Tras más de una semana del encarcelamiento arbitrario decidido por el juez federal Sergio Moro, el expresidente de Brasil y líder político del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio “Lula” Da Silva, sigue dominando todas las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de octubre de 2018.

“He escuchado lo que ustedes cantaron. Estoy muy agradecido por la resistencia y presencia de ustedes en este acto de solidaridad. Estoy seguro de que no está lejos el día en que la justicia valga la pena. En el momento en que se establezca que quien cometió el crimen sea castigado. Y que quien no cometió sea absuelto”, señala en una carta enviada a sus seguidores apostados en el “campamento #LulaLibre”, instalado frente la prisión de Curitiba.

En la carta a sus seguidores, Lula afirma: “Yo sigo desafiando a la Policía Federal de la Lava Jato, el Ministerio Público de la Lava Jato, a Moro y la segunda instancia a probar el crimen que alegan que cometí. Sigo creyendo en la justicia y por eso estoy tranquilo, pero indignado como todo inocente queda indignado cuando sufre una injusticia”.

A pesar del arbitrario encarcelamiento y la demonización mediática que sufre el líder del PT, una encuesta de la consultora Datafolha señala que el 60% de los brasileños votaría por él en una posible segunda vuelta y un estudio del Instituto Ipsos sostiene que el 73% de los ciudadanos creen que el principal motivo del encarcelamiento es para sacarlo de la carrera presidencial y evitar que participe de las elecciones de octubre.

La presidenta del PT, senadora Gleisi Hoffmann, señaló a través de la red social Twitter que, según el estudio de Datafolha, sobre los escenarios de segunda vuelta “Lula mantiene casi el 60% de los votos válidos. Continúa imbatible, incluso después de la prisión política. Los medios intentan apagar a Lula de las noticias y de las investigaciones, pero el pueblo no olvida quién es su líder más grande”.

Por su parte, el estudio del Instituto Ipsos sobre la percepción de la sociedad brasileña frente al arresto de Lula señala que el 73% de la población afirma que “los poderosos quieren sacar a Lula de la elección” y que el 55% de la sociedad considera que los investigadores del “Lava Jato hace persecución política contra Lula”.