Por Pablo Pellegrino

Mientras fuera del Congreso cientos de personas hicieron hasta dos cuadras de cola para recibir la bolsa de pan que como medida de protesta regalaban los comerciantes asociados del Centro de Industriales Panaderos del Oeste (Cipdo), dentro del recinto los diputados del oficialismo bajaron a la sesión para impedir el tratamiento de todos los proyectos que la oposición había presentado para disminuir el impacto del tarifazo en todo el país.

A las 11:15 hs, el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, anunció que se había reunido el quorum necesario para realizar la sesión especial que todas las fuerzas de la oposición no habían logrado reunir la semana anterior.

A diferencia del miércoles pasado, el bloque Cambiemos bajó al recinto pero no para debatir sobre los proyectos sino para impedir que se les diera tratamiento sobre tablas, ya que, como no habían sido trabajados en comisión, necesitaban el voto de dos tercios de los legisladores presentes.

La sesión se extendió por seis horas, en las que casi treinta proyectos fueron rechazados por el voto negativo del oficialismo, que pronunció encendidos discursos contra el gobierno anterior y el régimen de subsidios a las tarifas de servicios públicos que se aplicó hasta 2015.

Más temprano, en la provincia de Santa Fe, el presidente Mauricio Macri ratificó el rumbo del gobierno en materia tarifaria y aseguró que “lamentablemente, no hay otra salida”, al tiempo que destacó que gracias a la suba de los servicios públicos “las empresas distribuidoras están invirtiendo como no lo hacían desde hace muchos años”.

Los proyectos que se presentaron tuvieron diversas aristas y objetivos: algunos proponían retrotraer las tarifas a niveles del año pasado, congelarlas hasta el año que viene, acoplar los aumentos a los márgenes de incrementos salariales promedio, establecer regímenes diferenciados para pymes, cooperativas y fábricas recuperadas, congelar o anular los aumentos de precio en la garrafa de gas licuado del petróleo, entre otros. Ninguno reunió los votos requeridos para su tratamiento.

“Los medios afines decían hoy que el gobierno aseguró el quorum en la sesión: mentira, vinieron acá para bloquear los proyectos porque ya había quorum, vinieron otra vez a piquetear contra la gente como lo hacen todo el tiempo”, le reprochó a la bancada oficialista el diputado Axel Kicillof, al momento de hacer uso de la palabra por el proyecto que presentó para crear un régimen diferencial para fábricas recuperadas y cooperativas.

“Los medios afines decían hoy que el gobierno aseguró el quorum en la sesión: mentira, vinieron acá para bloquear los proyectos porque ya había quorum, vinieron otra vez a piquetear contra la gente”

“El primer paso para la incomprensión de este problema que generó el gobierno fue probablemente la enorme e infame estafa electoral que lo llevó a ser presidente, cuando prometió a troche y moche que no iba a haber tarifazo”, sostuvo el exministro de economía. Y aseguró que “Macri mintió, y eso es lo que estamos viviendo hoy: miles de engaños y mentiras con los que le hacen creer a la gente que el tarifazo era imprescindible, inexorable, que han hecho grandes esfuerzos o que ‘me he roto el coco para ver cómo evitarlo y no encontré otra solución’”.

“Mintió cuando dijo que este tarifazo es producto de una crisis energética, porque hoy se produce menos petróleo y se importa más; mintió porque dijo que este tarifazo era para que hayan más inversiones y hay menos inversiones; mintió cuando dijo que era para disminuir el déficit fiscal, porque con los intereses de Lebacs y del Tesoro Nacional se está pagando muchísimo más de lo que se ahorran con el tarifazo que paga toda la gente”, agregó Kicillof, y mostró un listado de empresas de distribución energética que multiplicaron hasta siete veces el valor de sus acciones.

Agustín Rossi, presidente del bloque Frente para la Victoria, recordó en la sesión que “mientras escuchamos algunos discursos encendidos defendiendo este tarifazo, afuera los panaderos de la Cipdo están regalando 5 mil kilos de pan” producto de la crisis que atraviesa el sector, y cuestionó las constantes expresiones del bloque oficialista sobre la responsabilidad del gobierno anterior en la modificación del cuadro tarifario.

“Yo no acostumbro hacer estas cosas, pero tienen un presidente que fue acusado por contrabando agravado y que salió absuelto por la mayoría de la Corte automática de los noventa, y vienen acá a tratar de darnos lecciones de moral y ética”, manifestó el diputado nacional por Santa Fe, y añadió: “Tienen un gobierno más sucio que los baños de Retiro”.

“No tienen autoridad moral para descalificar: son el único gobierno del mundo que justifica las cuentas offshore, son el único gobierno del mundo que los funcionarios tienen su patrimonio en el exterior, son el único gobierno del mundo con un presidente contrabandista”, enfatizó.

El diputado del bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina (FUNA), Felipe Solá, cuestionó que “uno de los recursos que ha usado el gobierno ante las inevitables quejas del pueblo ha sido el de convocar al ahorro y llamar a los argentinos ‘derrochones’ de gas, de luz y agua”, y dijo que “además de una intención pedagógica hay una intención punitiva contra el pueblo, un mensaje de ‘jódanse’”.

“Este precio se fue al diablo: destruye el costo fijo y variable de las empresas, hace pelota a los comercios y genera desesperación en las familias”, afirmó Solá. Y criticó que “se toque el bolsillo de los argentinos y el fisco de las provincias, pero no a las empresas”. “Sólo pueden hacer batifondo y acusar al gobierno anterior, pero esta medida no la pueden defender”, concluyó.

Legisladores de distintas provincias cuestionaron también el tema fiscal. Luego de que el presidente pidiera a los gobernadores e intendentes que eliminen los tributos que acompañan las facturas de servicios públicos, varios mandatarios provinciales salieron a aclarar que, según el caso, esos impuestos son irrisorios o, directamente, no existen.

En esta línea, en el recinto criticaron que el gobierno nacional quiera legislar sobre política fiscal, ya que le corresponde a las provincias, y en su lugar propusieron que sea el propio Estado nacional el que elimine la recaudación de IVA en esas facturas, que es el tributo más alto.

Daniel Arroyo, también del bloque FUNA, señaló que “si le va mal al club de barrio que contiene a los pibes que están afuera de todo, si le va mal a la cooperadora de la escuela, pero le va bien al financista que anda dando plata en el barrio al 40% mensual, está claro que hay algo en Argentina que está desequilibrado”, y propuso retrotraer las tarifas a los niveles de noviembre de 2017 y atar los futuros incrementos a la pauta de incremento salarial promedio.