A nueve meses de la desaparición de Johana Ramallo, el movimiento de mujeres de La Plata se movilizó por el centro de la ciudad acompañando a Marta, su madre, exigiendo a la Justicia, al intendente Julio Garro y la gobernadora María Eugenia Vidal que tomen cartas en el asunto y se hagan cargo de la búsqueda de la joven de veinticuatro años desaparecida desde julio pasado.

Así, miles de mujeres marcharon desde Plaza Moreno, frente a la Municipalidad, hasta Plaza San Martín, frente a Gobernación, para hacerle llegar el reclamo a Garro y a Vidal. Es que a pesar de las declaraciones del intendente de La Plata, quien afirmó haberse comunicado con la familia de Johana, Marta Ramallo nunca recibió ningún llamado. Mientras, la gobernadora sigue sin atender a los pedidos de audiencia de la madre de Johana, quien, al cumplirse ocho meses, montó una falsa audiencia en la Casa de gobierno.

En este marco, Marta Ramallo sostuvo que Vidal y Garro “no son personas normales: son personas que yo las declaro unos proxenetas más de la ciudad de La Plata. De la gobernadora como mujer esperaba otra cosa; yo esperaba que ella saliera y diera la cara, que me respondiera las preguntas que tenía para hacerle”.

“De la gobernadora como mujer esperaba otra cosa; yo esperaba que ella Saliera y diera la cara, que me respondiera las preguntas que tenía para hacerle”

Cabe recordar que Johana Ramallo fue vista por última vez el 26 de julio en 1 y 63, en la zona roja de La Plata. Desde ese momento, su madre encabeza la búsqueda rodeada por organizaciones feministas y de derechos humanos, quienes sostienen que la joven de veinticuatro años fue desaparecida para ser prostituida por una red de trata que opera en ese lugar, con complicidades policiales y políticas.

“Garro y Vidal tienen responsabilidad por la función pública que están ejerciendo. Particularmente, la gobernadora es la responsable de que exista una zona roja donde no solamente desapareció Johana, sino que ocurren otros delitos y hay otras mujeres que están en una situación de vulnerabilidad. La gobernadora debería intervenir”, dijo a Contexto Pía Garralda, abogada de la querella.

Para Garralda, si Johana fue secuestrada por una red de trata, “se da porque hay amparo del poder político y hay una zona liberada por la policía, y esa responsabilidad es de la Comisaría 9ª de La Plata, y no se la está investigando; si se cometen esos delitos es porque hay amparo policial, no existe otra manera”.

El caso de la desaparición de Johana está siendo investigado como un presunto delito de trata en los Tribunales Federales tras haber estado cuatro meses en la Justicia bonaerense en manos de la cuestionada fiscal Betina Lacki. Hoy la causa está en manos del Juzgado Federal N° 1 a cargo de Ernesto Kreplak, y la investigación es llevada a cabo por el fiscal Hernán Schapiro con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) de la Procuraduría General de la Nación. Sin embargo, tampoco hay avances concretos.

“La responsabilidad para nosotros es del Estado. Lamentablemente, a Johana le podrían haber pasado muchísimas cosas porque estaba en una situación de vulnerabilidad. Pero a nueve meses no existe ningún imputado, lo que da cuenta de una gran impunidad y que el poder político está involucrado”, consideró Garralda.

“La responsabilidad es del Estado. a Johana le podrían haber pasado muchísimas cosas porque estaba en una situación de vulnerabilidad. Pero a nueve meses no existe ningún imputado, lo que da cuenta de una gran impunidad y que el poder político está involucrado”

“La causa está avanzando, pero muy lentamente. Sabemos que no podemos esperar otra cosa de la Justicia que nos toca vivir hoy en nuestro país, así que salimos otra vez a marchar, a exigirle al Estado, a los jueces, a fiscales y a quienes nos gobiernan que se pongan la causa al hombro”, consideró Marta Ramallo, minutos antes de movilizarse, al tiempo que pidió respeto a su familia, sobre todo para la hija de Johana.

“Al intendente le digo que la vida nunca lo golpee como me golpeó hoy a mí, que ninguno se merece pasar por esto. Ni mucho menos Johana ni su hija, que con ocho años es una luchadora más. Yo no le voy a permitir que hagan de la causa de mi hija una política. Voy a ir contra todo y contra todos”, agregó Marta.

La movilización llegó a las puertas de Gobernación, donde se encendieron velas y se leyó un documento. “Debemos denunciar al sistema judicial y al juez que instruye la causa, Ernesto Kreplak, en particular, ya que mientras el expediente sigue en aumento, no vimos avances sustanciales para dar con Johana; que desde la inacción, la desprolijidad y la lentitud en el tratamiento muestra su carácter patriarcal y capitalista, donde una mujer en condiciones de vulnerabilidad social y material no es prioridad”, leyeron integrantes de las organizaciones de mujeres que acompañan a Marta Ramallo.

En el documento, además de criticar el rol de la Justicia y de las fuerzas de seguridad “dando vía libre a los negociados”, se hizo hincapié en las implicancias políticas: “El gobierno de Macri, de María Eugenia Vidal y Garro hace oídos sordos a nuestro grito de exigencia, por Johana y por todas las pibas desaparecidas y violentadas…”.

Por su parte, Marta agradeció el acompañamiento del movimiento de mujeres en la búsqueda de su hija. “Ya no digo mi Johana, digo nuestra Johana, porque ella ya es de todos”, concluyó.

Si sabés algo de Johana, comunicate con la línea 145 o al 221 15 611 88006.