Por Pablo Pellegrino

“No hay posibilidad de encontrar una actividad rentable ni para exportar ni mucho menos para el mercado interno, porque este modelo solo contribuye a generar beneficios extraordinarios para los que manejan el sistema financiero: la banca privada multinacional y los fondos especulativos”, dijo el síndico del Banco Credicoop y presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos de La Plata, Ricardo Gil, quien dialogó con Contexto sobre la actualidad económica del país.

El dirigente sostuvo que “nunca va a haber confianza en este modelo especulativo” y que solo “un modelo de producción y agregado de valor” puede hacerlo. “En un país que aumentó su déficit comercial, que tiene demanda de dólares para cancelar su déficit comercial, y ven desde afuera la crisis que genera solamente la suba en los servicios que mata a todas las pymes. Es obvio que el tipo que viene acá viene solo para especular en el corto plazo”, dijo.

En una semana marcada por la voracidad del mercado financiero especulativo, atraído por los jugosos negocios propiciados por la economía de Macri, que motivó intervenciones del Banco Central en el mercado de cambios que en una semana se desprendió de más de 4 mil millones de dólares de reservas y en dos meses lleva gastados casi 7 mil millones, el presidente del IMFC analiza el peligro que esta política monetaria representa para el sector productivo, la economía de las familias y un sector que creció sensiblemente en los últimos años: el de los tomadores de créditos UVA.

-¿Cómo analiza la semana que ha tenido el Banco Central en su intento por frenar la suba del dólar?

-Esta actitud que toman desde el Banco Central para intentar controlar el dólar demuestra que ni siquiera ellos creen en lo que dicen: hablan de que el dólar iba a fijarlo el mercado y después hicieron una de las intervenciones más grandes en términos de divisas para controlar el precio. Sturzenegger se paró a la izquierda de Kicillof: ni cuando estuvo él se intervino con 1.500 millones de dólares en un día.

Acá hay una cuestión que es real: se da un contexto internacional donde el manejo de las tasas de Estados Unidos hace que las inversiones ante momentos inestables siempre vayan a títulos y monedas seguras, pero acá nunca se hizo nada para evitar esa situación. De hecho, se hizo al revés: las inversiones que tenemos son especulativas que ingresaron en el esquema de las Lebac, obviamente para hacer negocios en el corto plazo, y en el primer momento de inestabilidad nacional o internacional se salen.

-Además de la suba de los títulos norteaméricanos a diez años, ¿qué otras causas motivan la escasez de divisas y la gran demanda que se vio en los últimos días?

-Tenemos liquidación de exportaciones que son menores a las importaciones. Tenemos altísima compra de importaciones y el déficit de la balanza comercial que se genera se paga en dólares.

Casualmente, el día después de que pusieron 1.500 millones de dólares desde el Central, nos endeudamos por mil millones más. No tienen manera de hacer cerrar el déficit de divisas y no hay manera de que vengan inversores en este momento.

Nunca va a haber confianza en este modelo especulativo. Los países que son confiables económicamente son estables en el largo plazo con proyectos que garantizan esa estabilidad, y que indudablemente tienen que ser de producción y agregado de valor.

En un país que aumentó su déficit comercial, que tiene demanda de dólares para cancelar su déficit comercial, y ven desde afuera la crisis que genera solamente la suba en los servicios que mata a todas las pymes, es obvio que el tipo que viene acá viene solo para especular en el corto plazo.

No vienen ni siquiera empresas que pueden ponerle valor agregado a la producción agropecuaria, que es una ventaja comparativa que tenemos los argentinos pero que no alcanza para consolidar un país productivo.

-A todo esto se suman los intereses de ese sector agroexportador, golpeado por la sequía, que puja por una devaluación

-Ellos manejan las devaluaciones en función de sus intereses y de los planteos de negocios que hacen, no les gusta devaluar forzados por el mercado.

El otro día en una reunión, uno de los miembros de la AEA (Asociación Empresaria Argentina) le dijo a Dujovne: “Este no es tu gobierno: es nuestro gobierno”, según el diario La Nación. Ni siquiera los empresarios que los bancan confían en ellos.

-¿Es sostenible esta política en el mediano plazo?

Con lo único que se han sostenido es con endeudamiento, y los términos de ese endeudamiento están cambiando y se nos está encareciendo por la suba de tasas de Estados Unidos.

Hoy, ni la base monetaria ni las reservas alcanzan para cancelar las Lebac si las pasás a dólares.

-Además de la venta récord de reservas, el BCRA subió la tasa de política monetaria. ¿Cuál es el escenario que se puede esperar para los sectores productivos?

-Todo esto a lo único que contribuye es a generar beneficios extraordinarios para los que manejan el sistema financiero: la banca privada multinacional y los fondos especulativos. No hay posibilidad de ninguna actividad rentable ni para exportar ni mucho menos para el mercado interno. No hay negocio rentable que se financie y que te dé ganancia cargando el costo financiero. No hay viabilidad para negocios productivos.

-¿Y para las familias?

El ahorro de las familias argentinas se diluye cada vez más. Más del 50% de las familias llega a cancelar los gastos mensuales, incluso muchos se están financiando con toma de deuda, con tarjeta o pequeños créditos a corto plazo con altísimas tasas.

Hay una gran burbuja financiera pero también una gran burbuja inmobiliaria que se creó con el esquema de los créditos UVA. Hoy quien tomó un crédito hace un año o un año y medio debe más capital de lo que vale el bien que compró. Ni siquiera vendiendo la casa recupera lo que debe. Es increíble. Por eso ahora están armando un seguro de caución que lo va a generar y va a asumir el costo el mismo Estado.

Como dije antes, las medidas del gobierno siempre preservan los intereses del sistema financiero más poderoso.