A tan sólo días de cumplirse el quinto aniversario de la trágica inundación de La Plata, la comunidad local aun mantiene la disputa con el Municipio por prevenir un episodio similar. Tras un tire y afloje que se inició con la anterior intendencia y que el actual jefe comunal Julio Garro capitalizó en su campaña política de 2015, los platenses aun no ven los resultados prometidos y la ciudad, después de tanto, sigue inundándose.

Si bien María Eugenia Vidal había prometido que las “obras estarían terminadas para fines de 2017” –hecho que no sucedió–, los y las platenses no tienen un plan de contingencia ante inclemencias climáticas y la acumulación de basura en las calles y desagües –producto de una fuerte desatención en esta área– son señalados como los principales factores de riesgo cuando la lluvia se aproxima.

“tener una obra espectacular no quiere decir que sepas automáticamente cómo tenés que manejarte durante una tormenta”

“La responsabilidad de nuestros gobernantes, el ocultamiento y las complicidades de ayer y hoy, nos mantienen en nuestra ciudad con el mismo grado de vulnerabilidad hídrica, tal como muestran las últimas lluvias registradas que ya se han cobrado tres víctimas fatales durante la presente gestión”, expresa de manera tajante el comunicado difundido por Familiares de Víctimas y Asambleas Barriales de Inundados, para anunciar el acto conmemorativo a desarrollarse el próximo lunes 2 de abril.

El reclamo es recurrente: además del atraso en obras de infraestructura a cargo del gobierno de la provincia, la gestión municipal todavía no logra establecer un plan de emergencia para las jornadas de tormenta.

“Los planes de contingencia son la otra cara de medidas como las obras hidráulicas. Las obras por sí solas no van a impedir que la ciudad se inunde. Tener una obra espectacular no quiere decir que sepas automáticamente cómo tenés que manejarte durante una tormenta”, dijo a Contexto Patricia Yamuni, referente de la Asamblea vecinal de Parque San Martín y Parque Castelli.

Según la activista barrial, la propia experiencia de los vecinos durante cada tormenta eventual es “la muestra cabal de que no hay un proyecto integral de prevención” por parte de la gestión. En base a resultados de estudios de la Universidad en colaboración con la Asamblea de Parque San Martín, se concluyó que el “80% de la población local no sabe qué hacer en una situación de emergencia”.

Otro de los factores advertidos por Yamuni fue el grave deterioro en materia de planificación urbana, en referencia a la decena de barrios de la periferia platense que no cuentan con condiciones de vida básicas, como asfalto o tendido eléctrico, como sucede en los asentamientos que se acumulan a la vera de arroyos locales.

“Hay un desconocimiento altísimo de cuestiones territoriales: no es lo mismo lo que puede ser una tormenta en Tolosa que en San Carlos”, dijo a Contexto Alejandro Albano. Desde 2013, Albano fue uno de los principales vecinos seguidores de las obras que, de manera sistemática, le reclamaban a Julio Garro la falta de un plan de contingencia y de alerta temprana, el cual había prometido en campaña.

“El plan de alerta temprana no funciona. Constantemente la gestión municipal nos bombardea diciendo que este sistema es el mejor que hay en Argentina. Pero cuando aparecen lluvias como la de hace dos semanas, en Tolosa ningún vecino sabía que el agua iba a subir hasta un metro”, expresó Albano.

“Hay un desconocimiento altísimo de cuestiones territoriales: no es lo mismo lo que puede ser una tormenta en Tolosa que en San Carlos”

En la actualidad, la mayoría de las inquietudes de la población respecto de inundaciones son derivadas a la Subsecretaría municipal de Atención del Riesgo, a cargo de Rodrigo Páez, que tras la tormenta del 18 de marzo en la ciudad fue repudiado de manera enérgica por un grupo de vecinos, hecho que quedó registrado por cámaras de TN.

“Las consecuencias están a la vista: La Plata no dispone de la información que requiere para actuar ante una emergencia. No hay una conciencia establecida de que somos una ciudad inundable”, concluyó Albano.