En su primera visita a la Argentina, y luego de participar de la marcha por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, el dirigente español de Podemos y diputado de las Cortes Generales por esta fuerza, Pablo Iglesias, recibió el premio Rodolfo Walsh de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata (UNLP), la mayor distinción que entrega esta casa de estudios.

El acto fue ayer al mediodía en el edificio Néstor Kirchner –ubicado en El Bosque–, donde estuvieron presentes legisladores, periodistas, exfuncionarios y gremialistas. Iglesias estuvo acompañado por una delegación de dirigentes de Podemos.

El premio, iniciativa del Centro de Estudiantes de Periodismo (Agrupación Rodolfo Walsh), reconoció las políticas de Podemos para enfrentar la concentración mediática y crear medios alternativos. Los argumentos de la distinción remarcaron “el compromiso del diputado español en la ampliación de los espacios de participación ciudadana y su lucha por la profundización de la democracia en España”.

“Es un enorme honor intervenir en esta Universidad, trinchera académica de algunos grandes, como Adolfo Pérez Esquivel, Ernesto Sábato, Néstor Kirchner y Cristina Fernández”, afirmó el politólogo, en una aula repleta. “Si el derecho a la información es un derecho democrático, la concentración de la propiedad es incompatible con ese derecho”, sostuvo, y añadió que “no puede ser que algo tan importante y de interés público, imprescindible para la democracia, como son los medios de comunicación, esté solo en manos de empresas millonarias. La comunicación es un derecho, y eso no se puede mercantilizar”.

“Si el derecho a la información es un derecho democrático, la concentración de la propiedad es incompatible con ese derecho”

Pablo Iglesias es secretario general de Podemos, uno de los principales espacios políticos resultantes del movimiento de los indignados, que nació el 15 de mayo de 2011 como muestra social de descontento con el clásico bipartidismo español y las políticas neoliberales que llevaron a España a su crisis económica de 2008. Las protestas y asambleas populares que signaron este movimiento apuntaron a construir una democracia más participativa, en la cual Podemos tuvo un rol protagónico.

En su discurso, el intelectual de izquierda español, que trasladó con éxito su militancia política a intervenciones en los medios de comunicación, refirió a “la historia de nuestros países, que siempre se cruzan”. Dijo sentir “vergüenza” cuando la monarquía y las élites económicas y políticas de España reivindican el imperio y el colonialismo, y llamó a construir “otra forma de relacionarnos”.

En este sentido, trazó un recorrido histórico en el que reivindicó a José de San Martín, Ernesto Che Guevara, “los humildes descamisados” y los trabajadores españoles “que vinieron a esta tierra escapando del hambre” durante el franquismo. Y añadió: “Quiero reivindicar también a todos los argentinos que se alistaron en las brigadas internacionales que combatieron en España por la justicia social, y a las olvidadas de la historia, las mujeres, las brigadistas argentinas que también lucharon en España”, durante la Guerra Civil Española.

El premio lo entregó Florencia Saintout, diputada bonaerense de Unidad Ciudadana y decana en uso de licencia de la Facultad de Periodismo. Saintout contextualizó la entrega del premio en “estos tiempos de concentración de medios en pocas manos” y de “linchamientos mediáticos” contra opositores y militantes.

La diputada sostuvo que “este premio es para un enorme luchador”, y agregó que “en nombre de Pablo Iglesias” también para “los compañeros y compañeras que están dando formidables peleas” desde la fuerza política Podemos.

“Los compañeros de Podemos han sabido inscribirse en una historia de lucha para imaginar lenguajes nuevos, y están dando una pelea muy fuerte que nosotros también tenemos que dar en este momento”

“Los compañeros de Podemos han sabido inscribirse en una historia de lucha para imaginar lenguajes nuevos, y están dando una pelea muy fuerte que nosotros también tenemos que dar en este momento, aprendiendo con ellos”, dijo Saintout.

“Podemos ha entendido que la indiferencia es el peso muerto de la historia, y que vivir es tomar partido, y han tomado partido y se bancan las consecuencias”, agregó Saintout.

Entre sus actividades durante su estadía en el país, Iglesias visitó el sábado el Parque de la Memoria y fue parte de la marcha del 24 de Marzo, la cual, según declaró, le produjo una fuerte emoción. Ayer, luego de recibir el Rodolfo Walsh, fue invitado a la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET), que le concedió el Doctorado Honoris Causa.

El premio Rodolfo Walsh reconoce a intelectuales, políticos y referentes de la cultura que entienden la comunicación como un derecho social y que así lo han demostrado en la práctica. Entre los presidentes latinoamericanos que lo han recibido se encuentran Cristina Kirchner, Rafael Correa, Hugo Chávez, Evo Morales y Dilma Rousseff.

Entre el público que escuchó a Iglesias estuvo el presidente del CELS, Horacio Verbitzky, el extitular del AFSCA, Martín Sabatella, los exfuncionarios Alicia Castro y Jorge Sileoni, los diputados nacionales Gabriela Cerruti y Roberto Salvarezza, los diputados provinciales Miguel Funes, Lauro Grande y Juan Debandi, y los intelectuales Ricardo Forster y Hernán Brienza, entre otros.