El aumento tarifario vuelve a poner en riesgo a los clubes deportivos, esta vez de la mano de la gestión del ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, quien impulsó un incremento del 103% en el monto que las instituciones deben pagar a las dotaciones policiales para seguridad durante los partidos. La cifra, que se elevará a 183 pesos por hora a cada uno de los efectivos, pone en serios riesgos a clubes de ligas inferiores y amateurs, cuyas magras recaudaciones se ven amenazadas por esta suba.

Si bien el aumento corre para todos los encuentros que entran en la categoría de “espectáculos públicos y deportivos”, figura que incluye desde equipos de primera división a clubes barriales y amateurs, estos últimos tienen serias complicaciones para cumplir con las nuevas pautas que la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APREVIDE) impuso por pedido del ministro Ritondo.

“Para tener una idea general, nosotros pagábamos una hora de 83 pesos por policía; ahora vamos a pagar 183 pesos la hora por policía”

“Para tener una idea general, nosotros pagábamos una hora de 83 pesos por policía; ahora vamos a pagar 183 pesos la hora por policía. A su vez, depende de qué comisaría te toque, se evalúa el nivel de riesgo del encuentro y la cantidad de policías que te requieren. Los partidos que entran en la categoría de alto riesgo exigen cuatro policías más un cuerpo de Infantería, lo cual genera un monto de casi 12.400 pesos en un solo partido”, dijo a Contexto Mónica Jurinovic, tesorera del club platense Asociación Iris, institución que se vio afectada por el aumento a un nivel severo.

Según las pautas estipuladas, las cuatro divisiones mayores de los clubes –Cuarta, Reserva, Senior y Primera– deben tener dotaciones de seguridad. La prioridad está puesta en Primera, cuyo partido debe jugarse con efectivos de la policía presente, mientras las otras divisiones tienen la opción de acceder a seguridad privada. Hasta antes del aumento, Asociación Iris pagaba un promedio de 2.400 pesos en gastos de servicio policial por fecha con su jornada completa (entre todos los partidos del día se puede extender la cantidad de horas de presencia policial). En la actualidad, el club debe pagar un piso de 6.000 pesos, que puede variar acorde a la cantidad de horas y las dotaciones de fuerzas de seguridad extra según lo estipulen las autoridades a cargo.

“La semana pasada debíamos jugar con Romerense. El comisario a cargo consideró que era un partido de alto riesgo ya que Romerense trae hinchada y moviliza gente. Entonce nos pedían los cuatro efectivos más ocho de Infantería. Debíamos pagar 12.000 pesos. Las entradas salen setenta pesos y no podemos aumentarlas. Debimos decidir que Romerense venga sin público visitante”, explicó Jurinovic.

Por su parte, desde el club Nueva Alianza, el presidente Sebastián Gatti fue lapidario con la medida y manifestó que persiste un “desprecio por la función social y deportiva de los clubes de barrio y amateurs”, y que detrás el ahogo provocado por los sucesivos aumentos se esconde el objetivo de “allanar el camino hacia la privatización de los clubes”.

“Acá no hay espónsors que pongan plata y podamos bancar todo con eso. Nos afecta de manera tremenda. Ni siquiera los grandes clubes pagan las cifras que se dicen porque tienen el poder de buscar vueltas y vías que permitan saltearse estos aumentos”, expresó Gatti en diálogo con Contexto. Según señaló, ante el partido final contra el Club Everton, a Nueva Alianza se le exigió contar con un operativo de doce policías.

En este sentido, el referente del bloque Unidad Ciudadana en el Concejo Deliberante platense Gastón Castagneto presentó un proyecto de Ordenanza Municipal en conjunto con la Asociación de Jugadores de Liga Amateur Platense que exhorte a la Municipalidad a cubrir los gastos de seguridad que excedan los cuatro efectivos policiales, para todas las instituciones inscritas en la entidad de la liga. La acción va en sintonía con un proyecto impulsado por el mismo bloque político en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.

“Acá no hay espónsors que pongan plata y podamos bancar todo con eso. Nos afecta de manera tremenda. Ni siquiera los grandes clubes pagan las cifras que se dicen”

El proyecto de ordenanza a nivel distrital propone además declarar la Emergencia en el deporte amateur en La Plata por 305 días, e instruir al Ejecutivo municipal para que tome todas las medidas necesarias para revertir la situación.

Desde el club Asociación Iris señalaron la importancia que cumplen las ligas amateurs y los clubes barriales a nivel social y cultural para cada comunidad, entidades que además se han visto golpeadas con fuerza por los tarifazos en los servicios de luz, agua y gas, ahora sumados a los operativos de seguridad.