Un despliegue de fuerzas policiales de la Bonaerense y de la Ciudad de Buenos Aires reprimieron una manifestación de más de cuatrocientos trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que cumplieron ayer tres meses de los casi trescientos despidos que llevó adelante el gobierno a finales de enero. Tras el avance policial con gases lacrimógenos y golpes, el gremio representado por ATE apuntó contra el titular del organismo, Javier Ibáñez (de quien se exige la renuncia), y advirtió que el plan de lucha continuaría contra lo que definen como un plan de traspaso de la ciencia y tecnología a manos privadas.

“Responsabilizamos al barrabrava Javier Ibáñez y al presidente Macri por cualquier agresión física y por la integridad de los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial. Lo único que estábamos haciendo es una manifestación pacífica al cumplirse tres meses de los despidos sin ninguna reincorporación. Esto es lo que quieren, a los trabajadores en la calle y la policía reprimiendo”, sostuvo la delegada de ATE-INTI, Yamila Mathon, que contó que fue una de las agredidas por los efectivos y cuya voz se difundió por múltiples canales de comunicación en un audio enviado ayer en el instante mismo de la represión.

“Responsabilizamos al barrabrava Javier Ibáñez y al presidente Macri por cualquier agresión física y por la integridad de los trabajadores. Lo único que estábamos haciendo es una manifestación pacífica al cumplirse tres meses de los despidos”

En diálogo con Contexto, Mathon explicó que el INTI se presenta como un área estratégica ya que, como órgano descentralizado, puede facturar trabajos y “generar ingresos que por su alto nivel de rentabilidad tienen mucho interés para el sector privado”.

“El INTI es un sector fértil porque su trabajo tiene que ver con controles de certificaciones y calidad, donde grandes laboratorios privados desearían poseer ese sector y hacer lo que hacía el Estado, con todos los riesgos que ello implica para el común de la sociedad”, dijo la delegada.

Antes de manifestarse sobre Avenida General Paz, los trabajadores realizaron una asamblea para discutir el plan de lucha no sólo en referencia a los despidos provocados hace tres meses sino al fracaso de la mesa de negociación desarrollada durante los últimos cuarenta días, que no concretó ni una reincorporación.

En tanto, desde la representación gremial adelantaron que el plan de lucha continuará la semana próxima con 48 horas de acampe frente a la sede del INTI que culminará el viernes con una caravana. A su vez, la semana siguiente se repetirá el acampe por 72 horas, esta vez en acompañamiento de organizaciones sociales, representantes de bloques políticos diversos y delegaciones de trabajadores despedidos en conflictos similares, como Fanazul, Hospital Posadas, Río Turbio, entre otros.

Cabe recordar que el actual titular del INTI, Javier Ibáñez, quedó comprometido ante la opinión pública al viralizarse en los medios un video donde se lo ve junto a barrabravas del club Atlanta, en plena pelea con hinchas de Chacarita en 2012. En ese entonces, Ibáñez se desempeñaba como jefe de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), organismo del Gobierno de la Ciudad que regula las habilitaciones y permisos de los locales comerciales de la ciudad, además de controlar las obras en construcción y la higiene alimentaria en establecimientos y en la vía pública.