Apenas se supo que el conductor radial Ángel “Baby” Etchecopar inauguraría las funciones en un nuevo teatro de La Plata, los organismos de derechos humanos comenzaron a expresar su malestar. Es que ese hombre que descalificó a las presidentas de Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto y Hebe de Bonafini, y que confesó que se “cagaba” en los derechos humanos, actuará en una sala que fue montada en la exsede del Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata, donde fueron condenados genocidas, entre ellos, Miguel Etchecolatz.

Por su parte, Florencia Saintout hizo una presentación en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires con el fin de repudiar el desarrollo de la obra Baby, el comediante: el último monologuista prevista para el viernes 20 de abril en la sala del Teatro Metro, donde, hasta 2016, funcionó la sede del TOF1.

La presidenta del bloque de diputados de Unidad Ciudadana-FpV-PJ consideró “una afrenta a los organismos y referentes de derechos humanos” la actuación de Etchecopar en ese lugar. “Se trata de una personalidad pública que se destaca por sus opiniones discriminatorias, xenófobas y misóginas”. En este sentido, recordó que “se ha manifestado en reiteradas ocasiones como un defensor de la represión y de la violencia institucional, lesionando los valores de la democracia y los derechos humanos”.

El malestar de los organismos comenzó apenas se supo que el conductor actuaría en ese lugar. “La sala en la que hasta ayer se condenó a genocidas se pone a tono con los tiempos y arranca con el show de Baby Etchecolatz”, escribió en su cuenta de la red social Facebook Marta Vedio, abogada de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Plata, al enterarse del evento, y decantó en la preparación de un rechazo por su presencia.

“Es un lugar donde hemos tenido nuestros mejores momentos de justicia”, reflexionó Guadalupe Godoy, abogada querellante por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH). Y completó: “En lo simbólico es muy fuerte que uno de los primeros que venga a ese lugar sea un representante del fascismo más ramplón, reivindicador de la tortura, de la discriminación y de la violencia del Estado como forma de resolver los conflictos sociales, que, además, es un misógino y antifeminista”.

En esa sala funcionó hasta 2016 la sede del TOF1 de La Plata, en el que se realizaron los juicios por crímenes de lesa humanidad, entre ellos por grandes causas como Circuito Camps, el centro clandestino La Cacha, la Unidad 9, y la Fuerza de Tareas 5 de la Armada. El predio fue escenario de las condenas a perpetuidad de los máximos responsables de la represión ilegal en la capital bonaerense y la provincia de Buenos Aires, como el jefe policial Etchecolatz y el ministro de Gobierno de facto Jaime Smart, entre otros represores.

El Teatro Metro tiene prevista una inauguración el 19 de abril con un show de música, y, para la segunda función, el día siguiente, prevé la actuación del conductor radial que calificó de “delincuente hijo de puta” al joven desaparecido en Esquel, Santiago Maldonado, y que en sus programas de radio y sus shows pidió bala “para los chorros”, que justificó el gatillo fácil diciendo que “muchos negros” arruinan a las familias, que se opuso al #NiUnaMenos, y que confesó que se “cagaba” en los derechos humanos. Ese es el tenor de sus opiniones.

La presencia de Etchecopar es contradictoria con la carga simbólica que tiene un lugar en el que se buscó justicia por crímenes cometidos bajo preceptos ideológicos cargados del mismo odio que él profesa. Entre sus opiniones referidas al proceso de Memoria, Verdad y Justicia, en octubre de 2014 abrevó incluso en la teoría de los dos demonios durante una charla con Bautista “Tata” Yofre en la que justificó el terrorismo de Estado al asegurar que “no hubo turros de un lado y del otro hubo víctimas, hubo turros de los dos lados”.

En junio del año pasado fue denunciado por la UFEM por incitación a la violencia, porque difundió los teléfonos de mujeres que manifestaron frente a Radio 10, donde conduce su programa, e incitó a que se las llamase e insultase. Y el año pasado le suspendieron funciones de su show en el teatro Fundación Astengo de Rosario y tampoco pudo presentarse en las ciudades de General Pico y Santa Rosa, en La Pampa.

Repudio de las mujeres

Organizaciones del movimiento de mujeres rechazan la presencia de Etchecopar en la ciudad. La Colectiva de Trabajadoras de la Comunicación de La Plata, Berisso y Ensenada emitieron un comunicado rechazando su presencia, mientras que la Multisectorial de Mujeres prepara acciones de repudio para el día de su actuación.