El expresidente de Brasil, Luiz Inacio “Lula” Da Silva, inició su caravana por el sur del gigante sudamericano acompañado por los exmandatarios José “Pepe” Mujica, Dilma Rousseff y Rafael Correa. Recorrerá diecinueve ciudades del sur de su país con el fin de consolidar su campaña.

El líder del Partido de los Trabajados (PT) es el favorito en las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre de este año, pero la persecución mediática, política y judicial desatada en su contra busca proscribirlo y encarcelarlo.

El Poder Judicial, que ya emitió una condena en segunda instancia sin pruebas contra Lula, podría decidir su encarcelamiento antes de fin de marzo. Esa decisión podría generar una reacción popular sin precedentes y profundizar aún más la crisis política que vive el país desde el golpe parlamentario contra Dilma Rousseff.

En el acto junto a los exmandatarios Lula aseguró: “Todos nosotros, que militamos en la política de nuestro continente en los últimos años, vimos al continente avanzar de forma extraordinaria. Creamos una forma de hacer política y eso comenzó a incomodar a los estadounidenses, porque no estaban acostumbrados a que tomásemos decisiones sin consultárselo”.

“Estoy aquí en la frontera, podría dar un paseíto en Uruguay, pero no voy, ¿saben por qué? Porque estoy tranquilo con mi inocencia y quienes tendrá que salir del país un día serán ellos”, afirmó en referencia al mandatario golpista Michel Temer y los sectores de la derecha que han desatado la persecución en su contra.

En el mismo sentido, Mujica señaló: “Tenemos que aprender en toda América Latina que sin unidad no hay poder a la larga y que nadie tiene la verdad total”.

Por su parte, el expresidente Correa sostuvo que “lo que se está haciendo con Lula es gravísimo”, y agregó: “Es la judicialización de la política, es la estrategia del imperio de la nueva derecha, sin límite de escrúpulos, que no nos ha podido derrotar en las urnas y trata de derrotarnos con su prensa corrupta”.

El exmandatario ecuatoriano comparó la situación de Brasil con la de su país y afirmó que “Lenín Moreno, el actual presidente de Ecuador, es el Temer del Ecuador: “Que nadie tenga la menor duda, compañeros. Traicionó la revolución ciudadana, traicionó a sus compañeros y está totalmente entregado a la derecha”.