hermano mayor’ o, como lo llamaba Evo, ‘el presidente de Suramérica’”, destacó el dirigente.

Vilas concluyó que “recordar a Néstor es construir y fortalecer ese sueño de la Unidad que ya no es tan sueño porque tenemos a UNASUR, tenemos organización y tenemos a Cristina, a Correa, a Evo, a Maduro y tantos otros compañeros y compañeras que demostraron que la lucha vale la pena y que nunca vamos dejar de pelear por construir esa Patria Grande”.