A quince días de cumplirse cinco años de la trágica inundación de La Plata en 2013, la comunidad volvió a sufrir las consecuencias de una tormenta ante la ausencia del gobierno de Julio Garro: obras de prevención aun sin finalizar, barrios que quedaron sin luz y un cauce de agua que en algunos sectores trepó hasta un metro.

Según informaron desde el municipio por Radio La Plata, cayeron alrededor de 75 mm de agua en dos horas, lo que provocó varias anegaciones de calles y casas en zonas como Tolosa, Ringuelet y Los Hornos, lugares ya habituales en lo que respecta a inclemencias climáticas.

“Con una lluvia de 400 milímetros como la del 2 de Abril de 2013, la situación sería igual o peor de caótica. Cinco años. ¿Y las obras? La Plata, pluvialmente insegura”

“Acumulado de hasta 65 milímetros de lluvia y se anegan las calles. Con una lluvia de 400 milímetros como la del 2 de abril de 2013 la situación sería igual o peor de caótica. Cinco años. ¿Y las obras? La Plata, pluvialmente insegura”, denunció un usuario de tantos en redes sociales que repudiaron los efectos de la lluvia en varios sectores de la ciudad.

Calle 28 entre 66 y 67, 8 y 520, 120 y 522 son algunas de las zonas que vecinos denunciaron durante toda la jornada del domingo a través de Twitter, donde podían visualizarse fotos de veredas y calles anegadas, autos en trayecto con el agua recubriendo las ruedas por completo, y transeúntes con caudales hasta las rodillas.

“Lo del domingo demuestra lo que venimos diciendo desde distintas asambleas: las obras hidráulicas no son lo que pretende mostrar la gobernadora cuando habla de un 80% de avance, sino que están en ejecución con terraplenes, cuellos de botella en algunas zonas. La situación empeora. Hasta tanto eso no esté terminado, el agua no va a fluir como corresponde”, dijo a Contexto José Rusconi, referente de la Asamblea Vecinal de Barrio Norte, quien recibió alertas de vecinos de diferentes puntos de la ciudad.

“Los mismos especialistas a quien consultamos, del Ministerio de Infraestructura y del departamento de Hidráulica de la Facultad de Ingeniería, nos dicen que, aun terminadas las obras, si no tienen las obras complementarias, en vez de evitar inundaciones sólo harán que corra el agua con mayor fluidez. No va a bajar el nivel de inundación, sino que se va a escurrir más rápido”, agregó.

“Con la gestión de Garro ya habíamos tenido reuniones, incluso desde antes de que asumiera, donde llegó a firmar un acta de compromiso con inundados y familiares. Todo lo que se tomó nota y registró que había para hacer y corregir no tuvo ningún tipo de hecho consecuente y quedó todo en el papel”, dijo a Contexto la referente de la Asamblea de Parque San Martín y Parque Castelli Patricia Yamuni, quien reiteró que “no hay, dentro de la Administración municipal, obras hidráulicas que puedan evitar una inundación”.

Yamuni recordó que los vecinos se reunieron con la propia María Eugenia Vidal, quien había afirmado que “iban a estar terminadas para diciembre de 2017”, y que “hay obras que faltan y otras que, en determinados tramos, están paralizadas por problemas de licitación”.

“Lo del domingo demuestra lo que venimos diciendo desde distintas asambleas: las obras hidráulicas no son lo que pretende mostrar la Gobernadora cuando habla de un 80% de avance”

En esto coincidió también José Rusconi, quien sostuvo que “no todas las obras están adjudicadas ni licitadas de la misma manera”. El dilema respecto de las obras para paliar inundaciones ha sido motivo de discusiones y polémicas desde la llegada de Julio Garro a la Intendencia, quien montó buena parte de su campaña electoral en la tragedia del 2 de abril.

“Yo soy crítico del ‘diálogo’ con Garro. De cada reunión que nos dirigimos a la Dirección Hidráulica de la Municipalidad volvemos con el mismo problema abajo del brazo”, dijo el referente de Barrio Norte.

El drama de Los Hornos

Los Hornos es otra de las zonas más golpeadas por las lluvias, en especial sectores donde la infraestructura urbana es más precaria. “En la zona de Las Palmeras siempre temblamos cuando llueve. Quedamos casi encerrados en el barrio porque las calles se inundan y no podemos salir”, explicó a Contexto Félix, vecino y referente de la zona.

En la zona de 71 entre 144 y 145 se produjo el punto de mayor caudal de agua. “El Municipio no se encarga de nosotros, tenemos el propio delegado que ni siquiera presta atención a nuestra situación” agregó.

Cabe destacar que el propio subsecretario de Prevención de Riesgo platense, Rodrigo Páez, admitió la vulnerabilidad que mantiene aun hoy la región. En diálogo con una radio local, sostuvo que “la ciudad está preparada para un determinado caudal, pero cuando tenemos este tipo de precipitaciones en tan poco tiempo se complejiza”.

“Aunque caigan algunas gotas, la ciudad se inunda. Las obras están frenadas y eso se combina con la falta de mantenimiento de desagües”

Asimismo, desde el Concejo Deliberante de la ciudad señalan que en las inundaciones se combinan varios elementos: la lentitud de las obras junto al vaciamiento de cooperativas de trabajo dedicadas a la limpieza de arroyos y bocas de tormenta.

“Aunque caigan algunas gotas, la ciudad se inunda. Las obras están frenadas y eso se combina con la falta de mantenimiento de desagües, la situación de la basura que se acumula en las calles, en especial alejándonos del casco urbano”, dijo a Contexto Gastón Castagneto, concejal de Unidad Ciudadana

El edil cuestionó “el deterioro” de la discusión frente al tema de prevención de inundaciones, y resaltó que la Comisión Bicameral –integrada por el Municipio y la Provincia– que estaba prevista para el control del entubamiento del arroyo El Gato “no se está reuniendo” y las obras están estancadas. En el último temporal, ocurrido a fines de enero, dos personas perdieron la vida.