El Grupo IRSA (Inversiones y Representaciones Sociedad Anonima) adquirió el predio de alrededor de ocho hectáreas delimitado entre el Camino Gral. Belgrano, la avenida 19 y las calles 514 y 511, frente al hipermercado WallMart, para “el futuro desarrollo de un proyecto de usos múltiples”, que se traduciría en un megaproyecto, anunciado como un shopping junto con emprendimientos gastronómicos e inmobiliarios.

Los comerciantes locales se muestran reticentes, por lo que han comenzado a dialogar con la Municipalidad de La Plata. En una reunión con el propio intendente Julio Garro, fueron informados de que podrán formar parte del proyecto de IRSA, presentado como un “paseo de compras”, lo que trajo alivio a un sector, desde el cual exigen ser incluidos y que los puestos laborales sean exclusivamente platenses.

“Somos combativos a los shopping y seguiremos siendo combativos, pero el paseo de compras tiene otra concepción y otro tratamiento. Nosotros exigimos que, de la manera que sea, sean capitales no nacionales sino platenses, que la empresa que lo edifique sea platense, que los empleados sean platenses y que las franquicias sean platenses”, explicó a Contexto Gustavo Celestre, presidente de la Asociación Comercial Los Hornos (ACLHO).

“Nosotros exigimos que, de la manera que sea, sean capitales no nacionales sino platenses, que la empresa que lo edifique sea platense, que los empleados sean platenses y que las franquicias sean platenses”

“Una cosa es traer todo armado de afuera y dejar la ciudad desmantelada”, agregó el comerciante de Los Hornos. “No queremos que nos invadan y que las empresas estas pongan una aspiradora y se lleven el dinero. Queremos que el dinero quede en la zona”, sostuvo Celestre, quien destacó que no se oponen al proyecto, pero sí exigen que tenga una fuerte impronta local.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) coinciden en esta propuesta. “Desde el punto de vista de esta situación que es inevitable, lo mejor es que participe la mayor cantidad de emprendedores locales”, explicó a Contexto Daniel Loyola, vicepresidente regional de CAME. “Si bien va a ser una cosa que va a perjudicar de alguna manera el flujo en detrimento del casco urbano, queremos que la plata se quede acá”, agregó.

“Desde el punto de vista de esta situación que es inevitable, lo mejor es que participe la mayor cantidad de emprendedores locales”

En la misma línea opinó Iván Figueroa, presidente de la Unión de Almaceneros de la Ciudad de La Plata (UCMA): “Repudiamos que nuestros gobernantes no entiendan que un hipermercado, un shopping o como estamos ahora, que tenemos cinco hipermercados y cuatro cadenas, no logran mejorar el empleo. Porque si más empleo dan, también más familias arruinan”.

“tenemos cinco hipermercados y cuatro cadenas, no logran mejorar el empleo. Porque si más empleo dan, también más familias arruinan”

Figueroa consideró equivocado pensar que un emprendimiento como este es la salvación, y subrayó que “una ciudad que produce, evoluciona y emplea”, por lo que opinó que la salida es a través de “invertir en industrias para que progrese nuestra ciudad”.

La empresa que lidera Eduardo Elsztain (quien también integra la lista de los Panamá Papers) es propietaria de centros comerciales como Alto Palermo, Abasto, Patio Bullrich, DOT, entre otros. También posee centros residenciales y hoteles, como el Sheraton y el Intercontinental.

Según detallaron desde IRSA en una conferencia de prensa, el megaproyecto tendrá una inversión de 130 millones de dólares y generará 1.200 puestos laborales, una buena noticia si se tiene en cuenta que La Plata tiene un desempleo cercano al 6%. Así, Garro, que no impulsó demasiadas políticas públicas al respecto, busca con este desembolso reducir el número.

El anunciado megaproyecto tendrá, además de un centro comercial, un sector residencial, oficinas, un polo gastronómico, cine y un hotel, con la idea de ofrecer la posibilidad de tener vivienda, trabajo y entretenimiento en el mismo lugar.

Los comerciantes platenses le exigen al municipio que trabajen en conjunto para que los centros comerciales de la ciudad sean competitivos, por lo que piden mejoras en las calles con “parte de los impuestos que pagamos”: condiciones de accesibilidad, embellecer el espacio público, más luminarias y seguridad, espacios gastronómicos, entre otras propuestas, para poder competir en un marco de igualdad con el proyecto de IRSA. 

Desde ACLHO llamaron a que se cuide también a los comercios de alrededor y que el proyecto de IRSA sea evaluado primero por el Concejo Deliberante. Por otra parte, solicitaron que se verifique el impacto ambiental que generaría, y que, una vez instalado, sea la Universidad de La Plata la que se encargue de evaluar las consecuencias socioeconómicas en la ciudad. “Tiene que pasar por el Deliberante, que se hagan responsables de lo que tengan que hacer, y nosotros acompañamos dando el apoyo del comercio. Pero tienen que cumplir un montón de normativas, sino pasa lo que pasa: se instalan, forman un hongo, cierran todos los comercios alrededor y ahí tenemos un 20% de desempleo”, destacó Celestre.