Por Ramiro García Morete

“Mañana no se sabe”, reza su máxima. Dicen que la duda es la jactancia de los intelectuales, pero más bien ha de ser de los vivos. Es decir, de aquellos que no se conforman con existir, sino que viven plenamente porque, en definitiva, todo es aquí y ahora. Y mucho más cuando es de noche, donde todo se magnifica. “Lo que hacemos todos básicamente es ser nosotros más extremados”, dirá Yerman Ghersi, el actor, cantante y acróbata que aúna en su participación a Ney Matogrosso y Britney Spears.

En cierto modo, de eso se trata el Cabaré de Medianoche: un lugar de libertad individual potenciado por un trabajo y una idea colectiva. Lo que nació como un pequeño ciclo llamado “Canciones y Vermú” en La Fabriquera devino en un espectáculo montado en el Galpón de La Grieta (18 y 71), que tuvo gran recepción el año pasado y que en abril regresa (“para despedirse”) con tres funciones especiales y decenas de artistas en escena. Esto no es el Moulin Rouge ni la calle Corrientes: esto es una experiencia intensa en pleno Meridiano V en el año 2018, a pulmón y profesional.

En cierto modo, de eso se trata el Cabaré de Medianoche: un lugar de libertad individual potenciado por un trabajo y una idea colectiva.

Lo explica de esta manera: “Con parte del elenco y Ricardo Pilu Pontano (notable guitarrista e integrante de Míster América) veníamos trabajando en La Fabriquera. La idea era plantear temas musicales como paisajes a habitar desde la actuación y cantando. Cada uno de los intérpretes elegía un tema y con Pilu en composición de la versión y yo dirigiendo íbamos armando en este sentido algo que luego se iba hilvanando hasta llegar a una totalidad. A mí en particular me interesa abordar el teatro desde otros formatos que no sean la ‘obra teatral’. Este ciclo nos permitió probar mucho, vislumbrar el deseo de cada uno en relación con esa prueba y arriesgar lugares de actuación desde una actividad y un formato que no era el nuestro”.

De aquella experiencia y del vínculo de algunos participantes del ciclo con el Galpón de la Grieta (un espacio más grande) surgió la pregunta: ¿cómo sería un Cabaré de Medianoche en el Barrio Meridiano V con este grupo de gente particular y con una orquesta en vivo que nos pondría en otro lugar de exigencia? Sobre esa pregunta y ese riesgo trabajamos, e incorporamos una banda, compuesta en principio por guitarra, bajo y batería, a la cual se incorporaron acordeón y teclado, acróbatas y bailarines. También una propuesta estética que se fue perfilando en ese hacer en relación con el espacio, la imagen, el vestuario, las proyecciones. Hay una pantalla en escena e incorporamos también otras personas que fueron gestando algo en esa dirección”.

Buenas noches

Ghersi destaca la diversidad tanto en escena como debajo: “Hay desde acróbatas de veintipico hasta personas de sesenta y pico. Manejamos una franja etaria muy diversa. Y la gente que viene es muy diversa. Nosotros sugerimos que la gente se maneje como le plazca. Si bien hay mesitas y silla, puede deambular. Que sea dinámico y que haya una interacción”.

Y se alegra: “Ya generamos un número de personas que van siempre. No hace falta que los invites. Son vitalicios. Otros van por primera vez. Y otros que no son del circuito, que no estás acostumbrado a ver. Por ahí están los que van a ver teatro que se encuentran con los rockeros que siguen a Míster América y también a los nuevos acróbatas que están en La Gran Siete, por lo cual convergen muchos puntos”.

El equipo, que fue acrecentándose según las necesidades por contagio y entusiasmo, incluye el invaluable sonido y musicalización de Christian Vikingo, las visuales de Franco Durante y Alejandro Beain, el maquillaje y peinados de Micaela Iturralde y Eugenia de los Santos, y el asesoramiento escénico de Clarita Tapia (performer que destaca con sus intensas interpretaciones de Elvis y Sandro) y Franco Durante.

“Hay desde acróbatas de veintipico hasta personas de sesenta y pico. Manejamos una franja etaria muy diversa. Y la gente que viene es muy diversa”

Ríos comenta las implicancias de dirigir una puesta y apuesta tan numerosa: “Creo que cada material pide un modo de dirección y cada grupo también. En este caso, el grupo es muy numeroso y heterogéneo pero con un trabajo previo, una conciencia de que lo que se construye es colectivo y un entendimiento profundo en cuanto a lo que queremos hacer, que tiene mucha relación con dar rienda suelta al deseo, conmovernos y confiar en la energía revolucionaria de la creación y la fiesta compartida. Una experiencia nueva, impensada, que fue dándose así y que asumí porque me parecía que eran el momento y las personas para hacerlo posible. Un elenco muy talentoso y por sobre todo muy generoso, que no retacea. También fue una experiencia nueva trabajar con una banda concebida como parte del espectáculo, no como ‘acompañante’, y para ello fue indispensable contar con la dirección musical de Pilu y el entrenamiento vocal de Deborah Brandwajnman, con quienes venimos trabajando hace años”.

Grandes éxitos 2017 es el título que lleva esta serie de funciones del sábado 21, viernes 27 y sábado 28 de abril a las 21 hs. La razón es que se podrá ver una versión condensada y poderosa de lo que fue el año anterior.

Ríos toma este regreso más bien como “una despedida. También entendemos que ha sido un año intenso y se ha cumplido un ciclo. Así que, con parte del material que desarrollamos en 2017, armamos tres poderosas noches diferentes, que serán la despedida del Cabaré de Medianoche. Al hacer ese recorte también aparecieron zonas nuevas que hemos profundizado, así que se vienen tres funciones renovadas y con toda la intensidad que se merece el espectáculo. Por su lado, Ghersi deja entrever que hay planes de armar algo nuevo. Pero no es algo que se puede afirmar hoy. Mañana no se sabe.