El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, acompañó al grupo de abogados que presentaron la demanda territorial contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Bolivia reclama recuperar la salida al mar que le fue arrebatada por Chile luego de la Guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX. El país trasandino había asumido una serie de compromisos para buscar una solución, pero luego se retiró de todo espacio de diálogo. El presidente chileno Sebastián Piñera aseguró que su país no negociará fronteras.

En conferencia de prensa desde La Haya, Morales afirmó: “Estamos aquí para expresar nuestro respeto y confianza en el más alto tribunal que ha creado la humanidad para la solución pacífica de las diferencias entre los pueblos y naciones del mundo […] Estamos aquí para expresar nuestra confianza en un fallo justo y certero que contribuirá a cerrar una herida abierta en la región”.

Luego, el mandatario boliviano señaló por la red social Twitter: “La controversia planteada por Bolivia ante la CIJ pretende la reintegración de nuestro país con sus costas cercenadas por un acto artero, promovido por las oligarquías imperialistas. Nuestra demanda busca diálogo sincero y efectivo con Chile, para volver al mar con soberanía”.

“Los Estados miembros de la Comunidad Internacional tienen la obligación innegable de curar heridas del pasado y reparar los daños causados de manera honesta, pronta y efectiva. Bolivia le pide a Chile que honre su palabra de negociar de buena fe una salida al mar con soberanía”, remarcó Morales.

En respuesta, el presidente de Chile realizó una cadena nacional en la que señaló: “Quiero afirmar categóricamente que el presidente de Bolivia, Morales, se equivoca una vez más, puesto que, de acuerdo al tratado de 1904, que fue válidamente celebrado por Bolivia y por Chile, Antofagasta ha sido, es y seguirá siendo chilena”.

Lo que Piñera intenta desconocer es que Chile se quedó con todo el territorio que Bolivia tenía sobre la costa luego de la Guerra del Pacífico en 1879. Fue en ese sentido que Morales remarcó: “En el año 1825, cuando se fundó Bolivia, nacimos con Antofagasta. Una invasión nos arrebató todo nuestro litoral. No se puede tergiversar la verdad. El Tratado de 1904 fue impuesto por las armas, pero no vinimos por este tratado, sino por los compromisos incumplidos”.

Además de las riquezas en recursos naturales que tienen las tierras que Chile le quitó a Bolivia luego de la guerra, el perjuicio más grande que le dejó fue el cercenamiento de toda salida soberana al mar.

El 28 de marzo terminarán las audiencias sobre la demanda boliviana contra Chile. Luego, el Tribunal de La Haya dará su veredicto.