La concejal y militante de derechos humanos Marielle Franco fue asesinada en la madrugada del miércoles en Rio de Janeiro, Brasil. Integrante del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), militante feminista y defensora de las minorías negras, había tomado un papel preponderante en la política de Rio.

La concejal se había mostrado como una férrea opositora al intervencionismo militar ordenado por el mandatario golpista Michel Temer.

Al salir de una reunión, mientras se trasladaba en su auto, fue ejecutada de varios disparos. El chofer que la acompañaba también falleció y su asistente logró sobrevivir.

Poco antes de ser asesinada, Marielle Franco había denunciado por la red social Twitter el asesinato de un joven de una de las favelas de Rio a manos de la Policía Militar.

“Un homicidio más de un joven que puede estar entrando a la cuenta de la PM. Matheus Melo estaba saliendo de la iglesia. ¿Cuántos más van a necesitar morir para que esa guerra acabe?”, twitteo Franco.

El repudio al asesinato de Marielle Franco, que fue denunciado como “un crimen político”, se escuchó con fuerza dentro y fuera de las fronteras de Brasil. Las redes sociales fueron el principal camino para la denuncia.

La expresidenta Dilma Rousseff señaló: “Tristes días para el país donde una defensora de los derechos humanos es brutalmente asesinada. Lamento y repudio la muerte de la activista Marielle Franco, concejal por el PSOL, y de Anderson Pedro Gomes, su conductor”.

“Brasil debe alzarse mostrando su indignación por el asesinato de la concejal Marielle Franco. Mujer negra: objetivo preferencial de prejuicio y exclusión, brutal y cobardemente muerta. Luchaba por los derechos de los brasileños y brasileñas”, agregó.

Por último, Rousseff escribió: “Marielle era plenamente consciente de que sin mujeres y negros los derechos no son humanos. Denunciar su muerte, castigar a los responsables y continuar su lucha es honrar su memoria”.

En la misma línea, el presidente del bloque de diputados del Partido de los Trabajadores (PT), Paulo Pimenta, comentó que Franco era “una guerrera, una militante, y una mujer extremadamente gentil […] Marielle hablaba con orgullo de la lucha diaria de los habitantes de las comunidades de Rio”.

Por su parte, la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner afirmó: “Marielle Franco. Militante. Mujer. Feminista y negra de la favela. Denunciaba la violencia policial y la militarización del estado de Rio de Janeiro”.

“La ejecutaron con cuatro tiros. También asesinaron a quien conducía el auto donde iba la legisladora del Partido Socialismo y Libertad. Crimen político del e1stado de excepción que se vive en Brasil”, remarcó.

Por su parte, Guillermo Carmona, diputado del Frente para la Victoria (FpV) e integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso argentino señaló: “Con dolor y tristeza repudiamos el asesinato de la concejala de Rio de Janeiro Marielle Franco, activista de derechos humanos y crítica de las medidas de militarización que lleva adelante el gobierno de Temer. Su muerte es una prueba de la ineficacia de esas políticas represivas”.

El excanciller de Argentina, Jorge Taiana, también señaló: “Dolor y repudio por el asesinato de Marielle Franco, concejala de Rio de Janeiro que habia denunciado la militarización y la violencia insitucional impuesta por Temer en la Ciudad carioca”.

En igual sentido, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, afirmó: “Expresamos nuestra firme condena por el brutal asesinato de la Hna. concejala  Marielle Franco, del Partido Socialismo y Libertad, Rio de Janeiro, Brasil. Nuestra solidaridad a la familia de la compañera de lucha y una valiente mujer que sacrificó su vida en defensa de los DDHH”.

La candidata a presidenta de Colombia y militante de derechos humanos Piedad Córdoba, remarcó: “Marielle Franco, una mujer negra, pobre, concejal carioca y luchadora por los derechos humanos, afrodescendientes y LGBTI fue asesinada anoche en Rio de Janeiro. Su muerte es una grave muestra de los tiempos que corren. No podemos quedarnos quietos. Clamamos justicia”.