Por Ramiro García Morete

La pluralidad, la generación de contenidos y la competitividad de los medios públicos no estarían en la agenda de la actual gestión, quizá más atenta a sostener el bloque mediático privado que lo avala. Tales consideraciones no parecen meras especulaciones, y mucho menos después de la interpelación que tuvo días atrás por parte de un amplio arco político el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi. El SIPREBA (Sindicato de Prensa Bonaerense) y delegados gremiales de TELAM, Radio Nacional y la TV Pública denunciaron el vaciamiento que también ocurre en Canal Encuentro, PakaPaka y DeporTV. Reducción salarial, persecución gremial, despidos, recorte de contenidos y secciones y demás tips del manual de vaciamiento fueron señalados por diputados de todos los sectores, menos de Cambiemos.

Uno de los impulsores fue el diputado y secretario general de CTA, Hugo Yaski, quien aseguró: “Hubo testimonios contundentes sobre estas políticas deliberadas que se evidencian, por ejemplo, en la caída de la audiencias de Radio Nacional y de la TV. No es casual que se generen las condiciones para que estos medios queden como ramas secas. Está claro que para ellos lo importante no son estos medios, sino la pauta que financie los medios que fogonean y forman parte de un blindaje que pinta un país donde no hay problemas”.

Mariano Suárez , delegado de Telam, detalló “las políticas de achicamiento y ajuste que atañen a Telam, Radio Nacional y Canal 7. La primera implicó ofrecer jubilaciones anticipadas (hay 550 en curso), además de las ofertas de retiros voluntarios”. El proceso implicó “recortar horas extras, viático y recursos. También se eliminaron áreas como el Reporte Nacional, que servía a numerosos medios del interior que lo elogiaban. El Servicio Informativo del fin de semana ya no funciona y ahora amenazan con cerrar la sección de Derechos Humanos, que sabía hacer grandes e importantes seguimientos sobre asuntos como los juicios de lesa humanidad”.

Es harto sabido que cuando en cualquier empresa (privada o pública) se reducen áreas o tareas, el paso siguiente es achicar el personal. Por eso no sorprende el panorama poco auspicioso para las paritarias inminentes. “Va a ser difícil. En la TV Pública el aumento que ofrecen es 0%… o despido”, reconoce Suárez.

Las señales educativas públicas también atraviesan una situación crítica, a pesar de que meses atrás Lombardi dijo que “están pasando por un buen momento”. Los trabajadores de PakaPaka, Encuentro y DeporTV continúan a la espera del pago de las paritarias 2017, acordadas entre las cámaras ATA-CART y el SAT-SAID el 29 de diciembre de 2017. Dicho aumento debería haberse pagado con haberes de diciembre, más el retroactivo al 1º de octubre de 2017.

Sebastián Scruciat, delegado de esos canales, asegura que “la cantidad y la calidad disminuyó. Los canales están al límite de la operatividad”. Y detalla: “PakaPaka conserva los enlatados, DeporTV dependía mucho de Fútbol Para Todos, y Encuentro, que tenía una mirada plural, cultural y educativa, viró a algo más aséptico y menos reflexivo. Además, era un canal que generaba contenidos y abastecía a otras productoras, por lo cual generaba trabajo”.

Scruciat relata la cronología de despidos: “En diciembre hubo seis personas que perdieron su trabajo y noventa retiros voluntarios, con lo que sabemos que significa ‘voluntario’ en estas situaciones de inestabilidad. Luego hubo dieciocho despidos más y sólo pudimos reincorporar a cinco compañeros”. Y agregó: “Hay que recordar que cuando se dio de baja TDA fueron 160 familias las que se quedaron sin ingreso. Además, es curioso: hablan de optimizar, pero, por citar ejemplos, se cuenta con equipamientos costosos, como unas cámaras que cuestan 20 mil dólares, pero no hay quien las maneje; o las promociones y trabajos de posproducción, que eran una de las tareas más importantes, y que ahora se habla de hacer una licitación para que se encarguen por fuera”.