El intendente Julio Garro continúa con los despidos, y a los más de cincuenta contabilizados en el Mercado Regional se les suman ahora los de la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano, encabezada por Roberto Di Grazia, quien cesanteó a veintiún trabajadores de las áreas de Tránsito, Inspecciones y Estacionamiento Medido.

Los trabajadores realizaron en el día de ayer una jornada con retención de tareas en la sede de 20 y 50 para visibilizar su reclamo y exigir la garantía de continuidad laboral de todos los empleados de la Secretaría. Según explicaron a Contexto, el argumento que les dio Di Grazia para justificar los despidos fue el supuesto incumplimiento de tareas. Sin embargo, desde la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) desestimaron este argumento y aseguraron que esta es una práctica habitual dentro de la Secretaría, que, cada tres meses (tiempo que duran los contratos), despide trabajadores.

“Me presenté y me dijeron que por el cese de contrato estoy despedido”, relató en diálogo con TV Universidad Leandro Cravero, trabajador cesanteado, quien lleva seis años renovando contratos cada tres meses.

“Cuando volvimos del receso de Semana Santa, llegue (a 20 y 50) y no figuraba en la planilla. Me dieron una notificación de que dentro de 48 horas tenía que devolver el uniforme y las actas con las que trabajamos”, agregó Mariela Peralta, inspectora despedida con casi dos años de antigüedad. “No hay argumentos para mi despido”, sostuvo.

“Pedimos la reincorporación de los compañeros y el pase a planta permanente, porque cada tres meses nos encontramos con que despiden a un estimativo de treinta compañeros”, explicó a Contexto Esteban Della Pietra, delegado de UPCN en Tránsito.

Los trabajadores sostienen que, lejos de lograr un vaciamiento en Convivencia y Control Ciudadano, Di Grazia recurre a un sistema de “altas por bajas” , incorporando a “gente de ellos”

Los trabajadores sostienen que, lejos de lograr un vaciamiento en Convivencia y Control Ciudadano, Di Grazia recurre a un sistema de “altas por bajas”, incorporando a “gente de ellos” y despidiendo a trabajadores provenientes de la anterior gestión o aquellos que se muestran más comprometidos en la lucha por sus derechos.

“Es una persecución. Hay compañeros a los que ya echaron cinco veces. Las cuatro veces anteriores logramos su reincorporación”, sostuvo Della Pietra. “Si tienen argumentos, los echan y punto, pero no tienen argumentos. Juegan a desgastarnos hasta que puedan romper todo”, agregó el sindicalista.

Desde UPCN detallaron que la respuesta de Di Grazia fue que los trabajadores “no les servían porque no cumplen con la labor”. Para los inspectores de tránsito esto se traduce en la cantidad de multas que realizan en la calle.

“Es una persecución. Hay compañeros a los que ya echaron cinco veces. Las cuatro veces anteriores logramos su reincorporación. Si tienen argumentos, los echan y punto, pero no tienen argumentos”

“Ellos se manejan con estadísticas: si no me hacés veinte actas por día, no me servís. Eso es salir a cagar a la gente”, aseguró Della Pietra. “Nosotros nos rehusamos a acatar eso, pero hay compañeros que lo hacen y eso da una estadística dispareja”, agregó.

En esta marco, detallaron que las multas dependen de las infracciones de tránsito y que hay zonas donde se cometen más, por lo que esta disparidad se acentúa según las cuadras asignadas. Esto le habría servido de argumento a Di Grazia para avanzar con los despidos.

El día de hoy los trabajadores de Control Ciudadano, junto con los del Mercado Regional, tendrán una reunión en el marco de la Conciliación Obligatoria que se dictaminó ayer. En esta mesa, el gobierno de Julio Garro deberá dar explicaciones ante el Ministerio de Trabajo.