Antes de abrirse paso al recinto, la Cámara de Diputados tratará hoy en comisiones el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, en una audiencia que reunirá voces a favor y en contra, entre ellas las ligadas a los sectores más conservadores de la Iglesia católica.

Mientras afuera una gran movilización en las inmediaciones del Congreso de la Nación convocada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Seguro y Gratuito buscará hacerse oír, adentro estarán diputados y diputadas en un plenario que reunirá a las comisiones de Legislación General, Legislación Penal, Salud y Familia, y que tendrá a los primeros treinta expositores. La seguidilla de sesiones se extenderá hasta fines de mayo con más de mil oradores.

“Tenemos altísimas expectativas. Estamos muy emocionadas, sobre todo las que estamos dentro de la vieja guardia de estas batallas por los derechos de las mujeres. Esta es una ocasión que hemos venidos soñando que alguna vez tendríamos. Estoy muy expectante y optimista respecto de lo que vamos a vivir en Diputados. Me parece que hay una gran posibilidad de que la medida sea positivamente votada en la Cámara”, dijo a Contexto Dora Barrancos, directora del CONICET, historiadora y socióloga, referente en los estudios de género en argentina.

barrancos: “Tenemos altísimas expectativas. Estamos muy emocionadas, sobre todo las que estamos dentro de la vieja guardia de estas batallas por los derechos de las mujeres”.

La investigadora del CONICET será de unas las quince personas que desde las 10 de la mañana den sus argumentos a favor del proyecto de la Campaña, al igual que la titular de Católicas por el Derecho a Decidir, Marta Alanis, el director ejecutivo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Gastón Chillier, las actrices Griselda Siciliani y Carla Peterson, el abogado constitucionalista Andrés Gil Domínguez, la abogada, docente e investigadora Paola Bergallo, la abogada y especialista en Derecho de Familia Nelly Minyersky, la psicoanalista Martha Rosenberg y la abogada Susana Chiarotti, entre otros.

Entre los argumentos de Barrancos para apoyar el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo está el de entenderlo como un tema de “justicia social”. Para la investigadora, “hay una inequidad interna dentro de la población femenina”, siendo que las mujeres “de clase media alta históricamente han acudido a lugares higiénicos, preservados, donde han podido realizarse abortos sin ninguna consecuencia sobre sus vidas, pero está el panorama atroz de las pobres congéneres que no han tenido condiciones ni recursos para asistir a estos lugares y en gran medida han muerto o han quedado afectada por intervención adecuada”.

En ese marco, Barrancos destacó que “la legalización del aborto en Argentina significa alargar la equidad entre las propias mujeres y por supuesto garantizarles derechos inexorables en el plano fundamental”.

Por su parte, la negativa viene de sectores fuertemente ligados a la Iglesia, quien tiene en un garaje de la Catedral de La Plata un muñeco que simula un bebé y que saldrá a las calles en la movilización antiderecho que se espera por la mañana en la puerta del Congreso.

Uno de los exponentes “en contra” iba a ser el padre José “Pepe” María Di Paola, cura de Villa La Cárcova de José León Suárez, hombre cercano al papa Francisco (quien el día de ayer ratificó su posición en contra del proyecto de la Campaña). Sin embargo, el cura notificó que no concurrirá por “motivos personales”, pero que lo hará en otras audiencias.

Sí formará parte la Universidad Católica Argentina (UCA), que tendrá a sus voceros de la mano de Alejandra Planker, profesora de Filosofía y directora del Instituto de Matrimonio y Familia de esta unidad académica, Úrsula Basset, doctora en Ciencias Jurídicas, y Nicolás Laferriere, director del Centro de Bioética de la UCA. Rodolfo Barra, abogado constitucionalista egresado y docente de esta casa de estudios y exministro de Carlos Menem, también será parte, al igual que su colega Rodolfo Bianchi.

Las autodenominadas organizaciones “provida” tendrán sus voces con Mónica del Río, que, según su web personal, completó sus estudios “con una diversidad de cursos iluminados por el Magisterio de la Iglesia”. Del Río preside además el Movimiento Cívico de Mujeres y es editora del boletín digital Notivida.

De este sector también expondrá el médico Oscar Botta, director de la ONG ProFamilia e integrante de Human Life Internacional, organización católica estadounidense con base en Roma. Además, fue secretario de Salud del municipio de San Miguel durante la gestión de Joaquín De la Torre (hoy ministro de Vidal), un hombre con fuertes lazos con el Opus Dei.

Por parte del sector médico estarán Ernesto Beruti y Jorge Aquino, jefe del Servicio de Obstetricia y director del Laboratorio de Biología del Desarrollo del Hospital Austral, respectivamente, y Raquel García Bolton, presidenta del Consorcio de Médicas Católicas de Buenos Aires, organismo en el que afirman estar “al servicio de la vida”.

Católicas a favor

Marta Alanis, de Católicas por el Derecho a Decidir, presenta la otra cara de la moneda y asegura que se puede ser catolica y apoyar la despenalización del aborto. “Los sectores que se oponen sistemáticamente a la despenalización y legalización del aborto de algún modo sostienen y apoyan el aborto en la clandestinidad. Se oponen también a los métodos anticonceptivos y la educación sexual. Entonces, hay una falta de coherencia entre los sectores que desde el lugar de la religión se oponen al aborto. El cristianismo tiene mucho más que decir que esto”, sostuvo en diálogo con Contexto.

católicas por el derecho a decidir: “Los sectores que se oponen sistemáticamente a la despenalización y legalización del aborto de algún modo sostienen y apoyan el aborto en la clandestinidad”.

“En la Biblia no aparece el aborto”, explicó Alanís, quien explicó que sin embargo en el discurso de la jerarquía eclesiástica le asignan una “importancia máxima y militan por eso”. “Nunca vi una marcha que movilizara a todo el país como hace pocos días en contra de la despenalización por los genocidas que mataron a tanta gente. Defienden la vida entre comillas”, remarcó la referenta de Católicas por el Derecho a Decidir, en relación a la movilización orquestada por sectores de la Iglesia y organizaciones antiderechos el 25 de marzo.

Católicas por el Derecho a Decidir es una de las trescientas organizaciones que forman parte de la campaña impulsora del proyecto, desde la cual sostienen tener “expectativas muy altas” para lograr un dictamen favorable en las diferentes comisiones, y llamó a “un debate civilizado y una manifestación correcta de las ideas”. En este punto, Alanis remarcó la importancia de ganar también las calles desde: “el movimiento feminista hemos estado en las calles todo el tiempo”, remarcó.