Tras la arbitraria decisión del Juez Federal Sergio Moro que ordenó este el jueves  la detención del ex presidente Luiz Inacio “Lula” Da Silva y le dio plazo hasta el viernes a las 17hs para entregarse, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) y principal candidato a para las elecciones de octubre de este año desobedeció la medida y no se presentó ante la fuerza policial.

Lula se encuentra en el Sindicato Metalúrgico de São Paulo, lugar que lo vio “nacer políticamente”,  reunido con líderes sociales, sindicales y políticos, con referentes de la cultura y rodeado de miles de manifestantes.

Todas las miradas de los medios del mundo están puestas sobre ese sindicato a la espera de la palabra del ex mandatario.

Manifestantes que apoyan a Lula realizan protestas en numerosas ciudades de Brasil. En Argentina, y en otros países de la región, se realizaron multitudinarias manifestaciones frente a las Embajadas de Brasil en rechazo a lo que quedó evidenciado como una persecución política-mediática-judicial contra el referente del PT, quien encabeza todas las encuestas de cara a las elecciones de octubre.

Pese a la intensión del juez Moro, la justicia se negó a declarar prófugo al expresidente.