Mientras esperan la convocatoria a paritarias por parte del gobierno, los trabajadores nucleados en la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) realizaron una manifestación frente a la Suprema Corte de Justicia de la provincia en el marco de la finalización de la presidencia a cargo de la jueza Hilda Kogan. El gremio repudió su gestión, que se caracterizó por las persecuciones a jueces críticos del gobierno, los sobreseimientos a fiscales acusados de vínculos con el narcotráfico y múltiples atropellos a los derechos laborales.

“Es una de las peores presidencias de las que tenemos memoria. Representó un fuerte proceso de deterioro de la Justicia en la provincia. Durante su gestión se archivaron jurys como el de fiscal Julio Novo, fiscal de San Isidro vinculado con el narcotráfico, quien manejó con total arbitrariedad los casos desde su despacho y debió renunciar, o el caso del juez marplatense Pedro Hooft, acusado de estar conectado con crímenes de lesa humanidad durante la dictadura”, dijo a Contexto el secretario general de AJB, Pablo Abramovich, quien encabezó la convocatoria junto a varios referentes del sector, como el titular adjunto Jorge Sotelo y la secretaria de Género, Celia Lorente.

“Es una de las peores presidencias de las que tenemos memoria, representó un fuerte proceso de deterioro de la Justicia en la provincia”

Cabe recordar que, junto al gremio de trabajadores y trabajadoras de Salud, el sindicato de Judiciales aún mantiene pendiente su discusión paritaria, conflicto que motivó el paro y movilización de ayer bajo los reclamos de devolución de los descuentos salariales por medidas de lucha, la defensa de la caja previsional y de las prestaciones sociales de IOMA. En esta línea, una de las últimas acciones llevadas adelante por Kogan antes de cumplir su mandato como presidenta fue descontar los días de paro realizados por los trabajadores y trabajadoras que adhirieron a movilizaciones, incluyendo el paro de mujeres del 8M.

Según denunciaron desde AJB, Kogan eliminó vacantes y ascensos en el Poder Judicial, hecho que provocó el colapso de las dependencias y que los procesos judiciales se volvieran cada vez más lentos. A su vez, se desoyeron los múltiples reclamos elevados desde la Secretaría de Género gremial, con proyectos de licencia por lactancia o por violencia de género.

“Kogan fue la abanderada del ajuste que impulsó Vidal en la provincia de Buenos Aires, y fue la mejor aliada para disciplinar a los jueces, fiscales y defensores dispuestos a fallar en contra de decisiones que van directamente en sintonía con las del poder político y perjudican al pueblo”, agregó Abramovich.

“Kogan fue la abanderada del ajuste que impulsó Vidal en la Provincia de Buenos Aires y fue la mejor aliada para disciplinar a los jueces, fiscales y defensores”

Sin dudas, uno de los episodios que marcó la gestión de Kogan fue el enjuiciamiento a Federico Arias, el magistrado platense en lo Contencioso Administrativo, proceso que concluyó con la suspensión de Arias del cargo. El juez fue un explícito crítico de la gestión de Cambiemos e impulsó fallos y recursos legales para frenar los diferentes tarifazos desarrollados por el gobierno.

A su vez, desde la Secretaría de Género también lanzaron fuertes señalamientos a la jueza. “Las mujeres somos más del 55% de los integrantes del Poder Judicial. Reclamamos un programa para las trabajadoras en período de lactancia, licencia laboral para compañeras travestis-trans, licencia por violencia de género. Todos estos temas fueron omitidos por la Corte y no se cumplieron”, dijo a Contexto Celia Lorente, quien el año pasado llevó adelante la denuncia contra Claudio García, el único juez de Familia en Olavarría, acusado de acoso sexual y laboral.

Si bien la jueza Kogan debe abandonar este mes su cargo como presidenta de la Suprema Corte bonaerense, un proyecto de modificación de la Ley Nº 13.661 de Enjuiciamientos a Magistrados podría permitirle continuar a cargo como presidenta de jurados en todos los juicios iniciados durante su mandato.