En medio del malestar social por los nuevos aumentos tarifarios, representantes de centros culturales de La Plata se presentaron ayer al mediodía en la puerta de la empresa distribuidora de energía EDELAP (5 y diag. 80), donde hicieron una intervención cultural y un bocinazo para expresar su rechazo al tarifazo aplicado por el gobierno nacional que pone en jaque el normal funcionamiento de estos espacios.

La actividad fue convocada por la Red Multicultural que integra a centros cuturales y clubes de la ciudad, que, junto a comercios, pymes y hogares de trabajadores, son los sectores más perjudicados por la suba de los servicios públicos. La iniciativa también fue organizada por el bloque de diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana, desde donde convocaron a la población a asistir a la audiencia pública contra el tarifazo que se llevará a cabo hoy a las 12 hs en la sede de La Bancaria (50 e/ 10 y 11).

En La Plata hay 120 centros culturales, con fuerte anclaje en los barrios. Ayer estuvieron presentes miembros del Jacarandá, La Vecindad, Olga Vázquez, Ojo Abierto, Casa Popular Hugo Bacci, entre otros.

En la esquina de diagonal 80 y 5, artistas, murgueros y malabaristas mostraban carteles con mensajes contra el tarifazo y bailaban, al tiempo que automovilistas hacían sonar sus bocinas porque, mientras se llevaba a cabo el reclamo, media ciudad de La Plata quedó sin luz durante la mañana por fallas técnicas de EDELAP. Esto provocó un mayor descontento de los platenses que pasaban, en medio de un caos de tránsito porque no funcionaban los semáforos.

Los referentes de los centros culturales señalaron que las boletas de luz del último mes llegaron con valores de entre 10.000 y 30.000 pesos, por lo que les resultan “impagables” y vuelven complejo el panorama para la continuación de los talleres, seminarios y demás actividades culturales y artísticas.

las boletas de luz del último mes llegaron con valores de entre 10.000 y 30.000 pesos, por lo que les resultan “impagables” y ponen en riesgo la continuidad de talleres, seminarios y otras actividades.

En el caso de la electricidad, desde que asumió Cambiemos los aumentos han sido del 1.490%; los del gas, del 1.297%; y del agua corriente, del 996%. Peajes (677%) y transporte (275%) completan el cuadro de aumentos que afectan el bolsillo.

desde que asumió Cambiemos, las tarifas de electricidad crecieron 1.490%; las del gas, un 1.297% ;y del agua corriente, 996%. los Peajes aumentaron 677% y el transporte 275%.

“El tarifazo es un atentando contra la cultura autogestiva. Nos manifestamos por los fuertes aumentos, que en nuestro caso, como somos espacios sin fines de lucro, autogestionados e independientes, vulneran y atentan contra el derecho al acceso a la cultura”, dijo a Contexto Nicolás Marota, del Espacio Cultural Juana Azurduy (63 e/ 20 y 21), donde la última boleta de luz fue de 10.000 pesos.

“Somos un lugar importante en el entramado social porque brindamos contención a la gente, al igual que los clubes de barrio y un montón de entidades de bien público que hoy no pueden pagar los servicios básicos; no estamos hablando del cable y de Internet. Así, se nos hace cada vez más difícil”, agregó Marota.

Los clubes y centros culturales piden una tarifa social que contemple su rol de inclusión y participación social. Para esto han establecido contactos con el bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara de Diputados bonaerense, que tiene en carpeta una serie de proyectos entre los que se encuentra uno dedicado a establecer un régimen tarifario específico para las entidades de bien público.

“Estos gobernantes no entienden que un centro cultural cumple un rol social y comunitario para educar a estudiantes y gente de la calle. Hoy están cerrando la cultura, pero nos queda la dignidad de salir a la calle en unidad entre los espacios culturales para decirles basta, y estos tipos de reclamos se van a repetir cada vez que hagan una canallada como esta”, afirmó a Contexto Oscar Yoma, representante de la Casa Zaragoza.

Los referentes de la cultura platense también subrayaron que los aumentos de gas, luz y agua que afectan las economías de los hogares implican que cada vez haya menos estudiantes y talleristas, debido a que “los primeros recortes que hacen las familias son por el lado de la cultura”.

En el plano político local, en 2015 el Concejo Deliberante de La Plata aprobó una ordenanza promovida por la entonces concejala Florencia Saintout que regulaba el funcionamiento de los centros culturales. Los clubes y espacios culturales denuncian que el intendente Julio Garro ha demorado la implementación de esta normativa y por lo tanto no están cobrando los subsidios correspondientes, lo cual complejiza aún más su situación.