Desde la mañana, panaderos bonaerenses regalarán unos 5 mil kilos de pan en la Plaza del Congreso como medida de protesta contra los tarifazos en los servicios públicos y los aumentos indiscriminados de las materias primas. A pocos metros, dentro del recinto, legisladores de la oposición buscarán nuevamente conseguir quorum para discutir los distintos proyectos que buscan disminuir el impacto de las subas.

En La Plata, en tanto, a las 15:30 hs tendrá lugar una conferencia de prensa de Unidad Ciudadana con la presencia de las presidentas de los bloques de Senadores y Diputados, Teresa García y Florencia Saintout, respectivamente. Será en la Legislatura (51 e/ 7 y 8) y tendrá como objetivo pedirle a Cambiemos una sesión especial por las tarifas.

“muchísimas panaderías están cerrando y hay colegas que están empezando a despedir gente porque es imposible mantenerla”

“La gente viene con veinte pesos en la mano a comprar a la panadería, y si venías con esa plata hace unos meses te llenaba la bolsa, hoy no te puedo dar más de un cuarto y mañana no van a llenar nada, y no queremos llegar a eso”, dijo a Contexto el presidente del Centro de Industriales Panaderos del Oeste (CIPDO), Rodolfo Silva, para graficar la situación que atraviesa el sector ante la caída de las ventas, el aumento de tarifas y la suba en los precios de las materias primas.

La protesta, de idénticas características al “verdurazo” que realizaron los pequeños productores agropecuarios, busca visibilizar la delicada situación en que se encuentra el sector, el cierre de comercios y los despidos forzados por el mal desempeño de las ventas.

“La protesta es clara: el aumento de las tarifas que las panaderías de barrio no pueden soportar, el aumento indiscriminado de la harina que se dio la semana pasada y el que va a venir la semana que viene, y la caída de las ventas –que se ubica entre un 40 y 50% en distintos productos de panadería– nos obligan a hacer algo ante la falta de soluciones”, sostuvo Silva, y agregó: “Es el momento de que empiecen a ayudar a las pymes para seguir generando trabajo”.

El presidente del CIPDO aseguró que “muchísimas panaderías están cerrando y hay colegas que están empezando a despedir gente porque es imposible mantenerla”, y añadió que en Argentina hay más de 40 mil panaderías que, “si empiezan a despedir trabajadores, en no más de uno o dos meses vamos a tener miles de personas en la calle”.

El dirigente explicó que, además de la harina, todos los costos de las materias primas se dispararon en las últimas semanas y, sumado a los tarifazos, la situación se hace insostenible.

“El huevo, en febrero salía 450 pesos y hoy está a 900; el azúcar estaba 550 o 600 pesos y hoy está en 850 o 900; todo lo que es la papelería que se utiliza sigue subiendo”, enumeró Silva, y resumió: “Son un montón de detalles que se suman y te van marcando que no se puede más”.

De la protesta del miércoles participarán los empresarios asociados a la entidad que preside Silva, que nuclea a panaderos de diversas ciudades del oeste del Conurbano, aunque también adelantaron que se sumarán comercios de La Matanza, Merlo, Lanús, Avellaneda, Almirante Brown, del Partido de la Costa, entre otros.

El lunes, el presidente Mauricio Macri emitió un mensaje para los argentinos desde Vaca Muerta, la reserva energética más importante del país, en el que pidió a los gobernadores e intendentes municipales que eliminen los impuestos que pesan sobre los servicios públicos para disminuir el costo que pagan los usuarios. Sin embargo, además de configurar una estrategia absolutamente nociva para los distintos escalafones del Estado por la baja que implicaría en la recaudación tributaria, significa un porcentaje irrisorio al lado de los aumentos que se produjeron en dos años y, particularmente, en las últimas semanas.

La primera en acatar el pedido fue la provincia de Buenos Aires. La medida fue anunciada por la gobernadora María Eugenia Vidal en conferencia de prensa y representa una quita del 15% del impuesto sobre las facturas eléctricas y de entre el 6 y el 7% en las de gas y agua. Luego del anuncio, diversos sectores de la oposición alertaron que la eliminación de esos tributos son insuficientes y que en algunos casos representan descuentos de diez pesos.

“El huevo en febrero salía 450 pesos y hoy está a 900; el azúcar estaba 550 o 600 pesos y hoy está en 850 o 900; todo lo que es la papelería que se utiliza sigue subiendo”

En el mismo sentido están trabajando los legisladores de Cambiemos que, según adelantó el martes el portal Infobae, elaboraron un proyecto para derogar los impuestos internos en las facturas de servicios públicos que busca enfrentar los diversos proyectos que presentó la oposición que, según el caso, buscan suspender los aumentos, atarlos al nivel de incremento salarial promedio o retrotraer las tarifas a los costos de 2017.

Desde la oposición buscarán nuevamente conseguir el quorum para dar tratamiento a las distintas iniciativas, intento que la semana pasada se vio frustrado por falta de un solo legislador.

Los curas analizaron los tarifazos

En tanto, un grupo de senadores bonaerenses de Unidad Ciudadana se reunió con un grupo de Curas en la Opción por los Pobres para “analizar el impacto real” que tendrá la rebaja de los impuestos que prometió la gobernadora.

“Vinimos a interiorizarnos sobre las preocupaciones que recogen los curas en los barrios, sobre todo del tema tarifas, y analizar con ellos cómo esto afecta a las familias”, dijo Teresa García, jefa de la bancada.

“Lo que observamos es que de a poco los bonaerenses van teniendo que elegir no sólo si pueden hacer una salida en familia, sino entre comprar zapatillas a sus hijos, pagar un servicio o qué se puede comprar para la cena”, agregó.

Tarifazos: le piden a Vidal una sesión especial en Diputados y no “cortinas de humo”