Los concejales del bloque de Unidad Ciudadana, junto a representantes de otros sectores políticos, convocaron a organizaciones populares y gremiales para presentar el “Régimen de Promoción del Trabajo y Desarrollo de la Economía Popular, Social y Solidaria del partido de La Plata”. El proyecto de ordenanza busca destinar un 25% del trabajo en obra pública a cooperativas y gremios de la economía popular, en un intento por promover el trabajo en los sectores más relegados de la ciudad, en un escenario de pleno retroceso laboral desde la llegada de Cambiemos al poder.

La reunión, que tuvo lugar en la sala de relatoría del Palacio Municipal, incluyó a los y las concejales del bloque de Unidad Ciudadana y PJ Cristian Vander, Ana Castagneto, Lorena Riesgo, Norberto Gómez y Fabián Lugli, a quienes se sumaron referentes de otros sectores de la política local, como Gastón Crespo y Paula Lambertini. En tanto, la convocatoria contó con la presencia de organizaciones sociales como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y el sector de gremios nucleados en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

“Los bloques que acá estamos presentes queremos destacar que esto es una oportunidad para celebrar la unidad, de la que muchos dirigentes hablan y se vanaglorian. Es en políticas públicas como estas donde más unidos tenemos que estar frente al avance neoliberal de este gobierno”, dijo Norberto “Chucho” Gómez en la presentación del proyecto de ordenanza. La medida mostró un acercamiento entre sectores que habían mantenido distancia en los últimos tiempos y que ahora se disponen a unir fuerza de cara a 2018.

“Este gobierno nos viene mintiendo con los números del trabajo: crear más monotributistas no es crear trabajo genuino, eso no es empleo real”, dijo el concejal y referente del gremio de telefónicos, Cristian Vander.

La iniciativa establece una parte de la obra pública destinada a infraestructura social en barrios populares (viviendas, escuelas, redes de cloaca y agua potable, mantenimiento de calles, entre otras), como también la adquisición de producción textil y servicios de diversa índole, para generar de esa manera una distribución del trabajo que no quede sólo en manos de empresas.

El documento expresa: “El Municipio de La Plata establecerá una reserva equivalente al 25% como mínimo del total de Obra Pública del municipio que fuere a realizarse para poder ser adjudicada a los grupos que integran la Economía Popular, Social y Solidaria”, y entre los principales argumentos remarca que “se busca contribuir a la generación, crecimiento, sostenimiento y mejora del trabajo para estos grupos asociativos como un modelo de inclusión e inserción social”, al mismo tiempo que pretende promover la “capacitación continua de sus miembros en aspectos técnicos, gerenciales y comerciales”.

Por su parte, entre los representantes de las organizaciones sociales, desde Barrio de Pie expresaron que “esta política es parte de pelear al desempleo que hay en La Plata, que, según relevamientos realizados, está entre los más altos en todo el país. Eso ha logrado que en la ciudad casi un 55% de chicos tengan problemas de alimentación y que el desempleo golpee con más fuerza a las madres solteras que son sostén de familia”.

La reunión contó con la presencia de dos figuras fundamentales en el ámbito de la definida “economía popular”: el dirigente de la CTEP, Esteban “Gringo” Castro, y la legisladora Patricia Cubría, responsable de presentar el mismo proyecto a nivel provincial en la Cámara de Diputados bonaerense. “El acuerdo intenta poner un piso de dignidad en cuanto a la distribución de recursos. Necesitamos obras hechas por y para los sectores populares; hay millones de personas viviendo en condiciones paupérrimas y hay mucho por hacer”, expresó Cubría.