Con argumentos muy poco sólidos, el Municipio de La Plata avanzó con una nueva tanda de despidos en el Mercado Regional (intervenido hace casi un año por la gestión de Cambiemos), alcanzando así los 52 en los últimos días. Se trata de medio centenar de operarios de carga y descarga con hasta 32 años de antigüedad.

Según explicaron los trabajadores en diálogo con Contexto, el jueves pasado debían cobrar pero no recibieron el depósito habitual, sino que les avisaron que debían retirar su salario en el Mercado. Al llegar, con un predio custodiado por policías, fueron llamados por listado para recibir el dinero, pero en lugar de estar acompañado de un certificado de cobro les dieron una notificación que señalaba que a partir del 31 de marzo estaban despedidos.

“Están queriendo explotar a la gente, queriendo poner cooperativas que cobren 3 mil pesos para hacer nuestro trabajo”

“Nos dijeron que no se nos renovaba el contrato, siendo que nosotros nunca firmamos nada”, relató a Contexto Facundo Vega, uno de los trabajadores cesanteados por el Municipio, con más de siete años de antigüedad en la carga y descarga de las frutas y verduras que se comercializan en el Mercado, así como en las verdulerías de la región. 

El lunes 2 de abril llegó la segunda tanda de despidos. “Con 32 años de antigüedad, mi viejo que estaba de vacaciones se enteró que estaba despedido”, contó Vega.

Cabe recordar que el Mercado Regional de La Plata fue intervenido en febrero de 2017 por disposición del intendente Julio Garro, ante la fuerte presión que recibió del Concejo Deliberante. Tras el desplazamiento de la directora María Silvia Garriga, quien ocupó el puesto de interventor fue Rubén Casanovas, exsecretario de Desarrollo Social de la Municipalidad de La Plata.

Ante la primera ola de despidos, los trabajadores se movilizaron la semana pasada al Municipio, pero ni Garro ni Casanovas les brindaron respuestas. “Fuimos a hacer un reclamo y nadie se presentó a hablar. Estuvimos desde las 11 de la mañana hasta las 17 hs. Nadie nos recibió”, comentó Vega.

Ante los medios, la explicación del Municipio fue que los trabajadores “gozaban de altos cargos administrativos, no asistían a trabajar y cobraban salarios de privilegio que alcanzaban los 50 mil pesos”, argumento desmentido rotundamente por los operarios del Mercado. “Todas las faltas están justificadas con certificados y hay gente que no cobra ni la mitad de lo que ellos dicen”, sostuvo Vega. Marcelo Díaz, otro cesanteado, detalló a Contexto que “eso es todo mentira. Somos todos trabajadores los echados. Ningún administrativo”.

Según advierten los trabajadores, en el Mercado Regional corre el rumor de que serían reemplazados por cooperativistas, sector que Casanovas conoce bien en Desarrollo Social. De esta forma, el interventor de Garro buscaría tener operarios que impliquen un gasto menor a la gestión. “Quieren poner todas cooperativas mientras nosotros estamos luchando para que reincorporen a todos los trabajadores despedidos”, sostuvo Díaz.

“Están queriendo explotar a la gente, queriendo poner cooperativas que cobren 3 mil pesos para hacer nuestro trabajo”, advirtieron los trabajadores, quienes cuentan con el apoyo del resto de los sectores del Mercado, que hoy se encuentra prácticamente paralizado.

“Nos dijeron que no se nos renovaba el contrato, siendo que nosotros nunca firmamos nada”

Es que el paro y el bloqueo de los operarios complicó el funcionamiento del Mercado y en la madrugada de ayer, ante la imposibilidad de ingresar al predio, los camiones con los productos que llegan día a día se apostaron sobre la 520 y comenzaron a vender frutas y verduras allí.

“El paro va a seguir hasta que reincorporen a toda la gente despedida”, aseguraron los trabajadores, quienes tendrán asambleas en las próximas horas.