“Un viernes y un sábado seguidos recibí tiroteos en la puerta de mi casa. En la semana siguiente recibí por Facebook llamados y charlas de una persona que me decía que tenía primeramente a Johana en una comisaría de La Plata, pero como yo estaba denunciando a los policías bonaerenses para que sean investigados, esta mujer me dijo que me calle la boca porque Johana la estaba pasando mal por culpa mía”, relató Marta Ramallo en la vereda de los Tribunales Federales, donde se encuentra la causa por la desaparición de su hija.

Estas llamadas se dan en un contexto en el que la comisión Buscamos a Johana y Marta están poniendo en el tapete el rol de la Policía, sobre todo de la Comisaria Novena, responsable de la zona donde la joven desapareció, por lo que consideran que las llamadas vienen por parte de las fuerzas de seguridad. “Lo voy a seguir denunciando: a la Policía la voy a seguir nombrando. No me van a hacer callar. A Johana la quiero viva como se la llevaron”, respondió Marta.

“Lo voy a seguir denunciando: a la policía la voy a seguir nombrando. No me van a hacer callar. A Johana la quiero viva como se la llevaron”

La madre de Johana detalló que le pidió “pruebas de vida” a la persona que la llamó pero que no respondió sino que la bloqueó en Facebook. El día lunes, en tanto, Marta volvió a recibir llamados, esta vez de un hombre, quien comenzó a agredirla. “Me dijo que me calle la boca. Que por culpa mía y de las denuncias que le estaba haciendo a la Bonaerense, ellos iban a perder su trabajo. Y si eso pasaba yo iba a perder la vida de mi hija”, contó.

Johana Ramallo fue vista por última vez el 26 de julio en 1 y 63, en la zona roja de La Plata. Desde ese momento, su madre encabeza la búsqueda rodeada por organizaciones feministas y de derechos humanos, quienes sostienen que la joven de veinticuatro años fue desaparecida para ser prostituida por una red de trata que opera en ese lugar, con complicidades policiales y políticas.

La madre de Johana destacó que el hombre que la llamó el lunes sabía que las amenazas anteriores habían sido denunciadas y también tenía detalles de la causa, por lo que Marta y las agrupaciones que la acompañan sospechan de una filtración tanto en la Policía como en la Justicia que investiga. “Hago responsable a la Policía bonaerense, a la fiscalía de Betina Lacki y a Direcciones Departamentales de Investigaciones (DDI)”, sostuvo Marta Ramallo, quien aseguró que “de los Tribunales Federales se está filtrando mucha información”.

Cabe recordar que el caso de la desaparición de Johana está siendo investigado como un presunto delito de trata en los Tribunales Federales tras haber estado cuatro meses en la Justicia bonaerense en manos de la cuestionada fiscal Betina Lacki. Hoy la causa está en manos del Juzgado Federal N° 1 a cargo de Ernesto Kreplak, y la investigación es llevada a cabo por el fiscal Hernán Schapiro, pero no hay avances concretos.

Marta aseguró que la causa “avanza pero muy lento” y solicitó a la Justicia que incorpore especialistas a la investigación. “Les pedí a Kreplak y a Schapiro que si la causa les pesa mucho sigamos sumando gente. Estoy esperando tener respuesta de ellos”, sostuvo.

Ante las constantes denuncias, la madre de Johana va a iniciar una huelga de hambre en las puertas de Tribunales Federales el día lunes, mientras que otros compañeros irán a hacer lo propio a Gobernación. “Me voy a encadenar el día lunes hasta que me atienda la gobernadora María Eugenia Vidal y hasta que se haga responsable de las amenazas y que desde los juzgados me manden la custodia necesaria, más que nada para mi nieta”, sostuvo Marta.