La de ayer fue una jornada intensa en el desarrollo de la paritaria docente, que hasta el momento lejos está de tener una vía de acuerdo. Por la mañana, el Frente de Unidad Docente (Suteba, FEB, AMET, UDA, Sadop y Udocba) convocó a un paro para el 5 de abril junto con el resto de los estatales bonaerenses e instaló una carpa blanca en Plaza San Martín, frente a Gobernación, para visibilizar el reclamo ante la comunidad.

En el mismo momento en que los docentes comunicaban sus anuncios, el gobierno salió a descomprimir la situación y llamó a un nuevo encuentro paritario para el 4 abril, un día antes del paro y la movilización. Esa marcha expresará, además de los pedidos de los docentes, el de los médicos, judiciales y estatales, quienes todavía tienen cerradas sus paritarias.

La secretaria gremial del Suteba, María Laura Torre, afirmó en diálogo con Contexto que es una nueva instancia en la lucha del FUD, “para que la gobernadora Vidal entienda que somos trabajadores, un sector con el que no se tiene que enojar ni ajustar. Somos los trabajadores los que expresamos la grave situación en la vida cotidiana para poder llegar a fin de mes”.

Por su parte, el secretario general de Udocba, Alejandro García, afirmó que “la instalación de la carpa permite que podamos reunirnos los sindicatos docentes, dirigentes y trabajadores para hacer una declaración pública en un ámbito de reclamo de los gremios por la grave situación que pasan los trabajadores estatales”.

La paritaria docente se encuentra estancada debido al rechazo de los gremios a la propuesta de Vidal de un aumento del 15% en tres tramos y sin cláusula gatillo, que para los docentes implica una pérdida del poder adquisitivo frente a las previsiones inflacionarias para este año, que oscilan entre el 20% y el 25%.

El gobierno repitió esos montos en las cuatro reuniones y las novedades que ofreció fueron primero un bono de 6.000 pesos para quienes no falten nunca a clase y luego otro bono anual no remunerativo para quienes hagan capacitaciones de formación.

Los restantes gremios de estatales (ATE, AJB, CICOP) se unieron al FUD para rechazar los techos salariales y pedir la apertura de sus paritarias, y para fortalecer un reclamo conjunto contra las medidas de ajuste de la provincia: despidos, cierre de escuelas y carreras, jubilaciones anticipadas, falta de inversión en salud y defensa de la caja del Instituto de Previsión Social (IPS) y de la obra social IOMA.

La carpa blanca

En la mañana de ayer, la Plaza San Martín de La Plata se llenó de banderas de los distintos gremios de estatales provinciales. Estos decidieron instalar la carpa blanca, símbolo de la resistencia de los docentes a las políticas neoliberales del menemismo, y al igual que hicieron en 2016, en pleno conflicto con el gobierno.

La actividad consistió en un panel en el que hablaron referentes gremiales sobre la iniciativa de la gestión de Vidal para “armonizar” el IPS a la ANSES, lo cual conlleva perjuicios jubilatorios para los estatales bonaerenses. “La obra social y el sistema jubilatorio son provinciales, estatales, autónomos y superavitarios, y esos derechos no los vamos a perder”, sostuvo Alejandro Salcedo, de Udocba. “El gobierno está aplicando una ingeniería de desfinanciamiento para poder justificar después la privatización de la caja jubilatoria”, dijo por su parte Carlos Díaz, secretario adjunto de ATE.

Otro tema que mantiene en vilo a los gremios son las jubilaciones de oficio que hizo el gobierno de Vidal con 3.000 docentes, medida que fue rechazada por la FEB. Mirta Petrocini, titular de este gremio, afirmó que estos docentes “van a quedar con un salario por un tiempo indeterminado un 60% de su sueldo”. Para el FUD, esta medida busca engrosar el IPS a fin de diagnosticar su déficit y así avanzar sobre su caja.

La conferencia de prensa

Por la mañana, el FUD confirmó el paro y la movilización como pasos siguientes en la disputa con el gobierno que tuvo su último capítulo en la marcha de antorchas docente hacia la Casa de la Provincia en Capital Federal la semana pasada, tras la frustrada negociación.

En la conferencia, donde estuvieron los secretarios generales de cada gremio del FUD y de los sectores de médicos, estatales y judiciales, el titular de Suteba, Roberto Baradel, cuestionó la postura del gobierno para afrontar la paritaria. “Están los chicos en las aulas y aún así la gobernadora no negocia, quiere imponernos una pauta. Pero este ya no es sólo un problema salarial, tiene que ver con la inversión y el funcionamiento del Estado”, dijo el gremialista.

Además de las discusiones salariales, los gremios señalaron las políticas de ajuste en educación que complejizan la paritaria, entre estas, los cierres de escuelas, de carreras y de cursos, las jubilaciones de oficio, el deficiente servicio en los comedores escolares y la falta de obras en las escuelas que impiden el desarrollo normal de las clases.

“El gobierno de la provincia le miente a la sociedad cuando dice que no hay dinero. No están invirtiendo ni un solo peso en salud, educación y justicia. A educación le están destinado un mísero 4%, cuando ellos mismos aceptaron que hay una emergencia”, afirmó Baradel.

Como requisito para alcanzar un acuerdo, el gobierno había pedido a los gremios que no hicieran paros. Cuando estos marchen la semana próxima, se cumplirá un mes de la jornada doble de paros en el inicio de clases (4 y 5 de marzo), mientras el gobierno sigue ofreciendo un 15%.