Organizaciones sociales que nuclean a cooperativas de todo el país realizaron ayer una jornada de protesta nacional contra el modelo económico del gobierno de Mauricio Macri por los cierres de los programas laborales Ellas Hacen, Desde el Barrio y Argentina Trabaja.

Cooperativistas integrados en el Frente Barrial de la CTA de los Trabajadores, el Frente Trabajo y Dignidad Milagro Sala y la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) se movilizaron en ochenta puntos del país y denunciaron que el Ministerio de Desarrollo Social de Carolina Stanley lleva a cabo un “vaciamiento” de los programas, que fueron suplantados por Hacemos Futuro, que brinda capacitaciones pero no fuentes de trabajo.

En La Plata, las organizaciones se concentraron en Plaza Italia y marcharon a la sede de ANSES de calle 45, donde entregaron un petitorio, y luego al Ministerio de Trabajo de la provincia. Los referentes gremiales señalaron que la unificación de los tres programas en Hacemos Futuro sigue una lógica de planes sociales que desarma el entramado de trabajo colectivo que generan las cooperativas.

En tanto, en C.A.B.A. las organizaciones hicieron el acto central en las puertas del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). En caso de no tener respuestas la semana que viene, planean cortar rutas en todo el país para exigir que el gobierno los atienda.

Las organizaciones sociales han sido perjudicadas por las políticas de Cambiemos desde que esta fuerza asumió, y los cierres de los programas laborales complejizan la situación de los cooperativistas, que fueron parte de la marcha contra el gobierno convocada por Camioneros el 21 de febrero.

La medida del Ministerio de Desarrollo Social, que significa un ajuste de 1.500 millones de pesos por año, apunta a desarticular la relación entre los trabajadores excluidos del sistema laboral formal y las cooperativas, que tienen una lógica de trabajo horizontal y volcada en los barrios.

“Pedimos por la continuación de los programas que funcionaban como complemento al trabajo de las cooperativas”, dijo a Contexto Joaquín Fernández Sancha, secretario de la Red Textil Cooperativa y dirigente de la CNCT. Agregó que la nueva arremetida del gobierno genera que “no exista más la figura cooperativa. De ahora en más cada uno tiene que conseguir su trabajo y en el sector privado, no integrados a cooperativas”.

Sancha afirmó que fueron a ANSES “porque es acá donde se vacían los programas de cooperativistas y de compañeros que no tienen la capacidad de armar un curriculum. Nos piden, para seguir cobrando un programa, que tengamos un curriculum, cuando cada uno de nosotros formamos parte de un grupo de trabajo que es una organización que quiere seguir trabajando con dignidad”, señaló el referente.

Los principles ejes del modelo económico del gobierno, la caída del mercado interno, la inflación, la apertura de importaciones son medidas que golpean con mayor dureza a los sectores que representan las organizaciones sociales.

“el Estado está apuntando contra nosotros, nos quieren cerrar la mayor cantidad de cooperativas posibles. Sólo en febrero cerraron más de 4 mil”

“Tenemos la complejidad de que el Estado está apuntando contra nosotros, nos quieren cerrar la mayor cantidad de cooperativas posibles. Sólo en febrero cerraron más de 4 mil sin notificarnos, de manera arbitraria. Muchas cooperativas siguen trabajando, pero les han quitado la matrícula”, dijo Sancha.

El dirigente gremial agregó que los trabajadores “dejan de estar cooperativizados y no hay entes ejecutores. Sólo ANSES regula cada cuatro meses el presentismo, que puede controlarse yendo a hacer un curso de capacitación cuyas actividades en muchos casos no tienen que ver con el trabajo que hacemos”.

El plan Hacemos Futuro prevé que los cooperativistas realicen capacitaciones pero no brinda trabajo, en un contexto de fuerte caída y deterioro de la oferta laboral. “Los programas son los últimos convenios que teníamos las organizaciones sociales con el Estado nacional”, dijo a Contexto Hugo Lizarraga, integrante del Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala.

“Las organizaciones prestan servicios de capacitación hace seis años y hay compañeros que hicieron de maestro mayor de obra y ya levantan una casa, o hacen tendidos de red eléctrica o producen sillas: no necesitan ir a capacitarse de nuevo, necesitan laburo”, agregó Lizarraga. Y añadió que el sueldo de un cooperativista “es de 6 mil pesos al mes, y con eso no llega a cubrir ni la leche para los pibes”.

“Las organizaciones prestan servicios de capacitación hace seis años y hay compañeros que no necesitan ir a capacitarse de nuevo, necesitan laburo”

El programa Hacemos Futuro establece que los cooperativistas, además de las capacitaciones, terminen la educación obligatoria. La política choca con la decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal de cerrar los bachilleratos para adultos, modalidad muy utilizada por estos sectores para terminar sus estudios.

Otra política del macrismo para las organizaciones sociales fue el Programa de Inserción Social (conocido como Plan Empalme), que impulsó el año pasado con el fin de integrar al mercado laboral a quienes formaban parte de los programas. Sin embargo, a diciembre de 2017 apenas cerca de 6 mil personas fueron alcanzadas por esta política, cuando el objetivo del gobierno era llegar a los 600 mil.