El gobierno de María Eugenia Vidal abrió un nuevo foco de recortes en la educación de la provincia. Por resolución de la cartera de Educación, Gabriel Sánchez Zinny le quitó el 50% de los subsidios a la Cruz Roja, destinados a las carreras de Enfermería, Radiología, Hemoterapia, entre otras. Desde esta entidad advirtieron que la medida fue “intempestiva” y “arbitraria” y la deja “al borde de la quiebra”, porque no habría fondos para mantener los diecisiete establecimientos educativos provinciales donde estudian 6.000 alumnos y trabajan seiscientos docentes.

El recorte de Vidal para la Cruz Roja significa 60 millones de pesos anuales que eran utilizados para el pago de los docentes de cada centro educativo. Para la institución, los subsidios estatales eran el 50% de los ingresos totales, mientras que el otro 50% es provisto por aportes privados.

“Esto produce un desfasaje financiero de nuestros servicios educativos, que tendrían que cerrar sus puertas definitivamente, porque afrontar las indemnizaciones implica erogaciones por más de 200 millones, lo cual pone a la Cruz Roja al borde del cierre”, dijo a Contexto Diego Tipping, presidente de la organización en Argentina, quien cuestionó que la resolución oficial les haya llegado “de un día para el otro”.

“Esto produce un desfasaje financiero de nuestros servicios educativos, que tendrían que cerrar sus puertas definitivamente, porque afrontar las indemnizaciones implica erogaciones por más de 200 millones”

La Cruz Roja tiene 63 filiales en todo el país y 35 institutos, de los cuales diecisiete están en la provincia. Según datos de esta asociación civil, más de uno de cada tres enfermeros del país egresan de sus carreras.

La finalidad de los aportes estatales es tercerizar en este privado la educación de los estudiantes de la carrera de salud. En el país hay tres modos de estudiar enfermería, la carrera más solicitada en la Cruz Roja: en Universidades públicas (licenciatura), en escuelas de enfermería que funcionan en hospitales públicos (terciarios) y en privados (tecnicaturas).

“Las escuelas públicas tienen un índice de deserción del 75% de los alumnos que empiezan, mientras que en la Cruz Roja pasa al revés: tenemos entre un 20% y un 25%, con lo cual educar enfermeros desde el Estado sale tres veces más. Por eso, la medida no le implica un ahorro de costos al gobierno, pero sí genera un impacto directo en el sistema de salud”, señaló Tipping.

El gobierno había hecho un ajuste similar con el Arzobispado de La Plata, cuando, dos semanas atrás, le quitó el 50% de los subsidios destinados a los institutos de formación superior que dependen de la curia, que son públicos de gestión privada. El recorte implicaba el cierre completo del instituto La Anunciación y también el cierre de la mayoría de las carreras del Guido de Andreis. La protesta de los docentes afectados y del gremios Sadop (docentes privados) hicieron que el ajuste no fuera efectuado.

Funcionarios que responden a Sánchez Zinny argumentaron que los subsidios a las carreras de la Cruz Roja “no son prioridad” para la gestión, y que los recortes apuntan a priorizar el apoyo estatal a los trayectos de enseñanza obligatoria por ley.

Justamente, el achicamiento educativo que más dolores de cabeza le provocó al gobierno tiene que ver con la educación obligatoria: el cierre de ocho escuelas del Delta de San Fernando, que despertó un hondo rechazo social, de la comunidad educativa y de los gremios, quienes impidieron que las escuelas cerraran sus puertas. El cierre de los bachilleratos de adultos, otra medida con la que el gobierno dio marcha atrás, se añadió al malestar que signa la paritaria docente, que a un mes de iniciadas las clases lejos está de tener una resolución por los techos salariales que busca imponer la gobernadora.

La falta de enfermeros

La carencia de enfermeros es una constante en la salud pública. En el caso de los institutos de la Cruz Roja, el nuevo recorte afecta tanto a los docentes como a los estudiantes, que ven finalizados sus estudios cuando hace sólo semanas que empezó el ciclo.

Desde el gremio provincial de médicos CICOP coincidieron en que la deserción de estudiantes de enfermería es mucho mayor en el ámbito público que en el privado. Guillermo Pacagnini, secretario general del CICOP, afirmó en diálogo con este medio que “cuando Vidal asumió la gobernación, cerró las escuelas de enfermería que se dictan en los hospitales públicos, sin dar explicaciones. Recién ahora, después de dos años de gestión, las están reabriendo”.

En la provincia había una escuela de formación de este tipo de recurso humano por región sanitaria, que en la provincia son trece. “No hay seguridad de que se abran las trece escuelas. Por el momento hay cuatro o cinco en función”, puntualizó el gremialista, quien cuestionó que el Estado no atienda a este tipo de formación.

Si bien desde el Ministerio de Salud provincial no determinaron los planteles necesarios de profesionales que necesitan los hospitales, los cálculos de CICOP advierten que hay un déficit de 1.500 profesionales, mientras que en enfermemería “el déficit es siempre mucho mayor”, dijo el dirigente. “En todo el país, el déficit de enfermeros es de 80 mil, cuando la provincia tiene un tercio de la población del país”, agregó.

tipping: “En agosto de 2016, el presidente Mauricio Macri, rodeado de enfermeros y ministros, lanzó el Plan Nacional de Enfermería para formar 50 mil enfermeros de acá a 2020″.

La medida de Vidal contrasta con sus anuncios y puestas en escena. El 14 de marzo de este año, en una entrevista al diario La Nación cuya temática fue las obras en hospitales del conurbano, Vidal dijo que las guardias son el sector de “mayor compromiso de médicos y enfermeros, donde llega lo más urgente y es donde hay mayor cantidad de consulta. Pero el objetivo no es sólo arreglar el edificio, sino un plan integral”, donde también incluyó recursos humanos, equipamiento, respiradores y nombramientos de médicos y enfermeros para tener “un sistema de atención distinto”.

“En agosto de 2016 -dijo Tipping-, el presidente Mauricio Macri, rodeado de enfermeros y ministros, lanzó el Plan Nacional de Enfermería para formar 50 mil enfermeros de acá a 2020. Pero menos de dos años después, Provincia va en contra de esa política nacional, que además afecta particularmente a la provincia porque es el distrito más afectado por el déficit de enfermeros”.

Desde el martes, la Cruz Roja iniciará acciones legales para revertir la medida. Ayer solicitaron una comunicación con la gobernadora o alguno de sus funcionarios en Educación, pero desde la DGCyE no dieron respuestas y el recorte por el momento se aplicaría.