Tercera audiencia por #AbortoLegalEsVida. Estela Díaz, Analía Mas (FALGTB), Mariana Carbajal, Mayra Mendoza y Católicas por el Derecho a Decidir.

Al igual que durante la primera sesión informativa, en esta oportunidad los legisladores firmantes del proyecto, presentado por la Campaña Legal por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, convocaron a oradores de diferentes sectores para dar argumentos a favor de la iniciativa. Médicos, escritores, periodistas, militantes feministas y abogados formaron parte del segundo plenario de comisiones que se dio ayer por la mañana, evidenciando así una de las estrategias de las diputadas y de la Campaña: que el proyecto sea defendido de manera transversal para lograr más consenso.

Daniel Lipovetzky, presidente de Legislación General (comisión cabecera), condujo este segundo plenario junto con los legisladores de Cambiemos que presiden las otras comisiones: Familia y Mujer, comandada por Alejandro Martínez, Legislación Penal, en manos de Gabriela Burgos, y Salud, conducida por la polémica Carmen Polledo. Los dos primeros legisladores son firmantes del proyecto, mientras que las otras dos diputadas se declaran “antiabortistas”.

Por la mañana fueron de la partida Mabel Bianco, de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), el jurista Roberto Gargarella, Manuel Ochandio, presidente del Instituto Laico de Estudios Contemporáneos (ILEC), Natalia Gerardhi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la periodista Mariana Carbajal, el escritor y editor Alejandro Katz, Laura González Velasco de Mumalá, Soledad Deza, abogada del caso Belén y representante de Católicas por el Derecho a Decidir, las dirigentes María Rachid y Vanina Biasi y los exdiputado nacionales Claudio Lozano y María Elena Barbagelata.

“Fueron 3.030 mujeres las que murieron por abortos inseguros desde la vuelta de la democracia. Todas muertes evitables”, sostuvo la periodista e integrante del Colectivo Ni Una Menos, Mariana Carbajal, que en su exposición repasó diferentes casos que cubrió por su labor. “Están en juego nuestras vidas”, manifestó, al tiempo que destacó que el aborto clandestino e inseguro afecta principalmente a las mujeres de los sectores más populares. “Siempre han accedido a un aborto seguro, clandestino pero seguro, aquellas que consiguen el dinero. Las que se mueren son las más vulnerables. Pero ninguna va alegremente a abortar”, remarcó.

Mariana Carbajal: “Siempre han accedido a un aborto seguro, clandestino pero seguro, aquellas que consiguen el dinero. Las que se mueren son las más vulnerables”.

Mario Sebastiani, médico de la División de Ginecología y Obstetricia del Hospital Italiano, consideró erróneo que “se mire el aborto apropiándose de una ética, una creencia personal, cuando la realidad de la calle, de la vida de nuestras mujeres, muestra que necesitamos una ética social, de valores políticos, de valores relacionados con la salud pública y la dignidad de las mujeres”. Para el especialista, los valores individuales y religiosos “no deberían obstaculizar las políticas públicas que aporten bienestar a los ciudadanos”. Por eso pidió: “Por favor, reflexionen”.

Al igual que las actrices argentinas, las escritoras que presentaron su adhesión con doscientos firmantes tuvieron su representación en la novelista Claudia Piñero, una de las intervenciones más aplaudidas por legisladores y legisladoras presentes. En su exposición, la escritora se refirió a las “operaciones del lenguaje” para excluir sectores y postura. “Cada vez que alguien dice que está en contra del aborto legal porque está a favor de la vida están haciendo una operación del lenguaje, y nos excluye a quienes defendemos una ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Nosotras también defendemos la vida”. “Le voy a decir al señor presidente que no vuelva a decir que está en contra porque está a favor de la vida”, dijo Piñero, en referencia a la postura tomada por Mauricio Macri. “Le pido por favor que no nos ofenda más. Nosotras estamos también a favor de la vida”, insistió la escritora.

Claudia piñero: “Le voy a decir a Mauricio Macri que no vuelva a decir que está en contra porque está a favor de la vida. Le pido por favor que no nos ofenda más. Nosotras estamos también a favor de la vida”.

“No hay franqueza cuando se dice que se priorizan las dos vidas”, sostuvo la referente de la Secretaría de Género de la CTA Estela Díaz. “Quienes están en contra de este cambio de ley priorizan la vida del embrión. Humanizar la vida del embrión es deshumanizar la vida de las mujeres, es quitarnos derechos, desvalorizar nuestra vida, y esto se inscribe en una historia milenaria de la humanidad. Es patriarcado, es machismo, y nada tiene que ver con la lucha de la vida”, agregó.

Estela díaz: “La lucha de la vida es nuestra y no se la vamos a regalar. Luchamos por la vida justa, con igualdad, con libertad, sin discriminación y con derEchos”.

Soledad Deza, abogada de Belén, la joven tucumana presa dos años por tener un aborto espontáneo en un hospital, se refirió a la criminalización sufrida tras la interrupción legal del embarazo, señalando que en los últimos veinte años hay “534 causas se judicializaron a causa de aborto”. Para Deza, lograr la legalización y despenalización sería “una razón de justicia social y de justicia reproductiva: sabemos que sólo la legalización del aborto va a terminar con el statu quo que avala, con hipocresía, que sólo quienes contemos con algunos privilegios de clase podamos acceder en clínicas privadas a un aborto en cualquier momento, y relegar a las mujeres de clases populares a la mortalidad del aborto clandestino”.

La UCA y el Opus Dei, principales opositores

La contracara la dieron por la tarde los fundamentalismos. Hablaron un rabino, referentes de la Universidad Católica Argentina y del Hospital Universitario Austral, la clínica privada del Opus Dei. Estas dos últimas instituciones participaron con cuestionadas intervenciones también en la primera jornada.

El especialista en cirugía bariátrica y metabólica del Austral, Pedro Martínez Duarte, buscó impresionar a los legisladores con videos de procedimientos médicos para mostrar “el desguace del feto”, y cerró pidiendo a los diputados que “sean la voz de ese bebé que tiene un grito silencioso”.

Para el rector de la Facultad de Medicina de la UCA, Miguel Ángel Schiavoni, la mujer va a otro plano. “Ese ser viviente, frágil, que queremos eliminar, es un ser humano con todos los derechos que le corresponden”, aseguró el académico, al tiempo que sostuvo que “la madre, generosa, le da casa y comida (al embrión). Pero no es un órgano de la madre”.

“La propia Biblia reconoce el inicio de la vida humana desde la concepción”, dijo el rabino y doctor en filosofía Fishel Szlajen, quien fue más allá y leyó una parte del Antiguo Testamento. “El aborto a demanda no es un problema sanitario, jurídico o económico, sino humano”, aseguró.